Fabricantes de componentes: gastar para sobrevivir

La industria auxiliar está en plena metamorfosis. Sólo los fabricantes de software realizan más inversiones que ellos. No es extraño: las automovilísticas los presionan para que fabriquen más rápido y más barato y la tecnología se presenta como su única tabla de salvación.
Autopista -
Fabricantes de componentes: gastar para sobrevivir
Fabricantes de componentes: gastar para sobrevivir

Ni la poderosa General Motors, ni la innovadora Hyundai tienen tantas inversiones en marcha como la alemana Robert Bosch. Es decir, son las industrias de componentes –los fabricantes que producen los cables, los chips o las bombillas que llevan nuestros coches- las empresas encargadas de tirar de toda la industria.

En la actualidad, rara es la automovilística que no tiene en marcha un plan de recorte de gastos. Sin embargo, según un estudio de la consultora Ernst&Young, los fabricantes de componentes se encuentran en pleno boom inversor: en 2002 este sector elevó en un 22 por ciento el número de proyectos.

El ránking de inversores está encabezado por la industria de software, seguida de la de componentes de automóviles. Los constructores de vehículos se encuentran en un octavo lugar.

La denominación de “auxiliar” refleja a la perfección los problemas que vive esta industria, en adaptación constante a las cambiantes necesidades de los fabricantes de automóviles. Han seguido sus pasos y –al igual que ellos- han llevado sus empresas a otros países con mano de obra más barata. Además, antes de que una automovilística cierre una de sus plantas, exprimirá al máximo a sus proveedores.

Así ha pasado en nuestro país: el último cierre de Valeo, el de la planta catalana de Abrera, se ha visto motivado por la presión constante de Seat en Martorell. Al menos eso aseguran sus sindicatos.

Ahora, los fabricantes están a punto de convertirse en simples “patrones” de la moda del motor. Ellos crean un coche y buscan que sea lo más rentable posible. Por eso, exigen cada vez más que sus proveedores, en vez de venderles piezas aisladas, les fabriquen módulos completos. Tarde o temprano, todos los productores de componentes tendrán que dedicarse a la electrónica, lo que –seguramente- les empujará a la concentración. La consultora Pricewaterhouse-Coopers ha pronosticado que, dentro de siete años, sólo operarán 30 proveedores en todo el mundo.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...