La vuelta a casa

Se terminan las vacaciones para la mayoría de los españoles y Tráfico ha puesto en marcha un dispositivo especial para que el regreso sea lo menos duro posible. Los cinco millones de vehículos que se desplazarán –según las previsiones de la DGT- tendrán a su disposición carriles adicionales y estarán vigilados por efectivos de la Guarda Civil, radares y helicópteros.
-
La vuelta a casa
La vuelta a casa

Apenas recuperados de la última Operación Salida (la del pasado día 15) se pone en marcha la Operación Fin de agosto 2003: el mayor éxodo vacacional del año ha finalizado y aquellos que (afortunados) comiencen en septiembre su período de ocio se cruzarán con los vehículos que deben volver a casa.

La coincidencia del regreso con el fin de semana hará especialmente complicada la circulación. Aunque Tráfico ha previsto que este retorno se producirá de manera escalonada, los automóviles se concentrarán en trayectos de largo recorrido, principalmente desde las zonas de costa hacia las grandes ciudades. Para que el viaje se desarrolle con la mayor fluidez posible, el dispositivo especial preparado por la entidad comenzará a las 15:00 de hoy, viernes, y finalizará a las doce de la noche del próximo domingo.

Más de 8.000 agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, apoyados por 400 funcionarios –que realizarán labores de vigilancia, regulación e información desde los centros de gestión- y 18 helicópteros inspeccionarán el estado de la circulación. Cuando ésta sea intensa, se habilitarán hasta 500 km de carriles adicionales, especialmente en las entradas y salidas de las principales urbes. Como suele ser habitual, mientras esté en marcha la Operación Fin de agosto 2003, se restringirá el tráfico de vehículos de mercancías peligrosas y de los transportes especiales. También se suspenderán las obras en fase de ejecución que afecten a la plataforma de la calzada.

El retorno de los ciudadanos de otras nacionalidades –de paso por España o bien aquellos que han disfrutado de sus vacaciones en nuestro país- también afectará a la circulación. Se espera que sus desplazamientos se realicen por las rutas que van desde las costas del Mediterráneo, Portugal y el Estrecho hacia el resto de Europa y que sean especialmente intensos en la denominada “Ruta de los magrebíes”.

A-8, A-1, N-I y N-IV (trayecto Irún-Burgos-Madrid-Bailén-Sevilla-Cádiz)
A-2, A-7, N-II y N-340 (trayecto La Junquera-Barcelona a Zaragoza-Madrid o Valencia-Almería)
N-323, A-92, N-331 y N-340 (trayecto Bailén-Granada a Málaga o Almería).

Las altas temperaturas que han castigado gran parte de Europa a lo largo de las últimas semanas han ido descendiendo y ya no afectarán a la mecánica de los automóviles con tanta gravedad. Sin embargo, es necesario atender un elemento importante del vehículo: los amortiguadores.

<

p> Según un informe realizado por Gesafa (Gabinete de estudios para la seguridad del automóvil de los fabricantes de amortiguadores), el 52 por ciento de los conductores desconoce que sea necesario revisar estas piezas. Los barceloneses son los más conscientes de esta exigencia (30 por ciento), mientras que sólo un 4,3 por ciento de los madrileños admite la importancia de un examen regular.

<

p> Sin embargo, son los habitantes de la capital los que mejor identifican cuál es el cometido que cumplen estos componentes (seguridad, confort y estabilidad) y cada cuánto tiempo deben revisarse (cada 20.000 km), un dato que desconoce el 93,4 por ciento de los conductores. Los residentes en la Ciudad Condal, por el contrario, ignoran en mayor porcentaje cuántos amortiguadores tiene su coche. De hecho, el 43,9 por ciento de los barceloneses no conoce este dato, que también es extraño para el 27 por ciento de los madrileños.

Estas cifras son alarmantes, pues los amortiguadores, junto a los neumáticos y los frenos, constituyen el triángulo vital de seguridad de los automóviles, advierte Gesafa. Sólo los conductores entre 18 y 30 años y aquellos que tienen entre 51 y 65 años otorgan la importancia debida a su mantenimiento. Según la entidad, esta actitud puede traer graves consecuencias, pues el mal estado de los amortiguadores provoca mayores distancias de frenado, un entorpecimiento de las maniobras rápidas para evitar obstáculos y un mayor riesgo de “aquaplanning”. Si quieres saber más sobre este tema, haz clic en el enlace.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...