Nuevo Audi A3

La segunda generación de uno de los modelos de más éxito de Audi llega al mercado el mes próximo. Cinco motores –dos Diesel y tres gasolina-, dos sistemas de tracción, tres tipos de cambio y tres grados de equipamiento configuran una gama que, en términos de precio, oscilará entre los 21.820 y los 27.420 euros. La “joya de la corona”, un 3.2 quattro de 250 CV que no empezará a venderse en España hasta septiembre.
-
Nuevo Audi A3
Nuevo Audi A3

La gama del nuevo A3 se compone de 5 motores, dos Diesel y tres de gasolina, aunque el más potente de estos últimos –un 3.2 V6 de 250 CV- no estará disponible hasta septiembre y, de hecho, tampoco ha habido ninguna unidad en la presentación organizada por Audi en Cerdeña en la que sí tuvimos ocasión de conducir las restantes motorizaciones.

Estos propulsores se combinan, según las versiones, con cambios manuales de 5 ó 6 marchas y, opcionalmente, con cambio automático tiptronic de 6 marchas.

El único motor completamente nuevo es el 2.0 TDI de 140 CV, ya que el 3.2 ya existe en el TT y el 2.0 FSI está montado en A4, si bien sí es novedad su incorporación a este modelo; el 1.9 TDI (ahora en configuración de 105 CV en lugar de los anteriores 100) y el 1.6 de gasolina ya existían en la anterior gama A3.

Los niveles de equipamiento son los tres habituales de la marca: Attraction (el más básico), Ambition (deportivo) y Ambiente (más exclusivo).

<

p> Del 3.2 V6 quattro, el único que no hemos podido conducir, aunque Audi promete convocar una prueba dinámica en unos meses, se han adelantado algunos datos: tendrá 250 CV (como el del TT, mientras que, en el Golf, weste mismo motor desarrolla sólo 241CV) a 6.300 rpm, un par máximo de 320 Nm a 2.500 rpm. Según Audi, la mejora de 9 CV en la potencia máxima se basa en una sección de gases modificada, que, además, otorgará a este motor un sonido deportivo realzado. Con este propulsor, el A3 acelerará de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos.

“Direct Shift Gearbox” es el concepto expresado en las siglas DSG. Se trata de un cambio manual automatizado directamente heredado del mundo de la competición. Si a sus orígenes reales nos remontamos, una línea maestra aparecerá dibujando su evolución: Porsche lo aplica en sus coches de carreras; esas inquietudes son trasladadas al grupo VW de la mano de su anterior máximo dirigente, Ferdinand Piëch, procedente de Porsche; la primera manifestación en el grupo aparece en el Audi TT; ahora, en el nuevo A3, aunque sólo en sus dos motorizaciones más elevadas, el 2.0 TDI y el 3.2 quattro de gasolina, en ambos con 6 velocidades.
Su funcionamiento trata de recoger lo mejor de dos mundos: el de los cambios automáticos y el de los manuales. Los cambios automáticos son siempre más suaves, pero gestionan peor el rendimiento del motor y no son nada espontáneos; los manuales, de mejor rendimiento por su menor pérdida de energía, permiten una mayor espontaneidad en su uso, pero el conductor ha de elegir en cada ocasión entre realizar un cambio suave, pero más lento, o bien optar por cambiar rápidamente de marcha, a costa de la suavidad. Lo ideal: un cambio rápido, suave y que proporcione un rendimiento óptimo por su bajo consumo. Eso es exactamente lo que Audi propone con su DSG.

<

p> La base es un cambio manual de 6 marchas con tres árboles dotado de un embrague multidisco doble y con gestión electrohidráulica que puede mantener insertadas simultáneamente dos velocidades distintas.

<

p> Así funciona
El conductor circula con una marcha determinada –pongamos que en 2ª- y va acelerando. Al aproximarse así al siguiente punto de cambio, la electrónica preselecciona la siguiente marcha, la 3ª, y la mantiene embragada hasta que el conductor le da la orden de insertarla. Cuando esto sucede, el embrague de la marcha que sale –la 2ª, en nuestro ejemplo- la desaprisiona y cierra el segundo embrague sobre la que entra (la 3ª), quedando la nueva velocidad metida en un tiempo aproximado de 0,2 segundos (este cambio con el sistema de Ferrari, por ejemplo, tarda 0,15 segundos). El conductor puede manejar el DSG con la palanca selectora del cambio manual o utilizando las levas situadas en la parte posterior del volante.
Cuando está activada la modalidad de cambio automático, el conductor dispone del programa de cambio deportivo S (de “Sport”), que apura más las marchas, reduce antes a relaciones más cortas y utiliza tiempos de cambio más breves.

Galería relacionada

Audi A3

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...