100 días de tráfico con Gallardón

La reforma de la M-30, la “policía de tráfico”, el nuevo túnel en Cuatro Caminos, cortes de circulación en la Puerta del Sol… Todas estas actuaciones forman parte de la agenda de Alberto Ruiz-Gallardón, alcalde de Madrid, que, tras tres meses en el Consistorio, ha querido comenzar a tachar las cosas por hacer.
-
100 días de tráfico con Gallardón
100 días de tráfico con Gallardón

Muchos proyectos y casi todos por comenzar. Así podría definirse la gestión -en materia de tráfico- realizada por Alberto Ruiz-Gallardón durante sus primeros 100 días al frente del Ayuntamiento de Madrid. Sin embargo, el regidor se ha mostrado satisfecho, pues su lema (“La ciudad, para el peatón”) comienza a ponerse en marcha.

<

p> A pesar de su optimismo, lo cierto es que una de las promesas electorales de Ruiz-Gallardón durante la pasada campaña, la “policía de tráfico”, está encontrando muchos escollos para ponerse en marcha. Ni el borrador de la futura Ley de Grandes Ciudades, elaborado por el Gobierno central, ni las enmiendas del PP a la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado contemplan la reforma necesaria para crear el cuerpo de funcionarios no armados ideado por el regidor. Estas personas sustituirían a la Policía Municipal en las labores de regulación del tráfico, permitiendo que ésta se dedicara a combatir la delincuencia.

Sin embargo, la normativa sobre los cuerpos de seguridad obliga a las ciudades que cuentan con Policía Municipal a que ésta regule la circulación en la urbe, la Ley de Grandes Ciudades, de momento, no incluye excepciones a esta regla. Únicamente indica que los ayuntamientos “potenciarán las funciones de policía de proximidad y policía judicial” de sus policías municipales, pero no apunta que puedan liberarlas de otras funciones.

<

p> Así, el Consistorio está barajando dos posibilidades. La primera de ellas pasa por proponer que el Congreso de los Diputados modifique la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en ese aspecto. Esto exigiría el respaldo de una mayoría cualificada en el Parlamento y no se obtendría antes de un año.

Asimismo, existe la posibilidad de crear una nueva escala en la Policía Municipal: agentes que no recibirían una formación similar a la de sus compañeros y que se dedicarían, exclusivamente, a las labores de tráfico. Esta fórmula podría ponerse en marcha en un plazo de tiempo relativamente corto, si bien habría que negociar con los sindicatos de la policía. Actualmente, este cuerpo impone 8.500 denuncias diarias.

No todos los proyectos de Ruiz-Gallardón están en el aire. Así, el viernes se dio luz verde a un proyecto que estaba en la agenda del actual alcalde de Madrid desde 1999: la reforma de la plaza de Santo Domingo, entre Callao y Gran Vía. El aparcamiento público que ahora existe en superficie –el primero que se realizó en España, en 1959- será enterrado, con el fin de dotar a la zona de un espacio peatonal de 4.000 m2. La elaboración del proyecto ya ha salido a concurso y los trabajos podrían comenzar antes de un año.

<

p> Básicamente, se trata de soterrar las cuatro plantas del párking (más una terraza) y sus 580 plazas y construir en su lugar una superficie escalonada, que adapte su diseño a la diferencia de altura de la calle.

<

p> Estas obras coincidirán en el tiempo con la construcción de la estación ferroviaria bajo Sol-Gran Vía. Aunque los cortes de tráfico en la zona con motivo de las obras no se han hecho efectivos, los madrileños pueden tener una idea bastante aproximada en estos días: la Semana de la Movilidad (que finaliza hoy) ha ampliado el horario de cierre a la circulación. Ahora, los coches no pueden acceder a la zona desde las 9:00 de la mañana hasta las 22:00 horas –en lugar de 10:00 a 20:00 h, como es habitual -y Ruiz-Gallardón ha sugerido que esta franja horaria podría mantenerse.

Si los planes del regidor continúan adelante, los conductores tendrán que hacer acopio de paciencia, pues los trabajos también coincidirán con las obras en la M-30, reforma que comenzará en septiembre de 2004, según lo previsto. El Consistorio aún no sabe cómo financiará esta actuación, aunque ha anunciado que podría crear una empresa pública –o emplear una ya existente- a la que cargar con los 3.000 millones de euros que costará la obra. Así, esta compañía se atribuiría un déficit que, a efectos jurídicos no contabilizaría el Ayuntamiento. La Concejalía de Hacienda, por su parte, ha barajado la idea de establecer en ciertos tramos del cinturón madrileño el llamado “peaje en sombra”: las constructoras afrontan los gastos y, a cambio, reciben del Ayuntamiento un canon anual en función del número de coches que emplee la vía. Sin embargo, Ruiz-Gallardón ya ha anunciado que esta medida “jamás se ha contemplado”.

Por si esto fuera poco, el próximo mes comenzarán los trabajos para desmontar el paso elevado para vehículos que existe en la glorieta de Cuatro Caminos. Este “scalextric”, por el que llegan a pasar 10.000 vehículos cada hora, ya quiso realizarse en 2001, aunque las diversas obras que, en ese momento, existían en Madrid, desaconsejaron su inicio.

<

p> Pero ahora sí es factible y, dentro de 16 meses, los habitantes de la zona tendrán a la vista la entrada de dos subterráneos paralelos, de 539 metros de longitud, con dos carriles por cada sentido. El túnel contará con las medidas de seguridad, ventilación y protección más modernas, pero, hasta que se finalice, los conductores madrileños sufrirán, una vez más, restricciones a la circulación en la zona. Los dos carriles laterales que cruzan la glorieta estarán abiertos casi todo el tiempo, pero tendrán que cerrarse al tráfico mientras se desmonta el paso elevado, una operación que se realizará, siempre que sea posible, en horario nocturno. Además, habrá que habilitar un solar en Bravo Murillo, de 4.000 m2, para improvisar el “intercambiador” de las 13 líneas de autobuses que confluyen en la zona.

A pesar de los problemas que surgirán en los próximos meses, el Ayuntamiento aún no ha elaborado un estudio para la reordenación del tráfico en la capital, una asignatura urgente en este curso que acaba de comenzar. De momento, Gallardón se muestra confiado e, incluso, se ha otorgado un aprobado para su gestión en este primer trimestre. Los trabajos que avalan sus “buenas notas” son, según ha afirmado, el cierre parcial de la Casa de Campo al tráfico privado y el inicio de la cesión de las competencias sobre la M-30. Además, está presente su intención de “transformar la ciudad” y de abordar un pacto por la movilidad. Sin embargo, desde la oposición se denuncia que aún no se ha anunciado cómo se pagará la reforma de la M-30 y van a ponerse en marcha las radiales sin saber qué pasará con la ampliación de la M-40. El próximo trimestre, habrá que revisar de nuevo la gestión del alcalde y veremos si sus calificaciones han cambiado.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...