Cada día, 15 muertos en las carreteras

La situación que viven las carreteras españolas es más que dramática. Cada año, más de 5.000 personas pierden la vida en accidentes de circulación y más de 30.000 resultan heridas de gravedad, la mayoría con lesiones irreversibles. Es hora de dejar de mirar hacia otro lado; en Francia, una política activa contra la siniestralidad ha permitido que 1.500 personas menos fallezcan al año en siniestros de tráfico.
Autopista -
Cada día, 15 muertos en las carreteras
Cada día, 15 muertos en las carreteras

Son muchas las asociaciones y colectivos que llevan años alertando del terrible drama que se vive en las carreteras. Estudios sobre las causas de tanta siniestralidad no faltan, a pesar de que una gran parte de la población no lo considere uno de los problemas prioritarios a resolver cuanto antes. Tiempo habrá de todos modos para abordar este asunto. Mientras tanto, quizás algunos datos sirvan para extremar las precauciones y concieniciarnos de la magnitud del problema de que estamos hablando.

Los accidentes de tráfico constituyen ya la primera causa de mortalidad entre los jóvenes, por encima incluso de las sobredosis de droga o el sida. No es de extrañar si atendemos a las últimas estadísticas facilitadas por la DGT: cada día, 15 personas mueren en España en las carreteras, la mayoría menores de 35 años. Sin embargo, y a pesar de que la mayor siniestralidad se refleja en el sector más joven, las cifras también indican que nadie está exento de padecer las consecuencias del asfalto. Consecuencias que no siempre terminan con víctimas mortales.

Más de 35.000 personas, 73 al día, sufren cada año lesiones muy graves a consecuencia de accidentes de tráfico. Entre las secuelas más habituales, que permanecen de por vida en los pacientes, podemos señalar los temidas daños medulares y cerebrales e, incluso, las amputaciones, desgraciadamente muy frecuentes. Estas lesiones causan, además, no sólo una importante disminución de calidad de vida de los afectados, sino que también provocan este efecto en los familiares de las víctimas, convertidos prácticamente en enfermeros durante todo el día.

A pesar de la intensa investigación que existe al respecto, las lesiones medulares siguen siendo, hoy por hoy, completamente irreversibles. Según la DGT, cada año más de 800 personas padecen en España estas lesiones por culpa de siniestros de tráfico. “La médula funciona como un cable telefónico que conecta el cerebro con el resto del organismo y a través del cual viajan las informaciones y las órdenes. Cuando se lesiona, la zona que queda por debajo deja de recibir las órdenes sensitivas y de movimiento. Esta lesión, además, no suele afectar a la función cognitiva, por lo que el paciente es consiente de su mal”, asegura Luis García, jefe clínico de la Sección de Lesionados Medulares del Hospital del Vall d’Hebrón de Barcelona.

Los traumatismos craneales son otra de las frecuentes secuelas que causan los accidentes en carretera. Según la Federación Española de Daño Cerebral (Fedace), cada año 40.000 personas menores de 30 años sufren estas lesiones en el asfalto de nuestro país. Muchas de ellas padecerán durante toda su vida alteraciones de capacidad intelectual y dificultades de reinserción social y laboral.

Las amputaciones, por su parte, no ofrecen un panorama mucho más alentador, tal y como afirma Rosa Rotllant, jefa clínica del servicio de Rehabilitación del hospital de Bellvitge: “la amputación traumática implica un cambio en el esquema corporal del paciente. Debe ser consciente de que, en adelante, va a depender de una prótesis para realizar cualquier actividad y el proceso de adaptación puede ser muy lento”.

Según los expertos, dada la variedad y la complejidad de todas estas lesiones, resulta primordial una rehabilitación multidisciplinar, con trabajos conjuntos de médicos, psicólogos, fisioterapeutas, o hasta logopedas. Estos pacientes, al menos, lo pueden contar; no así las 15 personas que a diario fallecen en nuestras carreteras.

Mientras en España continúa la preocupante ausencia de medidas que permitan atajar el problema, en Francia las autoridades han tomado cartas en el asunto y, por lo visto, con inmejorables resultados. Las carreteras galas han registrado en los últimos 12 meses 1.500 muertos menos que en períodos anteriores.

La espectacular disminución de la siniestralidad, un 24 por ciento en el mes de octubre, ha sido consecuencia de las actuaciones al respecto. Y es que el Gobierno decidió hace ya casi un año ejercer una drástica política de vigilancia y represión, que culminó con un severo endurecimiento de las leyes que ha reportado unos excelentes resultados. España debe inmediatamente tomar una actitud similar.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...