Volvo V50

La firma sueca Volvo acaba de presentar su último modelo, el V50, una derivación familiar (formato sportwagon) de su reciente compacto, el S40. El nuevo vástago de Volvo utiliza la plataforma del futuro Focus y se presenta con cuatro motores, tres de gasolina y el turbodiésel de 136 CV que nace de la alianza entre Ford (propietaria de Volvo) y el grupo PSA.
-
Volvo V50
Volvo V50

Según Volvo, la confección del nuevo V50 ha tenido dos orientaciones claras: una vocación de servicio familiar y una marcada querencia por las formas deportivas. Así, el coche se enmarca en esa categoría que se denomina sportwagon, los familiares que no renuncian al carácter atlético, y será el modelo más básico de la serie V, los familiares de Volvo.

Este V50 guarda similitudes estéticas con el S40, pero propone sus propios rasgos distintivos. Así, la zaga, quizá la parte más característica de cualquier familiar, se ha realizado en formas más suaves que las típicas líneas rectas de las “rancheras” de la casa, como el V70. Ahora se apuesta por ángulos más redondeados, con los clásicos “hombros” menos acusados. Un morro breve y un frontal de líneas ovaladas contribuyen a alejar al V50 de la estética tradicional. Por los lados, un arco tenso que va desde el frontal hasta la trasera define el espíritu ágil que Volvo ha querido imbuir en su nueva creación.

<

p> La carrocería familiar es levemente más larga que la del S40, 46 mm más, lo que quiere decir que el maletero gana esos cuatro centímetros y medio para alojar más equipaje.

Donde más se han cargado las tintas del diseño es en el habitáculo. Está dominado por una elegante consola central que, como una gran ola, une la zona del túnel de transmisión con el cuadro de instrumentos. El efecto estético es muy bello y original, pues es una solución que no utiliza nadie más.

<

p> Los materiales utilizados también están a la vanguardia y, sobre todo, destaca el plástico transparente “IcedAqua”, que permite ver tras él algunos elementos electrónicos, en un ambiente “high-tech” muy relacionado con la informática y los videojuegos.

<

p> En cuanto a equipamiento, el V50 puede contar con teléfono integrado, navegador por satélite, climatizador, sistema de llaves “Kyless-Drive”, que permite abrir, cerrar y arrancar el coche sin tener que girar la llave: es suficiente con llevarla encima.

Sin embargo, el chasis no se ha modificado. Es el mismo bastidor que Ford ha desarrollado para su nuevo Focus, el mismo que ya montan el propio S40, el Focus C-Max y el Mazda3.

<

p> Ford ha depositado enormes esperanzas en este bastidor, que hereda y, en teoría, mejora las excepcionales condiciones dinámicas del Focus actual. La suspensión se ha montado con un esquema que lleva multibrazo en el eje trasero y McPherson en el eje delantero. Monta, además, dirección electrohidráulica que, según la marca, ofrece un tacto “ligero, distintivo y controlado”. Con respecto al V40, la otra referencia familiar de la casa, el V50 aporta mayores anchos de vía y una batalla más larga, con lo que, en teoría, la estabilidad debe ser mejor.

<

p> Entre el equipamiento disponible se incluye el sistema de control de tracción y estabilidad, STC, que evita los derrapajes. También puede montarse el DSTC, control dinámico de tracción y estabilidad, que corrige el avance y el equilibrio si se detecta alguna tendencia a patinar.

En Volvo siempre cuidan especialmente la seguridad y, en este caso, no iban a pasarlo por alto. Para empezar, además de la dotación ya convencional en la casa (ABS, 6 airbags, zonas de deformación, ayuda a la frenada de emergencia…) el coche dispone del sistema IDIS, que es un sistema inteligente de información que se estrenó con el S40. Es un dispositivo que ayuda al conductor a no distraerse. Así, por ejemplo, en una zona complicada, con muchas curvas, a gran velocidad o en frenadas fuertes, el IDIS se encarga de retrasar las llamadas de teléfono que puedan entrar, para que el conductor no pierda la concentración. También anula o retrasa otras informaciones periféricas.

Sobre este bastidor, los ingenieros de Volvo han montado una oferta de cuatro motores, todos ellos conocidos ya dentro del grupo Ford, pero algunos, como el turbodiésel, inéditos en la firma sueca.

<

p> El motor de gasóleo es el 2.0 litros de 136 CV nacido de la alianza entre Ford, Peugeot y Citroën para fabricar propulsores. Esta máquina cuenta con inyección directa por common rail de última generación y, además de lograr 136 CV a 4.000 revoluciones, entrega un par máximo de 32 mkg a sólo 2.000 vueltas. Según los datos de Volvo, el V50 permite una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,6 segundos y certifica un consumo medio de 5,7 litros a los 100 km.

Además de este propulsor, hay otros tres que se mueven con gasolina. Son los dos motores 2.4 litros de 140 y 170 CV, dos ejemplares ya conocidos y de contrastado rendimiento.
El primero, el de 140 CV, ofrece un par máximo de 22 mkg a 4.000 giros y, con él, la aceleración de 0 a 100 km/h se sitúa en 10 segundos, mientras que el consumo sube a 8,5 litros cada 100 km.
En el caso del 170 CV, el par máximo es de 23 mkg, mientras que el 0-100 se hace en 8,3 segundos y el gasto ponderado sube a 8,6 litros. En ambos casos se puede optar por una caja de cambios automática que empeora levemente las prestaciones. Es una caja de cinco relaciones diseñada para adaptarse a las características de la conducción. Si se opta por la caja manual, hay que tener en cuenta que tiene seis velocidades y que es la misma que utilizan las versiones R de los S60 y V70.

<

p> Por último, queda hablar del motor 2.5 turbo de 220 CV. Esta versión, que se denominará T5, permite que el S40 alcance una velocidad máxima de 209 km/h, con un 0-100 de 6,9 segundos y un consumo medio de 8,8 litros cada centenar de kilómetros. También puede montar la caja automática, que sólo está vedada para el turbodiésel.
Los tres motores de gasolina comparten un mismo bloque de cinco cilindros que, según las necesidades de cada máquina, son gestionados de forma diferente para obtener la potencia y la repuesta necesarias.

<

p> En conjunto, la oferta parece bastante equilibrada, aunque quizás hiciera falta un motor más pequeño que diera acceso a la gama.

Con esta oferta, Volvo se ha fijado unas metas muy altas. Espera alcanzar un volumen de ventas cercano a las 74.000 unidades durante 2004. Su mercado más importante será el Europeo y, en concreto, el alemán, a donde se destinará 15.000 coches.

<

p> El V50, igual que el S40, se montará en la fábrica de Volvo en Gante, Bélgica. En esta factoría también se ensambla el S60, mientras que el V70, que se ha montado allí hasta ahora, se traslada a Torsland, en Suecia.

Galería relacionada

Volvo V50

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...