La primera ''hidrogenera'', abierta al público en Washington

Mientras prepara una nueva guerra contra Irak -una de las mayores reservas petrolíferas del mundo-, EE.UU. avanza a pasos agigantados para (según las palabras de su propio presidente) "depender menos del crudo": GM y Shell han anunciado que en octubre su primera "hidrogenera" estará lista.
-
La primera ''hidrogenera'', abierta al público en Washington
La primera ''hidrogenera'', abierta al público en Washington

El crudo es una energía muy limitada y su mayor consumidor, EE.UU., no posee toda la que necesita. El hidrógeno podría ser la solución a sus problemas, pero -hasta ahora- su comercialización se veía muy lejana. Sin embargo, General Motors ha desarrollado junto a Shell, paradójicamente una petrolera, una gasolinera donde se podrá repostar: una "hidrogenera", coloquialmente hablando.

Instalada en Whasington, abrirá sus puertas en octubre, aunque, al principio, no tendrá muchos clientes: los seis coches de célula de combustible de GM en la zona. Sin embargo, supondrá todo un espaldarazo para esta nueva tecnología. "La gente, por primera vez, será capaz de ver lo que nos depara el futuro", ha asegurado Larry Burns, vicepresidente de GM para Inversión y Desarrollo.

La noticia ha saltado en la conferencia anual que desarrolla la National Hydrogen Associaton y no puede llegar en mejor momento: el barril de crudo se ha disparado por encima de los 37 dólares ante una posible guerra en Irak. EE.UU. quiere su independencia energética, por lo que su presidente, George Bush, ha anunciado que incluirá en los próximos presupuestos una partida de 1.200 millones de dólares (1.111 millones de euros) para el desarrollo de los vehículos de hidrógeno.

La fórmula es muy sencilla: el hidrógeno junto al oxígeno del aire provoca una corriente eléctrica que puede mover el vehículo, dejando sólo agua como residuo. Sin embargo, los fabricantes de automóviles intentan llevarla a la práctica desde hace 30 años (precisamente, cuando las economías occidentales vivían una crisis energética sin precedentes provocada por otro conflicto bélico: la guerra del Yon Kippur).

El oxígeno no plantea ningún problema; se toma de la atmósfera. Sin embargo, el hidrógeno no se encuentra en estado puro, sino mezclado con otros gases. Además, se trata de un elemento muy inestable y muy inflamable.

Su almacenamiento ya está casi resuelto: GM ha conseguido en su prototipo Hidrogen 3 -un coche animado por pila de combustible- embarcar hidrógeno comprimido a una presión de 700 bares, un 80 por ciento más de lo conseguido hasta ahora. Así, el coche puede tener una autonomía de 200 kilómetros.

Además del oxígeno y del hidrógeno, esta tecnología necesita otro ingrediente: dinero. Según datos de H2 Gen Innovations Inc. -constructor de "hidrogeneras"- generar un kilogramo de hidrógeno cuesta dos dólares, mientras que la misma cantidad de gasolina (si excluimos los impuestos) apenas vale 90 centavos.

GM se ha comprometido a que en 2010 los compradores ya puedan adquirir uno de estos coches, con la misma naturalidad el que compra un Diesel. "Serán los vehículos que conduzcan nuestros hijos", ha advertido incluso George Bush.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...