Mercedes muestra el nuevo aspecto de la Clase E

Ya está aquí el Clase E tras la profunda transformación a que ha sido sometido. Ahora, la berlina que más vende en la casa de la estrella luce aspecto y equipamiento mucho más moderno.
-
Mercedes muestra el nuevo aspecto de la Clase E

El Salón del Automóvil de Bruselas ha sido el entorno elegido por Mercedes para la puesta de largo de este reformado Clase E. Después de arrasar en las ventas de berlinas, Mercedes se planteó una renovación de este modelo partiendo de unas líneas estéticas muy similares al anterior, al menos en lo que respecta al exterior, pero con la idea de modernizarlo profundamente en lo interior y mecánico.

En el aspecto exterior del coche no hay grandes cambios. Es un poco más alto y ancho, con una batalla ligeramente superior, pero, aparte de esto, hay que fijarse bastante en los detalles para encontrar los cambios. Los diseñadores tomaron el rasgo más característico del modelo, los cuatro faros delanteros, para construir en torno a ellos la nueva carrocería. Los grupos ópticos incluyen ahora cristales transparentes, pero siguen siendo casi iguales. Así, aseguran que sus líneas se han dibujado tratando de realzar la musculatura del vehículo. En el frontal, además de los cuatro faros, se han introducido pequeños detalles en la parrilla del radiador, de modo que ofrece una imagen más compacta y robusta que la anterior.

En la zaga también hay novedades, y ahora resulta más sólido su aspecto. En conjunto, el nuevo "look” es algo más dinámico, más deportivo.

Es puertas adentro donde el Clase E presenta más innovaciones en sus tres acabados: Classic, Elegance y Avantgarde. Además de algo más de espacio, sobre todo en el maletero, que llega a los 540 litros, lo que más destaca atañe a los asientos que, como primicia mundial, incorporan un dispositivo de adaptación al perfil de marcha. Es decir, cuando el coche se inclina hacia un lado, el sistema balance el asiento al lado contrario mediante bolsas de aire, de forma que el ocupante siempre conserve la posición más vertical posible. Además, se introduce de serie el reglaje eléctrico de los asientos delanteros.

En lo que respecta a confort, destaca el mecanismo de climatización Thermotronic, que divide el habitáculo en cuatro áreas distintas cada uno con temperaturas distintas. Este elemento va combinado con la ventilación interna que funciona gracias a la energía acumulada por varias células solares incorporadas en el cristal delantero.

Hay también sensores de lluvia que activan los limpiaparabrisas, y de oscuridad, que conectan las luces; sensores de aparcamiento, Por primera vez Mercedes incluye en este modelo asientos traseros plegables, con lo que se puede incrementar mucho la capacidad de carga del maletero.

El cuadro de mandos cambia bastante. Sigue presente la madera como divisora de zonas, pero la distribución de los mandos gana en ergonomía y comodidad. La mayoría de ellos se agrupan en una práctica consola central que, gracias a un motor, puede pivotar sobre si misma y descubrir el compartimento que esconde a su espalda. En este hueco se puede alojar el cambiador de discos, que es una de las opciones de equipamiento. Se ha trabajado mucho en la modernización de la lectura de los instrumentos. Ahora, resulta más sencilla y eficaz, según asegura la marca.

En cuanto al ocio, se ha incrementado notablemente el nivel de equipamiento, con la presencia de serie de elementos como el equipo de sonido, que puede integrar diversos gadgets de ocio y navegación, además de contar con control de sonido que se adapta a la velocidad del coche.

Como opciones, además del cargador de CD, se puede citar el techo solar, el volante con mandos incorporados, el control de crucero, la radio con teléfono y reconocimiento de voz, el equipo de sonido Audio 50 APS que, a la radio y el lector de CD, une un concepto de manejo visualizado que se llama Comand APS, que no estará disponible hasta final de año. Estos elementos permitirán controlar a través de una pantalla un amplio abanico de dispositivos de ocio, como el acceso a Internet, el teléfono fijo, el navegador, lectores de DVD, telefonía WAP, equipo de televisión…

Otras mejoras importantes del habitáculo corresponden a la seguridad y hay que subrayar los limitadores de fuerza de los cinturones, que cuentan con dos niveles de trabajo. La integridad del habitáculo añade además seis airbags, los delanteros con doble efecto de apertura y sensores de peso en los asientos.

En un esfuerzo por ampliar la seguridad pasiva del vehículo, Mercedes ha extendido este apartado visiblemente. Así, la estructura frontal aloja más zonas de deformación y elementos protectores más sólidos.

