A Madrid se le atasca el telepeaje

La R-2, la autopista de telepeaje que une Madrid y Guadalajara, no ha tenido un brillante debú. Faltaban carteles informativos, los conductores no sabían usar el nuevo sistema de pago, se “cayó” el programa informático… y, una vez superados todos estos problemas, el atasco esperaba a los conductores en su entrada a la N-II.
-
A Madrid se le atasca el telepeaje
A Madrid se le atasca el telepeaje

Henarsa –la empresa privada que gestiona esta vía- había realizado una campaña publicitaria de la nueva R-2.

Como se puede ver en la imagen de la derecha, prometían más tiempo libre para los conductores que usaran esta autopista, pero el mensaje ha resultado insuficiente y (de momento) falso.

En su primer día de funcionamiento, muchos conductores no sabían cómo funcionaba el famoso telepeaje, ni siquiera dónde coger la R-2. Hubo colas en los accesos; además, diversos problemas informáticos dificultaron los cobros. El resto, sin problemas hasta que se desembocaba en una –como siempre- atascada N-II (carretera de Barcelona).

Tanto Hernasa como ASETA (la Asociación de Sociedades Españolas de Concesionarios de Autopistas, Túneles y Autovías de Peaje) aseguran que se trata del proceso lógico de asimilación. Todavía es pronto –afirman- para evaluar sus resultados, pero en quince días deberá ser muy efectiva.

La DGT también asegura que no se pueden realizar balances. Los atascos en la N-II siguen presentes, pero –como han detectado en su control de imágenes instalado en el Puente de San Fernando- se han disuelto antes de lo normal.

Ayer, en la Comisión de Infraestructuras del Gobierno de Madrid, los socialistas criticaron abiertamente la nueva radial de pago. Según el diputado José Quintana, se trata de “un experimento invasivo, sin objetivos claros, que no responde a un auténtico plan y estrategia de transportes y movilidad”.
La R-2 se ha proyectado para que muchos conductores pasen sin parar: hay cabinas de pago que leen las identificaciones electrónicas que llevan sus clientes (es el Vía T). Estos peajes conviven con los tradicionales, donde tenemos que bajar la ventanilla para abonar nuestro paso.
En realidad, este sistema no es ningún desconocido en nuestro país. Desde el pasado abril, la A-9 gallega cuenta con uno. En Cataluña, también funcionan y aseguran que allí es todo un éxito.

El conductor que quiera pagar sin parar debe adquirir un lector. Éste se coloca en el parabrisas del coche (no en el bolsillo del piloto, como ocurrió ayer en muchos casos). El sistema lee el código y levanta la barrera, siempre que el vehículo circule a una velocidad inferior a 30 kilómetros por hora.

El carril de la izquierda es para los conductores con telepeaje; el de la derecha, para el resto, mientras que el central permite ambas modalidades de pago. Si quieres adquirir una de estas tarjetas, lo puedes realizar desde Internet: pincha en el link de la derecha.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...