Aprobado el nuevo Reglamento de Circulación

El Consejo de Ministros de hoy viernes ha aprobado definitivamente el nuevo Reglamento General de Circulación, la “ley” que deben cumplir todos los usuarios de las vías públicas. La gran novedad es la importancia que cobran los ciclistas, que estarán mucho más protegidos que antes. Además, destaca la obligatoriedad de llevar en los coches sistemas de retención especiales para niños y los polémicos chalecos reflectantes para casos de emergencia.
-
Aprobado el nuevo Reglamento de Circulación
Aprobado el nuevo Reglamento de Circulación

El Reglamento de Circulación es una consecuencia directa de la nueva Ley de Tráfico y Seguridad Vial que, como se recordará, se aprobó en 2001. Aquel texto legal fijó un marco normativo que, ahora, se desarrolla en este Reglamento. Es decir, el conjunto de normas que hoy aprueba el Gobierno, y que entra en vigor un mes después de que se publique en el BOE, es la articulación real del espíritu de la Ley de Tráfico.

<

p> Y si aquel espíritu se calificó en su día de restrictivo, el reglamento no va en disonancia. Las nuevas normas vienen a prohibir muchas conductas que se habían generalizado, como hablar por teléfono mientras se conduce, algo que hace un 40 por ciento de los conductores, según algunos estudios.

A partir de ahora se prohíbe el uso de teléfonos móviles durante la conducción. Sólo se podrá hablar a través de dispositivos de manos libres.
Se prohíbe el empleo de detectores de radar y también cualquier tipo de señal visual u óptica que alerte a otros conductores de la presencia de los agentes de tráfico.
No se podrán utilizar dispositivos que lleven pantallas que puedan distraer al conductor, tales como reproductores de vídeo, navegadores de Internet, etc. Se exceptúa el uso de sistemas de navegación por satélite, que sí se podrán utilizar. Queda por ver qué sucede con las pantallas que no están directamente en el campo visual del conductor. También podrían verse afectados muchos ordenadores de a bordo que emplean grandes pantallas para sus interfaces.
Queda prohibida la circulación de peatones por autovías y autopistas, así como la práctica del “autostop” en estas vías.

En esta ocasión, los legisladores se han centrado mucho en la seguridad de peatones y ciclistas. Así, se introduce tras un largo debate la obligatoriedad de llevar un chaleco reflectante en el coche que deberá ser usado cuando el conductor o uno de los viajeros se baje del vehículo e invada la calzada o el arcén en vías interurbanas.

Hay que aclarar que esta obligación no entrará en vigor hasta seis meses después de que tenga validez el resto del Reglamento. En ese periodo, todos los conductores deberán dotarse del chaleco que, por ejemplo en Madrid, ya se vende en farmacias.

Los ciclistas reciben gran parte de las modificaciones de la nueva normativa, sobre todo porque antes, aunque la Ley de 1999 hablaba de las bicicletas, no había un reglamento específico. Ahora sí lo hay y, para empezar, determina que los ciclistas deberán llevar siempre casco, excepto en rampas ascendentes prolongadas. Se admite que las razones médicas sirvan como excepción, lo mismo que el calor extremo.

Las bicicletas podrán circular sin tener que mantener una separación entre ellos, es decir, juntos, pero no en “pelotón”. Se entiende que el grupo es un conjunto más visible para los demás conductores que el ciclista aislado. Aun así, se recomienda que se extremen las precauciones cuando se pedalea en grupo, de forma que se eviten los roces y alcances.
En este sentido, el grupo se considerará como un vehículo único y no se considerarán adelantamientos los que realicen unos ciclistas sobre otros.
Con la misma idea se autoriza a los ciclistas a viajar en columna de a dos, siempre que vayan lo más a la derecha posible de la vía y siempre que vuelvan a la formación de fila india cada vez que la carretera discurra por tramos de poca visibilidad.

En cuanto a la prioridad de los ciclistas, se confirma su preferencia sobre cualquier vehículo a motor cuando éste gire a derecha o izquierda para entrar en otra vía y cuando, circulando los ciclistas en grupo, el primero de ellos haya iniciado un cruce, entrado a una glorieta o circule por un carril–bici.
Se obligará a todos los usuarios de la bicicleta a llevar ropa reflectante durante los periodos en que sea obligatorio el alumbrado artificial. Estas prendas deberán permitir que los ciclistas sean vistos al menos a 150 metros de distancia.

<

p> A los usuarios de vehículos a motor se les exige moderación en su velocidad cuando se acerquen a los ciclistas, llegando incluso a detenerse si es preciso ante carriles-bici o cruces.
Por último, se prohíbe a los menores de 14 años circular por autovías.

