Audi A8 4.0 TDI quattro

Audi continúa desmarcándose de sus competidores en materia de mecánicas Diesel. Tras las versiones V6 TDI que se incorporaron en la generación anterior del modelo, llega el nuevo V8 de 4 litros con 275 CV de potencia y más de 66 mkg de par. Un auténtico torbellino de energía para el A8, que nada tiene que envidiar a sus “hermanos” de gasolina.
-
Audi A8 4.0 TDI quattro
Audi A8 4.0 TDI quattro

El tren de rodaje permite un comportamiento muy ágil, ya que la dirección varía su relación de desmultiplicación en función del ángulo de giro y de la velocidad, es decir, el volante opone diferente resistencia al giro según la velocidad de desplazamiento y la posición del volante. A su vez, la suspensión neumática adaptativa se encarga de elegir el tasado adecuado a las condiciones dinámicas puntuales.

Cuatro sensores evalúan los datos recibidos y regulan los conjuntos neumáticos para mejorar las condiciones de conducción. En trazados sobre calzadas con firme irregular se consigue un filtrado excelente de las ondulaciones del terreno, y en las rápidas autopistas de buen pavimento se logra un tarado firme que permite elevar el paso por curva a límites insospechados.

El conductor puede elegir cuatro diferentes posiciones: en modo automático el sistema varía la altura de la carrocería en función de las condiciones de velocidad, variando en 25 mm la altura. En modo dinámico, también desciende la altura de la caja y, además, se endurece el tarado de suspensión.

Cuando elegimos el modo confort se adapta el tarado menos firme y no se efectúa variación de la altura de la carrocería, mientras que el modo denominado lift (elevado) permite mantener la carrocería elevada en 125 mm respecto al suelo siempre que no se alcancen velocidades superiores a los 80 km/h.

La comodidad que transmite el nuevo modelo es extraordinaria. Aparte de la amplitud del habitáculo, la suavidad de las suspensiones y la entrega de potencia del motor, el A8 cuenta con un extraordinario equipamiento de serie en el que no falta ningún elemento destacable. Así, el buque insignia de la marca dispone de llantas de aleación de 17 pulgadas, dirección servotronic, volante multifuncional, cambio tiptronic de seis relaciones, climatizador automáticc con sensor de humedad, faros bixenón, intermitentes con tecnología LED, sistema de control de estabilidad, asientos con reglaje eléctrico, equipo de sonido de alta fidelidad, etc.

Entre las opciones que se encuentran disponibles para el modelo destacan el sistema de suspensión neumática deportiva, llantas de aleación de 18 ó 19 pulgadas, neumáticos PAX antidesllantables, sistema de control de velocidad y luces adaptativas, asientos deportivos, con función de masaje o con diferentes reglajes de asiento y respaldo, calefacción para el volante, etc.

La comercialización del modelo será inmediata en Alemania, estando prevista en el mercado español para dentro de unas semanas. Su precio será de 89.000 euros y el equipamiento que incluirá de serie será idéntico al de la versión V8 4.2 de gasolina.

La combinación del motor TDI V8 con el sistema de tracción quattro, el bastidor de aluminio y la caja de cambios tiptronic de seis relaciones resulta realmente satisfactoria. Sorprende la agilidad con la que un vehículo de más de cinco metros de longitud y cerca de dos toneladas de peso se mueve por las carreteras.

Antes comentábamos las prestaciones, que anuncian cifras de auténtico vértigo. Velocidad autolimitada electrónicamente a 250 km/h, aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 6,7 segundos y consumos inferiores a 10 litros a los 100 km. Sí, es Diesel, por si alguien lo había olvidado. Los responsables de la marca no han anunciado la velocidad máxima que podría alcanzar el modelo en caso de desconectar el sistema de autolimitación pero, por desarrollos y potencia del motor seguro que superaría con creces los 250 km/h.

Durante la presentación del modelo tuvimos oportunidad de probarlo por los alrededores de la ciudad alemana de Munich y, aunque la densidad de tráfico no nos permitió disfrutar de las autopistas exentas de limitación de velocidad, sí pudimos comprobar brevemente las bondades de este enérgico propulsor.

El cambio de marchas asociado a esta mecánica es el nuevo tiptronic de seis velocidades con programa de cambio dinámico DSP y programa deportivo. Los desarrollos han sido elegidos con un escalonamiento que permita disfrutar de las posibilidades que ofrece el motor, a la vez que permiten unos consumos óptimos para viajar. Así, la sexta velocidad permite rodar muy deprisa con el motor desahogado. El conductor puede engranar una velocidad por medio de la palanca selectora situada en el túnel central o bien por medio de las levas de cambio situadas en el volante, lo que permite realizar cambios muy rápidos sin necesidad de apartar las manos del volante.

