Europa quiere vigilar más las ayudas eslovacas al sector del automóvil

El enfrentamiento entre España y Eslovaquia por las ayudas que este último país concede a las empresas automovilísticas que se asientan en él ha dejado huella en la política de la Unión Europea. La Comisión, su gobierno ejecutivo, ha propuesto reforzar la vigilancia sobre este tipo de subvenciones, especialmente en el caso de Eslovaquia, país que negocia su adhesión a la Unión.
-
Europa quiere vigilar más las ayudas eslovacas al sector del automóvil
Europa quiere vigilar más las ayudas eslovacas al sector del automóvil

España protesta porque en Eslovaquia existe una rebaja fiscal del 30 por ciento para aquellas compañías del mundo del automóvil que se instalen en su territorio. Una de las que se aprovechan de esta ventaja es Volkswagen que, además, se ha llevado a Bratislava parte de la producción del Seat Ibiza que se realizaba en Barcelona.

<

p> En represalia por este movimiento, el Gobierno español ha decidido presionar a Volkswagen en la propia Eslovaquia, obligando a la Unión Europea a examinar de cerca la citada reducción fiscal.
El momento es clave, porque Eslovaquia negocia su adhesión a la Unión, con lo que tendrá que adaptarse a las restrictivas y casi inexistentes políticas de subvención europeas. De hecho, la filosofía de la Unión prácticamente abomina de las ayudas estatales a la empresa privada.

<

p> Agarrados a este convencimiento, los responsables españoles en la Comisión han obligado a sus colegas a detener las negociaciones y pedir explicaciones a Bratislava sobre sus apoyos a las automovilísticas. España, según informa la Agencia EFE, reclama una reducción gradual, en cantidad y duración, de esas ayudas. En medio de mucha tensión, la Comisión, España y Eslovaquia se han dado 48 horas para buscar una solución y desbloquear el atasco en que se encuentran.

<

p> Bajo la presión española, la Comisión quiere que Eslovaquia "transforme su actual régimen fiscal, extremadamente favorable para Volkswagen, hacia otro que sea conforme a las normas de ayuda de Estado para las zonas de menor desarrollo", ha explicado un portavoz comunitario.

<

p> La misma fuente ha señalad que la Comisión no ha propuesto nunca la autorización de exenciones fiscales a Eslovaquia del 30 por ciento para las nuevas inversiones de gran volumen. Sin embargo, sí ha recordado que, para zonas de objetivo 1 (como será Eslovaquia cuando se incorpore a la UE), están permitidas las rebajas fiscales del 30 por ciento al sector del automóvil siempre que se apliquen a la inversión inicial.
En principio, el objetivo de España sería que Eslovaquia redujese sus ayudas a esos límites: inversión inicia en zonas en desarrollo (objetivo 1). Bastante lejos de las exenciones permanentes que aplican los eslovacos en todo su territorio.

<

p> Si en Bratislava aceptan reducir su plan de apoyo a la industria, su proceso de adhesión volvería a ganar velocidad. Esto supondría que Volkswagen, por utilizar el ejemplo más claro, tendría que pagar un 30 por ciento más de impuestos en Eslovaquia. En teoría, de acuerdo con la doctrina clásica de expansión industrial, el país del este de Europa empezaría entonces a convertirse en un país semiperiférico (más caro, con mejor nivel de vida) y la gran industria empezaría a plantearse su traslado a otra nación periférica, donde los costes industriales sean más bajos.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...