Rover Streetwise

Ya callejea (y nunca mejor dicho) el Rover Streetwise, un modelo ideado para la ciudad y, en especial, para escaparse de ella. Llega al mercado con una escasa oferta mecánica, pero con una estética atrevida y un precio competitivo.
-
Rover Streetwise
Rover Streetwise

El Streetwise contará con dos propulsores ya conocidos: el gasolina 1.4 de 101 CV y el Diesel 2.0 de 110 CV.

La mecánica de gasóleo destaca por su entrega de potencia: tiene un amplio margen de utilización y se muestra en plena forma a partir de las 2.000 rpm. Nos permite movernos con soltura y sus cifras de consumo (oficiales) son bastante competitivas: el urbano es de 7,9 litros cada 100 km, el extra-urbano baja a 4,6 y el combinado queda en 6,0. Sin embargo, no resulta tan agradable como sus cifras nos pueden llevar a pensar. Se trata de un motor muy ruidoso y con bastantes vibraciones.

También se comercializa con el 1.4 de gasolina. Es una mecánica de 16 válvulas que ofrece 103 CV. Va unida –igual que pasa con la versión Diesel- a una transmisión manual de cinco velocidades.

En nuestro contacto (con la versión Diesel), comprobamos que el coche se desenvuelve bastante bien en la ciudad. Vigilar las incorporaciones es fácil. En carretera, el extra de altura al suelo no pasa factura (las suspensiones controlan las inclinaciones de la carrocería) y, en pistas fuera del asfalto, podemos estar tranquilos de no golpear los bajos.

En el apartado de seguridad, lleva frenos de disco delante y de tambor detrás y airbag de conductor y de pasajero. Todas las versiones cuentan con ABS de serie, pero no se ofrece –ni como opción- el control de estabilidad.

Su interior ofrece un aspecto dinámico y desenfadado. Visualmente, el efecto es muy bueno: relojes con fondo azul, embellecedores que emitan el aluminio… Sin embargo, al tacto desmerece un poco.

El Streetwise cuenta con dos niveles de equipamiento. El más básico –el S- incluye de serie llantas de acero de 15 pulgadas, elevalunas eléctricos, radio CD con mandos al volante y tapicería deportiva. La SE añade llantas de aleación de 16 pulgadas, volante y pomo de la palanca de cambios de piel, asientos deportivos, luces antinieblas delanteras y caja portaobjetos en el maletero.

Además del control de estabilidad, echamos en falta el climatizador. Rover no lo ofrece en este modelo, pero no ha descartado su posible inclusión cara al próximo verano.

Streetwise 1.4 3 puertas S: 13.745 euros
Streetwise 1.4 5 puertas SE: 15.290 euros
Streetwise 2.0 D 3 puertas S: 15.645 euros
Streetwise 2.0 D 5 puertas SE: 17.190 euros

El Streetwise contará con dos propulsores ya conocidos: el gasolina 1.4 de 101 CV y el Diesel 2.0 de 110 CV.

La mecánica de gasóleo destaca por su entrega de potencia: tiene un amplio margen de utilización y se muestra en plena forma a partir de las 2.000 rpm. Nos permite movernos con soltura y sus cifras de consumo (oficiales) son bastante competitivas: el urbano es de 7,9 litros cada 100 km, el extra-urbano baja a 4,6 y el combinado queda en 6,0. Sin embargo, no resulta tan agradable como sus cifras nos pueden llevar a pensar. Se trata de un motor muy ruidoso y con bastantes vibraciones.

También se comercializa con el 1.4 de gasolina. Es una mecánica de 16 válvulas que ofrece 103 CV. Va unida –igual que pasa con la versión Diesel- a una transmisión manual de cinco velocidades.

En nuestro contacto (con la versión Diesel), comprobamos que el coche se desenvuelve bastante bien en la ciudad. Vigilar las incorporaciones es fácil. En carretera, el extra de altura al suelo no pasa factura (las suspensiones controlan las inclinaciones de la carrocería) y, en pistas fuera del asfalto, podemos estar tranquilos de no golpear los bajos.

En el apartado de seguridad, lleva frenos de disco delante y de tambor detrás y airbag de conductor y de pasajero. Todas las versiones cuentan con ABS de serie, pero no se ofrece –ni como opción- el control de estabilidad.

Su interior ofrece un aspecto dinámico y desenfadado. Visualmente, el efecto es muy bueno: relojes con fondo azul, embellecedores que emitan el aluminio… Sin embargo, al tacto desmerece un poco.

El Streetwise cuenta con dos niveles de equipamiento. El más básico –el S- incluye de serie llantas de acero de 15 pulgadas, elevalunas eléctricos, radio CD con mandos al volante y tapicería deportiva. La SE añade llantas de aleación de 16 pulgadas, volante y pomo de la palanca de cambios de piel, asientos deportivos, luces antinieblas delanteras y caja portaobjetos en el maletero.

Además del control de estabilidad, echamos en falta el climatizador. Rover no lo ofrece en este modelo, pero no ha descartado su posible inclusión cara al próximo verano.

