Las infracciones triplican el riesgo de accidente

Rebasar los límites de velocidad, hablar por el móvil, consumir alcohol, distraerse o conducir cansado multiplica por tres la posibilidad de sufrir un siniestro de circulación. Así lo afirma un estudio realizado por la OCU en el que se ha investigado la relación entre nuestro comportamiento al volante y el riesgo de accidente.
-
Las infracciones triplican el riesgo de accidente
Las infracciones triplican el riesgo de accidente

Más de 1.850 conductores españoles han sido entrevistados por la Organización de Consumidores y Usuarios con el fin de elaborar un estudio que determine las principales causas de los accidentes de tráfico en nuestro país.

<

p> Entre ellas se encuentran la superación de los límites de velocidad, la adicción al móvil, el consumo de alcohol, el despiste o el cansancio. Cualquiera de estos factores multiplica por tres el riesgo de sufrir un accidente. El mal estado de las carreteras o las malas condiciones atmosféricas también influyen en los siniestros, aunque los encuestados los consideran causas secundarias.

La OCU propuso a los participantes en el estudio 67 malos hábitos (desde pequeñas distracciones al volante hasta infracciones peligrosas) y les preguntó con qué frecuencia incurrían en ellos. Así, la entidad distinguiría entre conductores buenos, medios y malos. Después, las respuestas se relacionarían con el número de accidentes sufridos por los entrevistados a lo largo de los últimos tres años, lo que ha permitido identificar los comportamientos más arriesgados. La mayoría de los encuestados (dos tercios) se había visto envuelto en un siniestro de circulación a lo largo de su vida y un 27 por ciento lo había hecho en los últimos tres años.

Una de las conclusiones del informe muestra que conducir bebido o bajo los efectos de los estupefacientes es particularmente peligroso, pues el 63 por ciento de los automovilistas que reconocieron ponerse al volante bajo el influjo de las drogas o el alcohol había sufrido algún accidente.

<

p> El estudio también señala que una de las infracciones más frecuentes es superar los limites de velocidad. Las excusas son de lo más variado: desde seguir el ritmo del resto de los vehículos a aprovechar la ausencia de tráfico. Así, uno de cada cinco conductores acostumbra a circular a más de 140 km/h en las autopistas o autovías y sólo el 31 por ciento respeta el límite en las circunvalaciones urbanas. La consecuencia, según la OCU, es que el 36 por ciento de estos automovilistas se ha visto envuelto en algún incidente de circulación durante el último trienio.

Otra de las conductas de riesgo más habituales es llevar el coche mientras se realiza otra actividad, como hablar por el móvil. Casi la mitad de los encuestados mantiene conversaciones telefónicas mientras conduce y un 5 por ciento reconoce hacerlo a menudo o casi siempre. Un sorprendente 16 por ciento también ha llegado a enviar mensajes de texto msm.

La seguridad vial se relaciona, asimismo, con el mantenimiento de los vehículos, según la entidad: una cuarta parte de los conductores circula con los neumáticos en muy mal estado, pues los hace rodar más de 57.000 km, “demasiados, incluso para los más resistentes”, asegura el informe.

<

p> Estos comportamientos de riesgo resultan más graves si tenemos en cuenta que la mayoría de los encuestados sabe que lo que hace es peligroso. Así, 8 de cada 10 entrevistados asegura –según la OCU- que ponerse el cinturón de seguridad ayuda a reducir el número de víctimas mortales en caso de siniestro, pero sólo el 44 por ciento se lo abrocha para circular por la ciudad.

La organización no sólo ha preguntado por las conductas temerarias, sino también qué habría que hacer para reducirlas. La mayoría de los automovilistas cree que si todas las infracciones se multaran habría menos víctimas en la carretera. Sin embargo, uno de cada 10 participantes en el estudio advierte con las luces a los otros conductores sobre la presencia de la policía o la Guardia Civil, con el fin de que “finjan prudencia y, así, se ahorren una multa”, señala el estudio.

A pesar de las campañas realizadas para incrementar la seguridad vial, el número de accidentes ha ido en aumento en nuestro país, aunque el número de víctimas mortales ha descendido gracias a la mejora del parque automovilístico.

