La guerra no conllevará un aumento de la producción de crudo

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) ha decidido en la 124 conferencia celebrada ayer, 11 de marzo, en Viena no incrementar su producción de crudo. Esta situación se mantendrá a menos que los posibles ataques estadounidenses contra intereses iraquíes se radicalicen de tal forma que afecten de manera importante al mercado de crudo mundial.
-
La guerra no conllevará un aumento de la producción de crudo

Si Estados Unidos decide atacar Irak, los dos millones de barriles diarios que exporta el país árabe se eliminarían del mapa petrolero mundial. Sin embargo, el problema no es ése, ya que esa producción se podría cubrir con ligeros aumentos en otros países o con el actual margen de la organización, que, no obstante, no daría mucho de sí. El problema es que otro de los países más importantes de la Opep, Kuwait, ha amenazado con cerrar, por seguridad, alguno de sus pozos, con lo que la producción se vería afectada en otros 1,5 millones de barriles al día y la situación, de esta manera, podría ser más complicada.

Por ello, el presidente de turno de la Opep, Abdullhah bin Hamad Al Attiyah, ministro de Petróleo de Qatar, (en la imagen junto al secretario general de la organización, Álvaro Silva Calderón, sentado a su izquierda) ha anunciado que la cuota actual de producción de la organización se mantendrá durante los próximos meses y garantiza que, si en algún momento hay una escasez de crudo muy fuerte, se activarán los operativos necesarios para paliar la situación.

Una decisión de la Opep de aumentar la producción para evitar el posible desabastecimiento se podría tomar –pensaban los miembros de la organización- como un apoyo implícito a Estados Unidos. De ahí que hayan optado, ya que la mayoría de los países que la integran son árabes, por no incrementar la producción.

Según los acuerdos a los que han llegado los países miembros de la Opep en Viena (Argelia, Indonesia, Irak, Kuwait, Libia, Nigeria, Qtar, Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos y Venezuela), no es necesario el aumento de la producción, que se encuentra en la actualidad en 24,5 millones de barriles al día. Una frase del Ministro de Energía saudí, Alí al Naimí, resume la reunión en Viena y responde a quienes claman por bajadas en el precio del oro negro: “Si se eliminan los tambores de guerra, veremos cómo caen los precios a niveles más aceptables”.

De todas formas, según los analistas, la Opep no puede aumentar mucho más su producción. De hecho, la mayoría de estos países ya han llegado a su tope de extracción y tan sólo Venezuela, una vez resueltos sus problemas políticos internos, y Arabia Saudí podrían bombear más crudo.

Venezuela es, junto a Arabia Saudí, el único país que podría hacer frente a un incremento en su producción diaria de crudo. Tras la huelga que ha paralizado el país durante dos meses, el Ministro de Energía y Minas, Rafael Ramírez, ha comunicado a la Opep que están volviendo a la normalidad. Hoy en día se bombean en este país sudamericano 2,7 millones de barriles al día, de los cuales 1,4 millones se exportan. Ramírez confía en incrementar su producción hasta los 3,4 millones de barriles de crudo diarios, ya que ésta es la capacidad de la compañía estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA). Según el informe presentado a la Opep por el titular de Energía venezolano, las tres refinerías más importantes del país (El Palito, Puerto de la Cruz y Paranaguá) se encuentran ya produciendo entre un 60 y 100 por ciento de su capacidad. Este hecho significa que en unos diez días se suspenderán las actuales importaciones de combustible y comenzarán las exportaciones de crudo al exterior.

Para intentar controlar los precios y conseguir la estabilidad, la Opep también se ha reunido con los cinco países principales que producen crudo en el mundo y que no pertenecen a la organización (México, Omán, Egipto, Angola y Rusia).

Estados Unidos, principal país interesado en un ataque contra Irak, ya ha anunciado su intención de poner en el mercado sus reservas petrolíferas, pero no en el caso de que el precio del crudo se dispare de manera incontrolada. Sin embargo, las reservas estadounidenses (unos 600 millones de barriles que servirían para abastecer a este país durante algo menos de un mes) son deficitarias y esta decisión perjudicaría a EE.UU. tarde o temprano. El secretario de Estado de Energía estadounidense, Spencer Abraham, no quiere utilizar las reservas para manipular el precio del crudo.

La decisión de la Opep ha incidido en el mercado haciendo bajar muy ligeramente el precio del barril de crudo de Brent, el de referencia para el mercado europeo. Ahora el barril cuesta algo menos de 33 dólares, una cantidad bastante alejada de la horquilla de 22 a 28 dólares que la Opep considera como idónea.

La Opep se reunirá de manera extraordinaria el próximo 11 de junio en Doha (Qtar) y de manera ordinaria el 24 de septiembre en Viena.

Mientras, en nuestro país, las petroleras han previsto aumentar, de nuevo, el precio de los carburantes. En la actualidad, ya se han superado máximos históricos y, en algunas estaciones de servicio, el precio del litro de gasolina sin plomo de 98 octanos ya ha superado la barrera de un euro.

Las petroleras han declarado que día a día sus márgenes económicos se están reduciendo como fruto de la tensión internacional. Por ello, se prevé que un nuevo aumento de los precios de los carburantes sea inminente.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...