La Opep frena el descenso del precio del petróleo

Asustada por el hundimiento del barril de crudo, que se deprecia a la misma velocidad con que los tanques americanos entran en Bagdag, la Opep ha decidido tomar cartas en el asunto. Ha sido suficiente que se convoque una reunión especial para tratar el problema para que los precios dejen de hundirse.
-
La Opep frena el descenso del precio del petróleo

Ayer, con las tropas angloestadounidenses paseando por los palacios de Saddam Hussein, el petróleo vivió un día como no se recordaba: su precio cayó hasta los niveles más bajos en los últimos cuatro meses.
En Nueva York, el petróleo de Texas cotizó a 27,55 dólares por barril, mientras que en Londres, el Brent bajaba hasta los 23,60 dólares. En ambos casos se registraba una caída de más de un dólar frente a los precios del viernes pasado.

Ante la gravedad de la situación, la Opep ya no pudo contenerse más. Su presidente, el qatarí Abdulá Al-Attiya, anunció una reunión urgente del cártel para el próximo día 24 de abril. Al-Attiya, que se declaró “muy preocupado”, dejó claro hacia dónde irá esa reunión al explicar que la Opep cree que hay un exceso de petróleo en el mercado, “en lugar de la penuria prevista” antes de la guerra.
Así, los intermediarios no tuvieron que esforzarse mucho para comprender cuál sería el tema central de la reunión: un recorte en la producción de los países miembros del cártel.

<

p> Apenas se conoció este anuncio en las bolsas, el precio del crudo repuntó y, al final, cerró un poco más alto de lo que cotizaba a primera hora. En Nueva York se quedó en 27,96, mientras que en Londres escaló hasta los 24,60 dólares, firmando así un descenso mínimo en la jornada.

Antes de que empezara la guerra, los intermediarios del petróleo se dedicaron a acaparar barriles y a forzar los precios al alza. Se temió que las tarifas se disparasen por encima de los 50 dólares por barril. Después, una vez que las tropas iniciaron su arrolladora invasión, los intermediarios se dieron cuenta de que la guerra no sería muy larga y decidieron cobrar los beneficios de la operación: pusieron el crudo a la venta y los precios empezaron a bajar. Hubo un repunte con los primeros reveses que sufrió la coalición invasora, pero después se consolidó el descenso. En los últimos días, con la caída de media Bagdag, el precio se hunde. Nadie espera ya una guerra larga y se habla de exceso de petróleo en el mercado, con lo que es imposible vender caro.

La Opep sabía que algo así pasaría. Sólo eso explica que se negase a incrementar su oferta de crudo cuando más dura era la especulación en vísperas de la guerra. Los observadores del cártel se cansaron de repetir que había suficiente petróleo en los mercados y que no les pidieran más, porque ellos ya estaban al límite. Aun así, hicieron un esfuerzo para cubrir la retirada del petróleo iraquí, que no se vende desde que estalló el conflicto.

Ahora, la Opep repite que hay más crudo del que puede absorber el mercado y teme un hundimiento total de los precios. Para impedirlo, ha convocado esa reunión del día 24 de abril, un encuentro en el que, casi con seguridad, se aprobará una rebaja en la producción de los miembros del grupo. Hasta ahora, siempre que la Opep rebaja, o anuncia que va a rebajar, las extracciones, los precios vuelven a subir o, al menos, se estabilizan y no bajan más.
Esta vez, el objetivo del cártel parece claro: frenar como sea la caída en picado de sus tarifas.

<

p> Recuerdan los productores que sigue en vigor su sistema de control automático de los precios, que autoriza aumentos o recortes de medio millón si los precios medios del crudo Opep suben de los 28 dólares o bajan de los 22. En estos momentos, la última noticia que da el cártel sobre su precio medio lo sitúa en 25,3 dólares por barril con tendencia clara a la baja.

<

p> Ahora queda por ver qué decide la Opep en ese encuentro de Viena. Puede que se limiten a pedir a Arabia Saudí y Kuwait que reduzcan sus extracciones, aumentadas para tapar el hueco iraquí, o puede que la reducción afecte a los 11 miembros del cártel. Sea como sea, la bajada de precios se ralentiza.

En épocas de petróleo caro y escasez proliferan las ideas alternativas. En Barcelona, la estación de servicio Ubach, situada en el Paralelo, empezará a vender estos días biodiésel, un combustible alternativo que mezcla gasóleo con un 30 por ciento de aceites vegetales reutilizados. El objetivo es reducir el consumo de gasóleo y, al tiempo, limitar las emisiones contaminantes.

<

p> Este combustible cuesta lo mismo que el gasóleo normal y no hay diferencias en su rendimiento energético. La introducción de este combustible en Barcelona ha contado con el apoyo de la Generalitat de Cataluña, que ha financiado la investigación.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...