La UE aumenta los impuestos de los combustibles

La gasolina se vende en España mucho más cara que en el resto de países de la Unión. El pasado mes de septiembre esta diferencia alcanzaba la máxima de todo el año. Ahora, Bruselas ha aprobado una subida de impuestos a los carburantes: la decisión se plasmará con otro encarecimiento, esta vez del Diesel.
-
La UE aumenta los impuestos de los combustibles
La UE aumenta los impuestos de los combustibles

“Armonizar los impuestos”. Con este fin, Bruselas ha aprobado una directiva que equipará las tasas con las que se grava la gasolina, ya que el territorio comunitario se encuentra muy fragmentado a la hora de repostar. En nuestro propio país se vende la gasolina sin plomo de 95 octanos muy por encima de la media europea (31,67 céntimos de euro por litro frente a 31 que pagan de media el resto).

Esta diferencia es más abultada si tenemos en cuenta que España no es precisamente el país donde más caro se venden los combustibles: seis estados tienen precios más altos antes de impuestos. Después, los Gobiernos intervienen para subsanar estos desarreglos. Aquí precisamente es donde quiere entrar Bruselas.

Con la nueva normativa fiscal, vigente a partir de 2004, se subirán los impuestos, pero no afectará a la gasolina que se vende en nuestro país. España ya tiene un impuesto superior al mínimo pactado. Sin embargo, el Diesel sí que experimentará un notable encarecimiento.

El impuesto actual del gasóleo es de 293,86 euros cada 1.000 litros. La UE quiere que sea de 330 euros antes de 2010. La escalada de precios será significativa, pero, según ha apuntado el Gobierno, se intentará hacer de la manera menos traumática: se ha pactado un calendario y tendremos hasta el año 2007 para llegar a los 302 euros, mientras que los 330 euros dictados por Bruselas no se alcanzarán hasta 2012.

Este combustible es principalmente usado por los transportistas. Por ello, Bruselas ha decidido hacerles un guiño: según ha anunciado, estudia crear un petróleo profesional.

Ahora que Madrid, recién salida de unas nuevas elecciones autonómicas, parece desistir poco a poco del denominado céntimo sanitario, otras provincias se plantean su aplicación.

Esperanza Aguirre, la nueva presidenta de la Comunidad de Madrid, ha prometido congelar este impuesto que grava los carburantes y cuya recaudación se dirige a financiar la sanidad pública. Sin embargo, sus compañeros de partido en Galicia han anunciado su aplicación inminente. A partir del próximo enero, los gallegos tendrán que pagar 2,4 céntimos más de euro por litro de combustible.

Este impuesto ya está en vigor y el tramo que aplica el Estado se cobra desde 2002. Sin embargo, las diversas autonomías deben aplicar el resto del gravamen. Hasta ahora, sólo Madrid lo ha llevado a cabo. Le seguirá Galicia, pero la tercera comunidad que planteaba su imposición, la también popular Baleares, ha decidido dar marcha atrás.

Según el presidente del Gobierno balear, Jaume Matas, no elevarán los impuestos. El déficit sanitario es tal que les ha obligado a desistir: con la subida del precio de la gasolina, no podrían tapar un agujero de esas dimensiones.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...