Seat cerró 2002 en positivo

“Habrá números negros y las ganancias serán dignas de ver”. Con este mensaje alentador, Andreas Schleef, presidente de Seat, ha empezado a preparar el terreno para la presentación de resultados oficiales de 2002, que se producirá el 20 de febrero. De momento ya se sabe que la compañía gana dinero.
-
Seat cerró 2002 en positivo
Seat cerró 2002 en positivo

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

Seat sufrió en 2002 una contracción del seis por ciento en sus ventas, con 460.000 coches vendidos. Pese a esta circunstancia negativa, los resultados provisionales correspondientes al año pasado ya son buenos y, desde luego, habrá beneficios.

<

p> Para Schleef (en la foto), la bajada en las matriculaciones se debe a lo mucho que tardó el nuevo Seat Ibiza en alcanzar la plena producción, algo que no se produjo hasta mediados de 2002.

<

p> En palabras del presidente, 2003 será un año complicado debido a la incierta situación económica, pero confía en que mejore el panorama en la segunda mitad del año y que la facturación se mantenga, al menos, al nivel de 2002.
El dato menos agradable es el rendimiento sobre capital, que está todavía muy lejos de ser el nueve por ciento proyectado, algo que se achaca al bajo margen de beneficios que dejan los coches pequeños, la categoría en la que más vende la casa española.

<

p> Con todo, el futuro de Seat parece prometedor dentro del grupo Volkswagen. En estos momentos, la Dirección de la compañía estudia en qué planta se fabricará el Tango, el espectacular roadster que Seat presentó hace un año y que entrará en producción en 2005.
Schleef no ha querido desvelar cuál será la planta agraciada con este modelo. Sin embargo, sí ha hablado del otro prototipo que Seat tiene en cartera, el Salsa, un deportivo cuya materialización está ahora muy en entredicho.

<

p> De lo que sí habló Schleef fue de la colaboración entre Audi y Seat como marcas deportivas del grupo VAG. Según los planes que barajan, Audi se encargará del desarrollo de motores, mientras que Seat aportará creatividad a las carrocerías de los coches de Ingolstadt. Desde luego, la fusión de las dos marcas está descartada a todos los niveles: productivo y comercial.

<

p>

Por otra parte, el concesionario Prades de Mataró (Barcelona), ha sido el encargado de vender la unidad un millón del Ibiza, un récord que Seat quiere reseñar. Se trataba de un Ibiza de color negro dotado de motor 1.9 TDi de 130 CV, la versión Diesel más potente del modelo.

<

p> Desde que empezó a fabricarse, allá por 1984, el Ibiza se ha convertido en el modelo más vendido de Seat en toda su historia, rebasando los hitos del 600, el 850 y otros coches de grandes ventas.

<

p> El Ibiza, que estrenó en 2001 su tercera generación, es un coche de gran aceptación ente el público. Como prueba, las 64.000 unidades que se vendieron en 2002, el primer año de comercialización de esta tercera edición.
La importancia de este coche para Seat es tan grande que su rendimiento influye especialmente en la cuenta de resultados. Su valor social quedó también demostrado con las protestas que se generaron hace unos meses, cuando se anunció el traslado de parte de su producción a Eslovaquia. La reacción fue tal que hasta el Gobierno tomó cartas en el asunto.

<

p> Recientemente, el Ibiza ha sido galardonado con el premio “What car? Car of the year 2003”, concedido por la revista inglesa What car?.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...