La grúa de Barcelona multa ''a distancia''

Desde hace tres semanas, la Guardia Urbana de Barcelona ha estado ensayando un nuevo método de funcionamiento de la grúa municipal: gracias a una cámara digital y al envío de imágenes por satélite, la retirada de los vehículos mal estacionados se realiza en un tiempo récord. Tras el éxito cosechado por la experiencia, el sistema ya ha comenzado su implantación regular.
Autopista -
La grúa de Barcelona multa ''a distancia''

A partir de ahora, los conductores de la grúa municipal de Barcelona llevarán consigo una cámara digital de última generación, conectada a un teléfono capaz de enviar imágenes por satélite a las oficinas de disciplina viaria, situadas en la Zona Franca. Allí, un agente examinará la fotografía y, tras comprobar que el vehículo que aparece en pantalla está mal estacionado, pulsará una tecla para autorizar su retirada.

Este sistema, casi propio de cualquier película de James Bond, es el que ha estado ensayando, a lo largo de tres semanas, la Guardia Urbana de la Ciudad Condal. La empresa que gestiona la grúa –Barcelona de Servicios Municipales, BMS- ha adquirido 50 cámaras digitales y ha sustituido el objetivo original por un gran angular: el vehículo infractor, su matrícula y su situación en la calle son captados con perfecta nitidez. Si, por alguna razón, la imagen no permite ver claramente si la irregularidad existe o no, el agente, al recibir la fotografía en su ordenador, puede pedir una nueva toma.

La Ley de Seguridad Vial que entró en vigor en enero de 2002 puso fin a un vacío jurídico que, hasta entonces, había complicado a la policía de tráfico el uso de dispositivos tecnológicos para la realización de sus funciones. El artículo 77 de la norma establece que “la notificación de la denuncia podrá realizarse en un momento posterior, cuando la autoridad haya tenido conocimiento de los hechos a través de medios de captación y reproducción de imágenes”, por lo que la presencia del agente en el lugar de la infracción ya no es necesaria.

De momento, el nuevo sistema sólo se aplicará a las llamadas (unas 50.000 anuales) que los ciudadanos realicen al 092 para denunciar que un vehículo obstruye un vado o que su coche ha quedado atrapado por otro en doble fila. La centralita enviará a la grúa más cercana al escenario de la llamada y el automóvil sólo tardará de 12 a 20 minutos en ser retirado. Esto significa una reducción significativa del tiempo de espera, pues, con el método tradicional, el denunciante tenía que esperar a que un agente se desplazara hasta el lugar de los hechos, impusiera una sanción y, después, llamara a la grúa, con lo que el infractor llegaba a tiempo de “rescatar” su coche en más del 80 por ciento de los casos.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...