Los Opel Vectra y Signum estrenan filtro de partículas

Dos de los modelos del Opel, el Vectra y el Signum, estrenarán a principios del año que viene el nuevo filtro de partículas sin mantenimiento que se mostrará por primera vez en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt.
-
Los Opel Vectra y Signum estrenan filtro de partículas

El nuevo sistema de Filtro de Partículas Diesel (DFP) se incluirá en el novedoso propulsor de gasóleo ECOTEC CDTI de 1,9 litros de cilindrada que montarán los Vectra y Signum (en la imagen) a partir de enero de 2004.

Se trata de un filtro que no precisa mantenimiento y en el que no es necesario utilizar aditivos. Su objetivo es, claro, reducir al máximo las emisiones de escape, en especial los hidrocarburos y el monóxido de carbono. Ha sido desarrollado por los ingenieros de la marca alemana y de la división GM Powertrain.

<

p> Para que nos hagamos una idea, el nuevo filtro es como un ladrillo de cerámica que está agujereado por conductos microscópicos formando una estructura de panal de abeja. Pues bien, los gases de escape pasan por esas perforaciones y las partículas quedan atrapadas en ellos. Estas partículas deben desaparecer para no taponar el sistema, por lo que, cada cierto tiempo y dependiendo de unas determinadas condiciones, son quemadas. Así se evita que el filtro exceda los límites de presión de retorno, que se bloquee y que no cumpla con su función. Una de las principales diferencias respecto a los filtros de partículas ya existentes es que al sustrato del filtro se le ha aplicado un revestimiento de un metal precioso –paladio o platino, por lo general- y se ha modificado la inyección del motor. ¿Cuál es el objetivo? Se trata de elevar la temperatura del escape hasta los 600ºC, momento en el que se realiza la combustión de las partículas, con el fin de evitar el aumento de presión ya mencionado.

<

p> Una de las dificultades del sistema es conseguir esta inflamación a 600ºC en todas las situaciones, es decir, tanto con los inyectores funcionando a media carga como a carga total –trayectos urbanos o extraurbanos, respectivamente-. Para eso se ha desarrollado un sistema de inyección flexible, que se consigue con los common rail de segunda generación. Esta tecnología posibilita el control preciso de la inyección tanto en tiempo como en cantidad y presión. Los intervalos de eliminación de las partículas –mediante inflamación- no es regular en el tiempo, sino que depende de la presión que se esté formando en el filtro, que indica cómo de cargadas están las celdillas del “ladrillo”. Cuando ésta es alta, se produce una inflamación que las elimina y que evita el bloqueo del filtro.

<

p> Gracias a este sistema, Opel cumplirá con los requisitos previstos para la normativa medioambiental Euro IV, que entrarán en vigor en 2006. El mencionado reglamento reduce a la mitad los actuales límites de emisiones de partículas y de óxidos nitrosos (NOx) en el escape de los motores Diesel.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...