El nuevo Reglamento modifica el uso del alumbrado y se aproxima cada vez más a la idea de llevar todo el día la luz de cruce encendida. En adelante, cuando se circule por un carril reversible (es decir, de los que se habilitan para ir en sentido contrario a la marcha normal), se deberán llevar siempre las luces de cruce y, si es preciso, se podrán utilizar las luces largas. Además, los usuarios de los carriles normales que compartan espacio con los reversibles también deberán encender los focos de cruce.
En la práctica, la obligación de llevar las luces todo el tiempo está muy cerca porque, en una carretera convencional de dos sentidos, las condiciones de circulación son similares a las que se dan en los casos de carriles reversibles.

<

p>

Otros usuarios de la vía que reciben más atención que antes son los niños. El nuevo reglamento determina que los pequeños menores de tres años deben ir siempre sujetos y, por tanto, los coches deben contar con sistemas de retención homologados y adaptados a su peso y talla.
Además, los niños de 3 a 12 años y, en general, cualquier persona que no supere los 150 centímetros de altura deberán viajar también con elementos de retención apropiados a su talla y peso. Ya no podrán hacerlo simplemente con el cinturón de seguridad.

Ningún conductor deberá entrar en un túnel o paso inferior si la situación de la circulación da a entender que puede quedarse detenido dentro. En ese caso, todos deberán pararse en su carril y esperar a que se solucionen los problemas.

<

p> Dentro del túnel, deberán respetarse con escrúpulo las indicaciones que se hagan a través de los paneles luminosos, las señales verticales o la megafonía.

Queda prohibido adelantar a no ser que haya más de un carril para cada sentido. En estos casos, se podrá adelantar siempre que no se invada el sentido contrario.
Si un vehículo se queda inmovilizado dentro del paso, el conductor deberá apagar el motor, conectar las luces de emergencia y mantener encendidas las de posición. Si se tiene una avería y se puede sacar el coche del túnel, habrá que hacerlo. Si el coche no puede moverse, deberá aparcarse lo más cerca del borde de la derecha y señalizar la parada con los triángulos y las luces de emergencia. Los pasajeros no deben abandonar el vehículo.

Una novedad interesante para los hábitos de los conductores es la obligación de apagar el radio-casette y los teléfonos celulares cuando se pare en una gasolinera para repostar. Se trata de impedir que pueda saltar cualquier chispa producida por estos aparatos.

Otro apartado que cambia sustancialmente es el de las señales que realizan los agentes de tráfico, sean de las policías muncipales, la Guardia Civil o las policías autonómicas vasca y catalana.

<

p> Brazo levantado verticalmente: Obliga a detenerse a todos los usuarios de la vía. Si es una intersección, habrá que parar antes de entrar en la misma.
Brazo o brazos extendidos: Obliga a detenerse a todos aquellos usuarios que circulen en una dirección que sea cortada por los brazos del agente, siendo por delante o por detrás.
Brazo extendido hacia abajo inclinado y fijo: Si es desde un coche, obliga a detenerse en el lado derecho a todos los que estén cerca.
Balanceo de una luz roja o amarilla: Obliga a detenerse a todos los usuarios a los que se dirija la luz.
Desde los vehículos
Luz roja o amarilla intermitente o destellante hacia delante: El agente desde un vehículo indica al conductor que le precede que debe parar a la derecha y delante del coche patrulla en un lugar donde no suponga riesgos para la circulación y siempre siguiendo las indicaciones que se le hagan por megafonía. Este sistema de detención es completamente nuevo.
Bandera roja: A partir del paso de un vehículo policial con bandera roja, la calzada quedará cerrada al tráfico.
Bandera amarilla: Necesidad de extremar la atención.
Bandera verde: Tras el paso de un coche que la lleve, la circulación se abrirá de nuevo.

Este nuevo Reglamento complementa el nuevo Plan de Seguridad Vial que ha preparado el Gobierno. En este plan, como se recordará, se endurecen notablemente las penas para las infracciones graves al Reglamento de Circulación. Por ejemplo, circular bajo los efectos del alcohol se puede castigar con penas de prisión de tres a seis meses o bien con una multa de hasta 108.000 euros (18 millones de las antiguas pesetas) y con trabajos para la comunidad por un período de 31 a 90 días. Además, estos conductores serán privados del carné de conducir entre 1 y 4 años. Estas modificaciones, en realidad, dependen más del Código Penal, que deberá acogerlas en su articulado, pero están muy relacionadas con el reglamento que acaba de aprobarse.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...