El tren de rodaje permite un comportamiento muy ágil, ya que la dirección varía su relación de desmultiplicación en función del ángulo de giro y de la velocidad, es decir, el volante opone diferente resistencia al giro según la velocidad de desplazamiento y la posición del volante. A su vez, la suspensión neumática adaptativa se encarga de elegir el tasado adecuado a las condiciones dinámicas puntuales.

Cuatro sensores evalúan los datos recibidos y regulan los conjuntos neumáticos para mejorar las condiciones de conducción. En trazados sobre calzadas con firme irregular se consigue un filtrado excelente de las ondulaciones del terreno, y en las rápidas autopistas de buen pavimento se logra un tarado firme que permite elevar el paso por curva a límites insospechados.

El conductor puede elegir cuatro diferentes posiciones: en modo automático el sistema varía la altura de la carrocería en función de las condiciones de velocidad, variando en 25 mm la altura. En modo dinámico, también desciende la altura de la caja y, además, se endurece el tarado de suspensión.

Cuando elegimos el modo confort se adapta el tarado menos firme y no se efectúa variación de la altura de la carrocería, mientras que el modo denominado lift (elevado) permite mantener la carrocería elevada en 125 mm respecto al suelo siempre que no se alcancen velocidades superiores a los 80 km/h.

La comodidad que transmite el nuevo modelo es extraordinaria. Aparte de la amplitud del habitáculo, la suavidad de las suspensiones y la entrega de potencia del motor, el A8 cuenta con un extraordinario equipamiento de serie en el que no falta ningún elemento destacable. Así, el buque insignia de la marca dispone de llantas de aleación de 17 pulgadas, dirección servotronic, volante multifuncional, cambio tiptronic de seis relaciones, climatizador automáticc con sensor de humedad, faros bixenón, intermitentes con tecnología LED, sistema de control de estabilidad, asientos con reglaje eléctrico, equipo de sonido de alta fidelidad, etc.

Entre las opciones que se encuentran disponibles para el modelo destacan el sistema de suspensión neumática deportiva, llantas de aleación de 18 ó 19 pulgadas, neumáticos PAX antidesllantables, sistema de control de velocidad y luces adaptativas, asientos deportivos, con función de masaje o con diferentes reglajes de asiento y respaldo, calefacción para el volante, etc.

La comercialización del modelo será inmediata en Alemania, estando prevista en el mercado español para dentro de unas semanas. Su precio será de 89.000 euros y el equipamiento que incluirá de serie será idéntico al de la versión V8 4.2 de gasolina.

La combinación del motor TDI V8 con el sistema de tracción quattro, el bastidor de aluminio y la caja de cambios tiptronic de seis relaciones resulta realmente satisfactoria. Sorprende la agilidad con la que un vehículo de más de cinco metros de longitud y cerca de dos toneladas de peso se mueve por las carreteras.

Antes comentábamos las prestaciones, que anuncian cifras de auténtico vértigo. Velocidad autolimitada electrónicamente a 250 km/h, aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 6,7 segundos y consumos inferiores a 10 litros a los 100 km. Sí, es Diesel, por si alguien lo había olvidado. Los responsables de la marca no han anunciado la velocidad máxima que podría alcanzar el modelo en caso de desconectar el sistema de autolimitación pero, por desarrollos y potencia del motor seguro que superaría con creces los 250 km/h.

Durante la presentación del modelo tuvimos oportunidad de probarlo por los alrededores de la ciudad alemana de Munich y, aunque la densidad de tráfico no nos permitió disfrutar de las autopistas exentas de limitación de velocidad, sí pudimos comprobar brevemente las bondades de este enérgico propulsor.

El cambio de marchas asociado a esta mecánica es el nuevo tiptronic de seis velocidades con programa de cambio dinámico DSP y programa deportivo. Los desarrollos han sido elegidos con un escalonamiento que permita disfrutar de las posibilidades que ofrece el motor, a la vez que permiten unos consumos óptimos para viajar. Así, la sexta velocidad permite rodar muy deprisa con el motor desahogado. El conductor puede engranar una velocidad por medio de la palanca selectora situada en el túnel central o bien por medio de las levas de cambio situadas en el volante, lo que permite realizar cambios muy rápidos sin necesidad de apartar las manos del volante.

Galería relacionada

Audi A8 4.0 TDI quattro 2003

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...