En la zona delantera también se encuentran los sensores de choque que sirven para disparar cuanto antes las contramedidas y hacerlo en el grado justo. Mercedes asegura que sus medidores son revolucionarios a la hora de evaluar la gravedad de la colisión.

Para casos de vuelco, el coche ha sido equipado con un detector que va en el túnel de transmisión. En cuanto detecta pérdida de contacto con el suelo y la posibilidad de un vuelco, pone en marcha los dispositivos de seguridad: airbags, reposacabezas, pre-tensores y limitadores de fuerza de los cinturones.

En el rediseño de la base del coche, el chasis, también se advierten novedades significativas. El conductor puede variar la configuración del conjunto chasis-bastidor con sólo pulsar un botón. Dispone de tres programas, uno de confort total, otro más intermedio y otro, deportivo. En los dos últimos, la suspensión se acorta, haciendo que la carrocería baje 15 milímetros hacia el suelo. Lo mismo sucede, pero de forma automática, siempre que se rebasan los 140 km/h. A cambio, en pistas de tierra o terrenos difíciles, se puede levantar la carrocería hasta 25 mm. Después, cuando se vuelva a una velocidad normal, ella sola retorna a su posición natural.

El chasis se combina (de serie en el tope de gama y opcional en los demás) con una suspensión recién llegada que se llama Airmatic DC y está gestionada por un ordenador. En pocas palabras, un sofisticado programa electrónico calcula continuamente la violencia de los rebotes que sufren las ruedas contra el suelo y varía la dureza de los amortiguadores para absorber mejor los impactos. Al tiempo, otros sensores calculan el balanceo de la carrocería y, mediante bolsas de aire, contrarrestan las inclinaciones. En conjunto, el mecanismo permite adaptar continuamente el coche a las condiciones de la carretera y al estilo de conducción, eliminando las diatribas entre suspensiones más deportivas o más aburguesadas.

Elementos electrónicos aparte, los esquemas de la suspensión responden a una disposición de cinco brazos en el eje delantero (se añade uno) y un dibujo multibrazo independiente en el trasero, con gran presencia de aluminio para aligerar peso. Este mismo material está presente en gran parte del chasis, los trenes rodantes y la carrocería.

Como complemento al bastidor y al chasis, el coche estrena también sistema de frenos, que, además de ABS, incluye SBC, la distribución de frenada que ya monta el 500 SL y que facilita mucho la detención del vehículo. También hay que citar el control de tracción y el de estabilidad.

En cuanto a la propulsión, no hay motores enteramente nuevos, pero sí bastante modificados. Son tres de gasolina y dos Diesel CDI, estos últimos con common rail de segunda generación.

En cuanto a los gasolina, hablamos de un V6 de 2,5 litros, que rinde 177 CV y entrega un par de 240 Nm a 4.500 vueltas; otro V6 de tres litros, con 224 CV y 315 Nm de par entre las 3.000 y las 4.500 vueltas; y, por último, un poderoso V8 de cinco litros de cilindrada que ofrece 306 CV y un par motor de 460 Nm disponible desde las 2.700 rpm.

Estas tres máquinas ya existían, pero ahora tienen algunos detalles que las mejoran y, sobre todo, reducen su consumo. Por ejemplo, los cilindros se han fabricado con aluminio y silicona, lo que reduce la fricción y el peso del motor. También hay un módulo de admisión nuevo que permite aumentar el par y mejorar el rendimiento general.

En los Diesel tenemos un cuatro cilindros de dos litros que libera 150 CV y 340 Nm a 2.000 rpm y un cinco cilindros 2.6 litros que dispone de 177 CV y 400 Nm a partir de 1.800 revoluciones.

En este caso, las novedades vienen por el lado del common rail, que es ya de segunda generación. Ahora, la presión de inyección es mucho mayor, con lo que se ahorra combustible. Esto se logra gracias al rediseño de la bomba de inyección, que ahora es más eficaz y evita pérdidas de presión. También se ha corregido el diseño de los inyectores y se ha añadido uno al sistema. Inyectan a través de una abertura mucho más pequeña, con lo que el gasóleo se difumina mejor y el rendimiento es más alto.

Pronto se incorporarán a la gama de motores un cuatro cilindros de gasolina con turbo y dos Diesel, uno de seis y otro, gran novedad, de ocho cilindros.

Mercedes espera que el Clase E mantenga sus magníficas ventas actuales y que se aumenten en un 10 por ciento las 200.000 matriculaciones que logró en 2001.

Con un precio base único para todos los mercados de 30.000 euros, unos 5 millones de pesetas, el Clase E estará en los concesionarios en marzo.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...