Los fabricantes de vehículos híbridos buscan cómo aumentar las ventas

Los altos costes, el desconocimiento sobre la tecnología que emplean y, en algunas ocasiones, cierta confusión sobre el significado del término, son las mayores barreras a la hora de decidirse por un vehículo híbrido frente a los de gasolina. Sin embargo, las diferentes marcas están buscando soluciones para elevar las ventas de este tipo de automóviles.
-
Los fabricantes de vehículos híbridos buscan cómo aumentar las ventas

Aunque el diseño de los vehículos híbridos tiene una buena aceptación, su alto precio es el factor que domina a la hora de realizar la compra, ya que, por el mismo importe, se puede optar a un automóvil mayor (aunque, eso sí, con un gasto de combustible más alto).

<

p> Las previsiones establecen que este tipo de coches protagonizará la próxima revolución en la industria de la automoción: su ahorro de carburante, además de repercutir beneficiosamente en la atmósfera (y en el bolsillo de su propietario), permite una menor dependencia energética, un factor especialmente valorado actualmente, dado el tenso panorama internacional.

Sin embargo, existe un cierto escepticismo sobre la viabilidad comercial de los vehículos híbridos. La mayoría de la gente sabe que son ecológicos y que su consumo es menor que el de un coche normal, pero no conocen su mecánica (de hecho, muchos conductores creen que son automóviles eléctricos) y esto es un impedimento a la hora de la venta: pocos están dispuestos a pagar más por un vehículo sobre el que apenas tienen información.

Teniendo en cuenta estos hechos, los fabricantes están esforzándose para que la tecnología empleada en estos automóviles (Toyota Prius, Honda Civic Hybrid, etc) se popularice y llene el nicho existente entre los coches de gasolina y los propulsados mediante célula de hidrógeno.

<

p> Así, Ford y General Motors han anunciado que algunos de sus modelos comenzarán a montar (opcionalmente) una mecánica híbrida –consistente en un motor eléctrico situado junto al de gasolina- a finales de 2003: es el caso de los GMC Sierra o Chevrolet Silverado, además del Escape (la marca del óvalo lanzará una versión híbrida de este todo terreno a finales de año).

Con estas acciones, las ventas podrían llegar hasta las 500.000 unidades anuales hacia mediados de la década, un objetivo muy ambicioso si se tiene en cuenta que hubo 36.000 matriculaciones el año pasado.

La manufactura de esta tecnología es más cara que la de una mecánica convencional y, lógicamente, esto queda reflejado en el precio final del modelo, que cuesta entre 1.800 y 6.400 euros más que un automóvil “normal”. Aunque el Gobierno estadounidense ofrece un descuento de 2.000 dólares (1.800 euros) a los propietarios de vehículos híbridos, esta subvención no compensa el gasto.

Lo mismo ocurre con el ahorro de combustible que tendrá lugar a lo largo de la vida útil del coche. Los híbridos gastan de un 10 a un 20 por ciento menos que los automóviles con mecánica de gasolina, pero un mantenimiento económico no equilibra el precio de estos modelos, según los analistas. Por desgracia, la única manera de rebajar los costes es vender más híbridos, pero no podrá haber una comercialización más amplia hasta que no se reduzca su precio: es la pescadilla que se muerde la cola.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

Vive un día único descubriendo Madrid a los mandos de los nuevos BMW C 400 X y C 400 ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...