Los “conductores bala”, a la cárcel también en Barcelona

Aquellos conductores que circulen con sus vehículos a una velocidad excesiva y, por tanto, con la posibilidad de poner en riesgo la vida de los demás serán perseguidos penalmente en Cataluña y también en la ciudad de Barcelona.
-
Los “conductores bala”, a la cárcel también en Barcelona
Los “conductores bala”, a la cárcel también en Barcelona

El fiscal jefe de la autonomía catalana, José María Mena, ha señalado que su fiscalía acusará con la “máxima energía y rigor” ante los tribunales a aquellos conductores que sean cazados a una velocidad desorbitada, los llamados “conductores bala”.

Mena ha afirmado que “es bueno que se utilice el derecho penal para evitar desgracias” y ha recordado que el Código penal español “no requiere un resultado concreto” de peligro, es decir, no es indispensable que se hayan producido víctimas para que actúe, ya que es suficiente con la mera posibilidad de poner en riesgo la integridad de los otros usuarios de la carretera.

Según el citado Código Penal, en sus artículos 381 y 384, las penas por conducción “temeraria manifiesta” y con “consciente desprecio por la vida de los demás” pueden llegar a alcanzar los dos años de prisión y los diez de retirada del permiso de conducción.

En Barcelona capital también se van a redoblar los esfuerzos en pos de acabar con los “conductores bala”. El fiscal especial para asuntos de tráfico, Antoni Vicens, se reunirá con los responsables de Guardia Urbana y Mossos d’Esquadra para coordinar las actuaciones en la materia.

Uno de los principales cometidos de esta reunión es la de tipificar cuáles son los factores que han de tenerse en cuenta para considerar que una conducción es temeraria. El primero de ellos, lógicamente, es la velocidad, mientras que la densidad del tráfico que se registra en la carretera por la que se circula también tendrá su importancia.

En cuanto a la velocidad, la que se baraja como de riesgo en el ámbito urbano es de 140 km/h, aunque habrá que evaluar cuándo existe un desprecio por la vida ajena y un riesgo evidente para el resto de conductores de la vía.

Las intenciones de la fiscalía catalana cuentan con el respaldo de los responsables del ayuntamiento barcelonés. El gerente de Vía Publica del consistorio de la Ciudad Condal, Blas Alascio, ha indicado que “la seguridad vial es nuestra máxima prioridad en estos momentos”, por lo que ha prometido máxima colaboración con el ministerio fiscal.

Alascio incluso se ha mostrado a favor de una reforma del Código Penal que contemple penas de cárcel más duras y ejemplarizantes para los “conductores bala”, que, en su opinión, son “auténticos delincuentes al volante”.

Toda esta polémica por los excesos de velocidad en las carreteras catalanas y, por extensión, en toda la red nacional ha surgido por el hecho de que en apenas una semana se ha “cazado” a dos conductores circulando con sus vehículos, una motocicleta y un turismo, a velocidades superiores a los 235 km/h.

La familia de David Carmí, uno de los citados conductores, niega que su hijo deba ir a prisión por ir a 236 km/h. En declaraciones a La Vanguardia, su padre señala que aceptan la sanción porque evidentemente corría, pero que es una “auténtica barbaridad que alguien pretenda ahora enviarlo a la cárcel. Siempre ha habido multas y la gente sigue corriendo. Hay más cosas por hacer: mejorar las carreteras y no fabricar máquinas que tienen como único aliciente las velocidades que alcanzan”.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...