Streetwise 1.4 3 puertas S: 13.745 euros
Streetwise 1.4 5 puertas SE: 15.290 euros
Streetwise 2.0 D 3 puertas S: 15.645 euros
Streetwise 2.0 D 5 puertas SE: 17.190 euros

El Streetwise contará con dos propulsores ya conocidos: el gasolina 1.4 de 101 CV y el Diesel 2.0 de 110 CV.

La mecánica de gasóleo destaca por su entrega de potencia: tiene un amplio margen de utilización y se muestra en plena forma a partir de las 2.000 rpm. Nos permite movernos con soltura y sus cifras de consumo (oficiales) son bastante competitivas: el urbano es de 7,9 litros cada 100 km, el extra-urbano baja a 4,6 y el combinado queda en 6,0. Sin embargo, no resulta tan agradable como sus cifras nos pueden llevar a pensar. Se trata de un motor muy ruidoso y con bastantes vibraciones.

También se comercializa con el 1.4 de gasolina. Es una mecánica de 16 válvulas que ofrece 103 CV. Va unida –igual que pasa con la versión Diesel- a una transmisión manual de cinco velocidades.

En nuestro contacto (con la versión Diesel), comprobamos que el coche se desenvuelve bastante bien en la ciudad. Vigilar las incorporaciones es fácil. En carretera, el extra de altura al suelo no pasa factura (las suspensiones controlan las inclinaciones de la carrocería) y, en pistas fuera del asfalto, podemos estar tranquilos de no golpear los bajos.

En el apartado de seguridad, lleva frenos de disco delante y de tambor detrás y airbag de conductor y de pasajero. Todas las versiones cuentan con ABS de serie, pero no se ofrece –ni como opción- el control de estabilidad.

Su interior ofrece un aspecto dinámico y desenfadado. Visualmente, el efecto es muy bueno: relojes con fondo azul, embellecedores que emitan el aluminio… Sin embargo, al tacto desmerece un poco.

El Streetwise cuenta con dos niveles de equipamiento. El más básico –el S- incluye de serie llantas de acero de 15 pulgadas, elevalunas eléctricos, radio CD con mandos al volante y tapicería deportiva. La SE añade llantas de aleación de 16 pulgadas, volante y pomo de la palanca de cambios de piel, asientos deportivos, luces antinieblas delanteras y caja portaobjetos en el maletero.

Además del control de estabilidad, echamos en falta el climatizador. Rover no lo ofrece en este modelo, pero no ha descartado su posible inclusión cara al próximo verano.

Streetwise 1.4 3 puertas S: 13.745 euros
Streetwise 1.4 5 puertas SE: 15.290 euros
Streetwise 2.0 D 3 puertas S: 15.645 euros
Streetwise 2.0 D 5 puertas SE: 17.190 euros

El Streetwise contará con dos propulsores ya conocidos: el gasolina 1.4 de 101 CV y el Diesel 2.0 de 110 CV.

La mecánica de gasóleo destaca por su entrega de potencia: tiene un amplio margen de utilización y se muestra en plena forma a partir de las 2.000 rpm. Nos permite movernos con soltura y sus cifras de consumo (oficiales) son bastante competitivas: el urbano es de 7,9 litros cada 100 km, el extra-urbano baja a 4,6 y el combinado queda en 6,0. Sin embargo, no resulta tan agradable como sus cifras nos pueden llevar a pensar. Se trata de un motor muy ruidoso y con bastantes vibraciones.

También se comercializa con el 1.4 de gasolina. Es una mecánica de 16 válvulas que ofrece 103 CV. Va unida –igual que pasa con la versión Diesel- a una transmisión manual de cinco velocidades.

En nuestro contacto (con la versión Diesel), comprobamos que el coche se desenvuelve bastante bien en la ciudad. Vigilar las incorporaciones es fácil. En carretera, el extra de altura al suelo no pasa factura (las suspensiones controlan las inclinaciones de la carrocería) y, en pistas fuera del asfalto, podemos estar tranquilos de no golpear los bajos.

En el apartado de seguridad, lleva frenos de disco delante y de tambor detrás y airbag de conductor y de pasajero. Todas las versiones cuentan con ABS de serie, pero no se ofrece –ni como opción- el control de estabilidad.

Su interior ofrece un aspecto dinámico y desenfadado. Visualmente, el efecto es muy bueno: relojes con fondo azul, embellecedores que emitan el aluminio… Sin embargo, al tacto desmerece un poco.

El Streetwise cuenta con dos niveles de equipamiento. El más básico –el S- incluye de serie llantas de acero de 15 pulgadas, elevalunas eléctricos, radio CD con mandos al volante y tapicería deportiva. La SE añade llantas de aleación de 16 pulgadas, volante y pomo de la palanca de cambios de piel, asientos deportivos, luces antinieblas delanteras y caja portaobjetos en el maletero.

Además del control de estabilidad, echamos en falta el climatizador. Rover no lo ofrece en este modelo, pero no ha descartado su posible inclusión cara al próximo verano.

Streetwise 1.4 3 puertas S: 13.745 euros
Streetwise 1.4 5 puertas SE: 15.290 euros
Streetwise 2.0 D 3 puertas S: 15.645 euros
Streetwise 2.0 D 5 puertas SE: 17.190 euros

Galería relacionada

Rover Streetwise

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...