Koenigsegg, genial locura

Algunos aficionados sabrán que el impronunciable nombre de Koenigsegg se esconde una pequeña firma sueca cuyo sueño ya tiene forma: es un espectacular deportivo de 650 CV que se denomina Koenigsegg CC.
-
Koenigsegg, genial locura

En 1994 echó a andar el proyecto de crear un deportivo sueco capaz de competir con los mejores, con los Ferrari, los McLaren F1, los Lamborghini o los Maserati.

Tras mucho esfuerzo Koenigsegg logró un prototipo que se dejó ver hace ya tiempo en el Salón del Automóvil de París. Después, con ligeros cambios, ha ido peregrinando de muestra en muestra hasta que llegó el reciente Salón de Ginebra, donde la marca sueca exhibió por fin lo que será su coche. Ya se admiten pedidos del CC.

Estamos ante un deportivo radical, uno de esos vehículos de rompe y rasga que no dejan indiferente a nadie. Biplaza, descapotable, con una alzada máxima de 1 metro, 4,2 de longitud y algo más de 2 de anchura, este coche presenta un aerodinámica impecable. Desarrollado en el túnel de viento de Volvo, el Koenigsegg ofrece un coeficiente aerodinámico de 0,30, una cifra realmente baja para vehículos con tanto apoyo aerodinámico.

Gracias a esta característica, y a su motor central de 655 CV, el Koenigsegg anuncia una velocidad punta de ¡casi 400 km/h!. Alcanzar esta cifra tan asombrosa es difícil. Para lograrlo, los técnicos suecos han utilizado un motor de 4,7 litros de 8 cilindros en V, doblemente turboalimentado y con intercooler. El par motor se sitúa nada menos que en 750 Nm, con lo que los 1.270 kg que pesa el coche se lanzan de 0 a 100 en sólo 3,2 segundos. Una aceleración casi de Fórmula 1 que se gestiona con un cambio secuencial de seis marchas.

Curiosamente, pese a llevar semejante corazón, el Koenigsegg no consume demasiado. La marca declara una media de 9 litros a los 100 en carretera y un gasto mixto de 14 litros.

Los que han tenido el privilegio de subirse a este vehículo aseguran que el paso por curva de este tracción trasera es aterrador, con aceleraciones laterales mejor contenidas que en modelos similares, lo que permite apurar más. Un bastidor extraordinario, fabricado en fibra de carbono, titanio y otros elementos ligeros, se encarga de soldar el coche al suelo. La suspensión, que incluye amortiguadores de gas e hidráulicos especialmente diseñados por Öhlins, tiene la dureza necesaria para un deportivo extremo. Además, mediante un sistema denominado KACS, el conductor puede variar su recorrido y solidez.

También se pueden modificar los frenos, que admiten diferentes fuerzas de frenada en cada eje. Sin embargo, los ingenieros de Koenigsegg recomiendan que no se toquen mucho los reglajes de serie. Si alguien quiere, por ejemplo, correr en un circuito con este coche, ellos se encargan de poner a punto suspensión y frenos de acuerdo con el trazado. Por supuesto, el equipo de frenos esta a la altura de las prestaciones: discos ventilados de 34,5 y 33 centímetros en los ejes delantero y trasero respectivamente.

El interior, muy minimalista, está lleno de aluminio y todo él emana un inconfundible ambiente “racing”. La tapicería de cuero nos recuerda que también estamos ante un coche de lujo.

El equipamiento de serie incluye neumáticos Goodyear F1, especiales para altas prestaciones, con medidas de 245/40 ZR 18, delante y 315/40 ZR 18, en el eje trasero.

También hay techo duro de quitar y poner, climatizador, espejos eléctricos, elevalunas, alarma, airbags, dirección asistida, control de tracción, ABS, control de estabilidad, navegador GPS y equipo de sonido con CD. Se queda como extra el sensor de aparcamiento.

La presencia de elementos como el ABS, el control de estabilidad o el de tracción justifica los 1.240 kilogramos y explica cuál es la filosofía de la marca: extremo sí, pero no suicida. Para ser un deportivo tan radical, cuenta con un dispositivo de seguridad a la altura del familiar más sueco.

El afortunado que pueda comprarse esta máquina deberá pagar una cantidad, todavía por fijar, pero indudablemente muy elevada. A cambio, se lleva un coche único y tres días de aprendizaje para que, a la hora de conducirlo, no quede ninguna duda.

Para promocionar su coche, Koenigsegg pretende batir el récord del mundo de velocidad a finales de 2002. Un espectáculo.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...