El petróleo no obedece a la Opep y vuelve a subir

Ayer fue el primer día hábil después de que la Opep aprobase un aumento de producción de 1,5 millones de barriles diarios a partir del 1 de febrero. El anuncio de esta medida debería haber sido un bálsamo para el enloquecido mercado petrolífero, sin embargo, las bolsas parecen vivir al margen de estos mensajes y continúan con su escalada particular.
-
El petróleo no obedece a la Opep y vuelve a subir
El petróleo no obedece a la Opep y vuelve a subir

El barril de crudo ligero de Texas, la referencia para Estados Unidos, dio ayer un nuevo salto hacia arriba y se colocó en 32,26 dólares por unidad, 0,58 dólares más caro que a la hora de abrir la sesión bursátil. En Londres, el brent, la guía para Europa, se encareció en 0,65 dólares, llegando así a los 29,38 por barril. Por si todo esto fuera poco, el precio Opep , la media de los siete crudos principales que extrae el cártel, completó la semana pasada con una media de 29,38 dólares, muy por encima de los 28 dólares que fija como tope el mecanismo de control de la organización.

Los números no mienten: pese a la voluntad de la Opep en contener los precios, éstos se empeñan en subir animados por la inminencia de un ataque militar contra Irak.

<

p> La Opep ha decidido aumentar sus extracciones hasta los 24,5 millones de barriles diarios, 1,5 millones más cada día, para suplir la ausencia del petróleo venezolano, bloqueado por la huelga general que vive el país caribeño. Los ministros de la Opep confían en que este aumento sirva para que los precios se calmen, después de haber subido un 45 por ciento en un año. De momento, sus esperanzas no se confirman.

Los analistas localizan varias causas para explicar este indómito comportamiento de los mercados. Además de la huelga en Venezuela, hay varios fenómenos que condicionan la situación. Por un lado, la “prima de guerra” mantiene su dominio sobre los nervios de los operadores. Todo el mundo da por hecho que Irak va a ser atacado por Estados Unidos y sus aliados y que, por tanto, sus dos millones de barriles diarios dejarán de circular por un largo tiempo. Este miedo provoca que los intermediarios acumulen petróleo y fuercen una constante subida de las tarifas. Por otro lado, en Estados Unidos se espera una ola de frío para las próximas semanas, con lo que aumentará la demanda de gasóleo para calefacciones. Para que no falte de nada, se ha averiado una refinería en el estado de Luisiana y su parálisis complica el suministro de gasolina en buena parte del país.
En Europa, problemas técnicos en dos plataformas del Mar del Norte también hacen que mengüen las existencias de crudo.

En resumen, por unos factores o por otros, el mercado no se cree que el aumento de producción de la Opep sea suficiente para tranquilizar la marejada. Como el aumento entra en vigor el 1 de enero, quedan dos semanas para ver si los intermediarios se tragan el calmante o no. Si a partir de esa fecha el problema persiste, habrá que pensar ya en una crisis muy grave.

Con miedo a que esa crisis llegue, los gobiernos industrializados de Occidente han saludado con alegría la medida anunciada este fin de semana por las naciones petroleras.

La portavocía de este mundo industrializado ha sido asumida por el presidente estadounidense, George Bush, quien expresó su satisfacción por la iniciativa de la Opep. “Es un paso positivo”, explica Bush, “que aumentará el suministro mundial de energía y apoyará el crecimiento económico”.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...