<

p> Sin embargo, estas medidas no pueden evitar que España siga siendo uno de los países con las tasas de siniestralidad más altas de Europa. Este fin de semana, 27 personas han muerto en los 24 accidentes de tráfico registrados en nuestras vías desde las 15:00 del viernes hasta las 20:00 de ayer, domingo. En estos incidentes se produjeron, además, 23 heridos graves y 6 leves.

<

p> Uno de los accidentes más graves se registró en la provincia de Lugo, en la carretera LU-861, donde dos turismos chocaron lateralmente. Dos personas, de 22 y 31 años, resultaron muertas, mientras que otras tres sufrieron lesiones de gravedad. En Cádiz, otros dos sujetos fallecieron cuando dos vehículos colisionaron frontalmente, dejando, además, cuatro heridos, entre los que se encuentran dos niños de 13 y 7 años.

<

p> Además, un autocar quedó completamente calcinado en la autopista A-7, a la altura de Creixells (Tarragona). Los 16 ocupantes resultaron ilesos.

Estos incidentes se unen a los registrados en las carreteras españolas durante los meses de julio y agosto, en los que los siniestros han aumentado un 4 por ciento respecto al mismo período de 2002. Si embargo, en el conjunto del año, este tipo de sucesos ha disminuido un 1 por ciento, según ha indicado Carlos Muñoz-Repiso, director general de Tráfico.

<

p> Repiso ha insistido en la importancia de cumplir las normas de circulación para evitar los accidentes, “una auténtica lacra en las sociedades desarrolladas”, ha apuntado. Para hacer que se observen estos preceptos, ha recordado que las multas de tráfico (un “antipático procedimiento sancionador”) y la retirada del carné tienen como único objetivo “la seguridad vial”.

“Una infracción la comete cualquiera, también yo, pero las personas que lo hacen frecuentemente necesitan reflexionar, ya que están jugando a la ruleta rusa”, ha declarado el máximo responsable de la Dirección General de Tráfico.

<

p> Asimismo, Repiso ha señalado que el carné por puntos podría entrar en vigor en nuestro país en el plazo de un año, si bien primero habría que modificar la ley. Este sistema ya se ha implantado en varios países europeos y está dando buenos resultados: en Italia, los 50 muertos semanales en accidentes de circulación se han reducido un 50 por ciento durante los dos primeros meses de aplicación de esta medida.

Se trata de un permiso de conducir con un crédito inicial de 20 puntos que van disminuyendo a medida que el conductor comete infracciones (hablar por el móvil resta 4 tantos, mientras que realizar un adelantamiento prohibido sustrae 3). Los puntos perdidos pueden recuperarse con un número determinado de clases en la autoescuela, a donde los automovilistas deben volver para examinarse si pierden totalmente el carné. Este sistema afecta también a los conductores extranjeros, que, además, deben pagar la multa correspondiente. La repercusión de la medida ha sido tal que, en la primera semana, miles de italianos perdieron todos sus puntos en un solo día. El Gobierno los perdonó a todos, pero avisó que no habría más oportunidades.

También en Francia han realizado su propia cruzada contra los accidentes de tráfico y, desde el año pasado, se han incrementado los controles y las sanciones. Desde principios de año, el número de víctimas mortales se ha reducido un 24 por ciento, una cifra muy respetable si se tiene en cuenta que, cada año, 8.000 personas mueren en las carreteras del país vecino.

<

p> Algunas menos, 5.000, son las víctimas de los siniestros que hay cada año en España, pero siguen siendo insuficientes para que se revisen los códigos penales o para que estos delitos se castiguen con severidad, según la asociación “Stop Accidentes”.

<

p> Como recoge “El periódico de Cataluña”, en España sólo hay 110 personas que cumplen condenas por delitos relacionados con el tráfico. “Los jueces están acostumbrados a encarcelar a violadores o traficantes, por lo que, cuando se ven ante un conductor imprudente, no lo ven como un criminal”, afirma el abogado de la asociación, Aitor Canales, quien también ha denunciado “el clima de impunidad” y la “falta de reproche social” respecto a las temeridades cometidas al volante.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...