Ford Fiesta Coupé

La gama Fiesta recibe en estos días a un nuevo integrante, el Fiesta Coupé. Esta denominación, un tanto audaz, sirve para describir al Fiesta de tres puertas, un coche en el que Ford hace una indudable apuesta por el diseño. Es un vehículo muy interesante, dotado de una imagen atractiva y moderna y, lo que es mejor, con una gran carga tecnológica, sobre todo en lo que atañe a la seguridad.
Autopista -
Ford Fiesta Coupé
Ford Fiesta Coupé

Los Fiesta Coupé se ponen a la venta en dos niveles de acabado, Ambiente y Trend, que se pueden combinar con cuatro motores, el 1.3 de 70 CV, el 1.4 de 80 CV y el 1.6 de 100 CV en gasolina; y el 1.4 TDCI de 68 CV en Diesel. El pequeño 1.3 de 8 válvulas sólo está disponible con el acabado Ambiente, el más bajo, que también se puede conjugar con el TDCI. Los 1.4 y 1.6 (ambos de gasolina y 16 válvulas) sólo llevan el acabado Trend.

Como se puede ver, ninguno de los motores es nuevo, antes al contrario, todos son viejos conocidos. Durante la breve toma de contacto que organizó Ford para la prensa, pudimos conducir el 1.4 de gasolina y el 1.4 TDCI por las reviradas carreteras del interior de Cádiz.
El propulsor de gasolina demostró una vez más su carácter aguerrido, estirándose con alegría y empujando sin pereza. El turbodiésel, que, como se sabe, es compartido con Peugeot, Citroën y Mazda, tampoco nos sorprendió. Vuelve a mostrarse más bien tranquilote, algo falto de fuerza y no demasiado rápido. A cambio, su consumo (4,4 de media a los 100) es ínfimo. En ambos casos nos ha parecido que el coche es más ruidoso de lo que sería deseable. Los motores hacen bastante ruido que, además, se mezcla con sonidos aerodinámicos.

Las diferentes combinaciones de precios y equipamientos son estas:

<

p> Acabados ------------ Motor ---------- Precio
Ambiente ---------------- 1.3 ------------ 10.970 euros
Ambiente ---------------- 1.4 TDCI ------ 12.110 euros
Trend ------------------- 1.4 80CV ------ 11.460 euros
Trend ------------------- 1.4 TDCI ------ 12.360 euros

Trend 1.6 100 CV 12.230 euros

<

p> El acabado básico es el Ambiente, que lleva de serie doble airbag delantero inteligente, ABS con EBD, cierre centralizado, cierre de seguridad para niños en las puertas traseras, elevalunas eléctricos delanteros, retrovisores ajustables desde el interior, columna de dirección ajustable en altura, volante de cuero, inmovilizador electrónico y asientos delanteros abatibles de fácil acceso. Sobre esto, el Trend añade cierre centralizado con mando a distancia, paragolpes en el color de la carrocería, antinieblas delanteros, aluminio en la palanca de cambios y luces de cortesía con retardo de apagado. En combinación con el motor 1.6 se montan también llantas de aleación de 15 pulgadas y radio cassette con mandos en el volante.

Con el TDCI, que lleva common rail de segunda generación, y también con el 1.4 de 80 CV se ofrecerá en un futuro la opción desmontar la caja de cambios Durashift EST, una transmisión que admite el funcionamiento secuencial y también el manejo automatizado. Este elemento ya está disponible en los cinco puertas. Ford subraya que son los únicos que introducen este tipo de cambio en un coche Diesel del segmento B. Por su parte, las cajas manuales ofrecen un funcionamiento muy correcto, con gran precisión y suavidad.

Se monte el motor que se monte, lo que no se puede negar es que este Fiesta tiene un comportamiento muy divertido. Vivaracho y ágil, se mueve por las curvas con total desparpajo. No es precisamente un deportivo extremo, pero sí permite pasar un buen rato atacando todo tipo de giro. Las unidades que probamos en el contacto llevaban llantas de 16 pulgadas y neumáticos de perfil muy bajo (195/45 R16) y con este calzado el trabajo dinámico es muy apreciable, pues el límite de adherencia sube y el coche puede moverse con más viveza. La suspensión resulta un poco blanda, y esto es lo único que lastra el dinamismo del Fiesta, pues nos resta algo de aplomo. La dirección, rápida y precisa, ayuda mucho en este comportamiento de corte deportivo.

A la hora de marcar las diferencias con su competencia, los responsables de Ford han puesto el acento en la seguridad. El pequeño Fiesta Coupé es una caja fuerte con ruedas y va completamente blindado y protegido por una maraña de medidas de seguridad. Destaca la presencia del ISP, o Sistema de Protección Inteligente, que utiliza una red de sensores para detectar y evaluar los impactos que pueda sufrir el vehículo. El sistema calcula la violencia del choque y, en función de ella, activa unas u otras contramedidas. Así, entran en funcionamiento los airbags delanteros y laterales, los primeros de ellos con apertura en dos etapas.

<

p> El coche cuenta con ABS y repartidor electrónico de la fuerza de frenada como conjunto de serie para toda la gama, lo cual es una interesante aportación al segmento. Además, como opción en los 1.6 y 1.4 TDCI se puede montar lo que Ford denomina IVD, una combinación de control de estabilidad, sistema de control de tracción y asistencia a la frenada de emergencia. Instalar este triunvirato de componentes electrónicos cuesta un total de 580 euros.

<

p>Los cinturones también llevan su componente tecnológico, con pretensores y limitadores de esfuerzo.

<

p>La propia estructura del coche se ha pensado para defender al ocupante, con muchas zonas deformables, columna de dirección plegable, pedal de freno colapsable y barras laterales de refuerzo.

Galería relacionada

Ford Fiesta Coupé

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...