Las reservas de petróleo se preparan para la guerra

Ante la inminencia de la guerra contra Irak, los gestores de reservas petrolíferas en los países industrializados han empezado a prepararse. La situación se complica por momentos y posiblemente sea necesario abrir las reservas para estabilizar los mercados.
-
Las reservas de petróleo se preparan para la guerra
Las reservas de petróleo se preparan para la guerra

El precio del petróleo lleva una marcha imparable. Sube con firmeza y arrastra con él a las tarifas que se pagan por los combustibles en todo el mundo, especialmente en los países occidentales, como España.

<

p> Ayer, la bolsa de Nueva York cerró con el petróleo a 35,77 dólares por barril, un nivel que no se alcanzaba desde finales de 2000, cuando estalló en Oriente Próximo la actual crisis entre árabes e israelíes. En Londres, el barril de referencia para Europa también subió ligeramente y se situó en 32,25 dólares

<

p>

Los intermediarios siguen presionando los precios al socaire de la posible guerra y, de momento, no se ven soluciones a corto plazo. Juan Iranzo, director general del Instituto de Estudios Económicos (IEE), explicó ayer en una conferencia que el barril se situará sobre los 40 dólares si estalla la guerra. Iranzo citó también fuentes que colocan el listón entre los 80 y los 100 dólares, un escenario catastrófico para las economías occidentales.
El experto español considera que la economía de nuestro país crecerá un 2,6 por ciento en 2003 si el precio medio del barril no pasa de los 25 dólares. Si lo hace, habrá que restar dos décimas al crecimiento por cada cinco dólares que pasen de esa media.

<

p> Iranzo también tuvo palabras de tranquilidad para después de la guerra: el precio bajará inmediatamente 20 dólares apenas Estados Unidos se haga con Irak.

Hay quien acusa de la subida del precio a los intermediarios, pero lo cierto es que no son los únicos culpables. La Agencia Internacional de la Energía, el organismo que se encarga de controlar las reservas mundiales de petróleo y la evolución de los precios, alerta de que falta crudo en el mercado.

<

p> La Agencia ha reelaborado sus previsiones de demanda para 2003 y las ha corregido al alza. En lugar de consumirse los 77,93 millones de barriles diarios que habían calculado, la demanda se situará en 78,10 millones, lo que supone una diferencia de 80.000 barriles diarios.

El aumento del consumo en los países de la OCDE, sobre todo en China, es el causante de este incremento en las necesidades del mercado.

<

p> Lo peor es que los productores de crudo no consiguen cubrir esa demanda. En estos momentos, la producción mundial diaria es de 77,58 millones de barriles diarios, con lo que no se satisface la demanda. La consecuencia lógica es la subida de los precios.
Desde la AIE se evalúa la situación como muy complicada. En Estados Unidos, las reservas de crudo han caído a su nivel más bajo desde 1975 y las refinerías empiezan a tener problemas de suministro. El momento es tan grave que muchas voces ya piden la apertura de las reservas estratégicas, cifradas en unos 600 millones de barriles. La puesta en circulación de este petróleo permitiría tranquilizar los mercados. Sin embargo, el Gobierno estadounidense se niega y dice que sólo se abrirán si la seguridad nacional está en peligro.

Estados Unidos lo está pasando mal porque compra el petróleo muy caro y eso afecta directamente a su recuperación económica. Además, Venezuela, que le sirve gran parte del crudo, todavía no ha recuperado los niveles de producción anteriores a la huelga general.

<

p> La cercanía de la guerra añade otro factor preocupante: Irak baja paulatinamente sus exportaciones. Teniendo en cuenta que es el país del mundo con las segundas mayores reservas probadas, su salida del mercado aterroriza a los países compradores, porque subirá muchísimo más los precios.
Claro que siempre hay quien saca beneficio de todo esto: para Hugo Chávez, presidente de Venezuela, un barril a 30 dólares es un precio justo.

Que el petróleo está detrás de la nueva ofensiva contra Irak no se le escapa a nadie y sólo los analistas adictos a la Casa Blanca lo niegan. Irak tiene unas reservas de crudo que se acercan al cuarto de billón de barriles de petróleo, las segundas más grandes del mundo. Pero, además, extraer un barril de crudo en Irak es entre 5 y 10 veces más barato que hacerlo en otro lugar del mundo y, para rematar, el crudo iraquí es ligero y de excelente calidad.

<

p> Como es sabido, desde 1991 Irak no vende su petróleo por dinero, sino que lo cambia por alimentos y medicinas a través de un programa controlado por la ONU, una especie de embargo limitado.

<

p> Tras la última Guerra del Golfo, el Gobierno de Bagdad inició un plan para modernizar y ampliar sus extracciones. Para hacerlo, se abrió a la inversión extranjera, pues necesitaba capital y tecnología. En un principio, las grandes petroleras estadounidenses acudieron a Irak para hacerse con negocios en sus campos petrolíferos. Sin embargo, tras un primer acercamiento, Irak se volvió hacia otros socios: Francia, China y Rusia. A través de acuerdos con estos tres países, empresas francesas, chinas y rusas se hicieron con concesiones conjuntas para explotar parte del petróleo de Irak. Como el petróleo está embargado por la ONU, no se ha avanzado mucho y no hay inversiones reales, pero los contratos siguen en vigor y se renuevan periódicamente a la espera de que la ONU permita que ese crudo se venda en dólares.

<

p> Curiosamente, Francia, Rusia y China son los tres miembros del Consejo de Seguridad de la ONU que se oponen a la guerra. Sus empresas tienen intereses en Irak y quieren defenderlos frente a los intereses de las petroleras estadounidenses. Éstas se muerden los puños viendo cómo esas inmensas bolsas de petróleo rehuyen sus barrenas.

<

p> La Casa Blanca ya se ha percatado de que éste es uno de los principales escollos para que la ONU autorice el ataque a Irak, con lo que ha empezado a tranquilizar a Francia, Rusia y China diciéndoles que conservarán sus concesiones cuando se cambie el gobierno en Bagdad.

<

p> Para Estados Unidos es muy importante controlar este petróleo, pues le garantizaría un suministro barato y estable. Además, introduciría un gobierno títere que defendería sus intereses ante la belicosa Opep dominada por Hugo Chávez. Por último, sería una garantía de tranquilidad ante una posible revuelta islámica en Arabia Saudí, su gran socio en la zona de Oriente Medio. Si el petróleo saudí deja de fluir, el iraquí puede suplirle.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...