Nuevo Saab 9-3

La marca sueca quiere entrar a competir con las berlinas medias de prestigio con su nuevo modelo 9-3. Estará disponible a partir de septiembre con tres mecánicas de gasolina de 2 litros y potencias de 150 a 210 CV, y una Diesel de 125 CV.
-
Nuevo Saab 9-3

Mantiene el nombre, pero cambia de configuración. El nuevo modelo de la marca sueca poco tiene que ver con su antecesor, ya que la carrocería de tres o cinco puertas que conocíamos hasta ahora ha sido sustituida por una única de cuatro, que, según los responsables de la marca sueca, se encuentra preparada para enfrentarse a rivales de la talla del Audi A4, BMW Serie 3, Jaguar X-Type, Mercedes Clase C o Volvo S60.

Las formas cambian, pero el espíritu deportivo permanece en la nueva carrocería del 9-3, que mantiene la misma longitud de su antecesor, con un aumento de la batalla en 71 mm, y en las vías, de 74 y 63 mm, respectivamente. La altura total de la carrocería se ha reducido en 10 mm, lo que ha permitido rebajar el centro de gravedad del conjunto y, gracias a un nuevo diseño de la estructura, proporciona una rigidez torsional que dobla a la del modelo precedente.

Para su desarrollo se ha comenzado desde el puesto del conductor hacia fuera. Esto ha permitido una configuración del habitáculo muy ergonómica, en la que los mandos, controles, asientos e instrumentos se encuentran dispuestos de forma racional, desarrollada desde la perspectiva del conductor. Así, dispone de volante regulable en altura y profundidad, sistema “Night Panel”, que permite suprimir la iluminación de los instrumentos no imprescindibles durante la conducción nocturna, y pantalla multifunción situada en la parte alta del salpicadero para evitar distracciones innecesarias.

La seguridad pasiva es uno de los puntos fuertes del nuevo modelo. Incorpora cinturones de seguridad con pretensores, airbags frontales de doble etapa, laterales en los respaldos de los asientos y de ventana, además de una nueva generación de reposacabezas activos que reduce el tiempo de respuesta en su actuación.

En el capítulo de la seguridad activa también hay importantes novedades, pues de serie toda la gama incluye ABS, sistema de control de tracción, dispositivo de frenada de emergencia, control de frenada en curva y, como opción, programa electrónico de estabilidad ESP con tarado específico.

La intención propuesta por parte de los ingenieros de la marca para el nuevo modelo era proporcionar una facilidad de conducción y una agilidad acorde con las prestaciones de los motores turboalimentados, por lo que se recurrió a sistemas de suspensión independientes en los dos ejes, el delantero de tipo McPherson y el trasero multibrazo con barras estabilizadoras muy ligeras. Una de las características más destacables del eje trasero es su efecto direccional, que ayuda a inscribir el coche en las curvas con mayor facilidad, permitiendo una trayectoria más precisa y mejor comportamiento dinámico.

Por su parte, la dirección ha sido montada en posición baja, en la parte trasera del subchasis. Con algo menos de tres vueltas de volante, es la dirección más rápida y directa que se ha instalado en un Saab.

En cuanto a los motores, Saab ha previsto la incorporación de tres opciones de gasolina, todas ellas de la misma cilindrada y turboalimentadas, pero con potencias de 150, 175 y 210 CV, respectivamente, además de un TiD turbodiésel de 2,2 litros y 125 CV de potencia. Esta última ya era conocida en la anterior gama, aunque ahora ha recibido algunas modificaciones internas para mejorar su refrigeración, lubricación e inyección, de forma que ofrezca un funcionamiento mejor y más silencioso.

Respecto a los de gasolina, están basados en la anterior serie L850, pero han recibido importantes modificaciones que permiten mejorar el rendimiento. Para empezar, son más ligeros, están construidos en aluminio y son más compactos. Su bloque es “cuadrado”, con diámetro y carrera de 86 mm, disponen de culata con cuatro válvulas por cilindro y diferentes turbocompresores y presiones de sobrealimentación, en función de cada versión mecánica. Como novedad se incluyen cajas de cambio manuales de cinco o seis relaciones y una automática Sentronic, que puede funcionar de forma secuencial con mandos en el volante.

Las denominaciones elegidas son: 1.8t para la variante de 150 CV; 2.0t para la de 175 CV y 2.0T para la más potente, de 210 CV. Esta última, reservada exclusivamente para el Aero. En cuanto a la terminación, hay tres niveles de acabado, denominados Linear, Arc y Vector, con diferentes tapizados y equipamiento.

Los precios comienzan a partir de 26.300 euros (4.375.000 pesetas) de las versiones 1.8t y 2.2 TID Linear hasta los 32.100 euros (5.340.000 pesetas) del 2.0t Vector. Todavía falta por confirmar el precio del 2.0T Aero.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...