Juicio sin precedentes contra la velocidad

Iba solo por la carretera, tenía una moto nueva y vio vía libre: se puso a 236 Km/h. ¿Una imprudencia? Muchos opinan que es un delito. La máxima autoridad de Tráfico en Cataluña ha presentado pruebas ante la Fiscalía para que este motorista sea juzgado, lo que sería todo un precedente en nuestro país.
-
Juicio sin precedentes contra la velocidad
Juicio sin precedentes contra la velocidad

El paso dado podría revolucionar la manera de sancionar el tráfico en Cataluña. Hasta ahora, nadie ha acabado en prisión si no ha provocado un accidente, pero el Servei Catalá de Trànsit quiere poner fin a lo que considera una "impunidad al volante".

Así, ha decidido remitir un informe a la fiscalía donde se analiza la vía que une las localidades de Ponts y Calaf (de Lleida a Barcelona), el trayecto donde el motorista fue detectado a más de 236 Km/h. Según argumentan, el hecho de que fuera sólo por la vía no significa que sólo pusiera en peligro su vida. Por eso, han señalado todos los cruces y caminos que van a parar a dicha carretera y han analizado las posibles consecuencias de distintos imprevistos tanto para el piloto como para otros usuarios de la vía.

Ahora, le toca el turno de hablar al motorista. Si sus argumentaciones no convencen a la Fiscalía, se iniciará el juicio y podría incluso acabar en prisión.

El motorista no es el único que podría acabar en los tribunales. Días después de "cazar" a éste, el Servéi también detectó a un conductor a 243 Km/h por la A-2, un caso que estudia la fiscalía de Tarragona. En Francia, por ejemplo, ya se juzgan penalmente actitudes similares. En algunos estados de Estados Unidos conllevan penas de prisión mayor.

En el artículo 381 del Código Penal, se considera delito conducir con "temeridad manifiesta", es decir, poniendo en peligro la vida de los demás. Sin embargo, este artículo deja bastante espacio para la interpretación de juez: sobre todo, si no se ha producido ningún accidente.

El cambio de matiz es sustancial. Si el caso es tratado administrativamente, el motorista podría llegar a pagar una multa máxima de 514 euros (cerca de 85.000 de las antiguas pesetas) y perdería el carné durante tres meses. Sin embargo, si pasa a la vía penal y se le considera culpable, se enfrentará a una pena de prisión que va de los seis meses a los dos años y a una retirada del permiso de conducir por un período de uno a seis años.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...