Los observadores, convencidos: subirán las gasolinas

Casi todos los expertos están de acuerdo: las gasolinas subirán notablemente sus precios a corto plazo. Ésta es la consecuencia lógica del formidable encarecimiento que ha vivido el petróleo en las últimas dos semanas, con una subida del ocho por ciento. Las últimas declaraciones del Gobierno estadounidense no contribuyen a calmar este nerviosismo general.
-
Los observadores, convencidos: subirán las gasolinas
Los observadores, convencidos: subirán las gasolinas

Ayer la bolsa de Nueva York vivió una jornada de tensión que dejó el precio del petróleo Texas (referencia estadounidense) en 29,28 dólares por barril, el precio más alto desde la crisis mundial del 11 de septiembre de 2001, cuando el barril rompió el techo de los 30 dólares por última vez. Los atribulados intermediarios norteamericanos vieron cómo el barril se encarecía en 2,65 dólares, un 2,3 por ciento.
Este día negro tiene una explicación clara. El mercado está convencido de que Estados Unidos atacará Irak en breve. Las declaraciones de su Gobierno diciendo que no necesita autorización del Congreso para atacar Irak y derrocar al régimen de Sadam Hussein no son especialmente esperanzadoras.
Esta noticia deja claras las intenciones de Bush, que está dispuesto a desalojar cuanto antes a Sadam de sus palacios en Bagdad. Para reforzar esta doctrina, el vicepresidente Cheney se ha dedicado en los últimos días a difundir las ventajas de esta operación militar. Creen los estrategas de la Casa Blanca que la eliminación de Hussein permitirá el crecimiento de la economía iraquí y una mayor tranquilidad en la región de Oriente Medio, la mayor zona de producción de petróleo del mundo.

<

p> Así, con los tambores de guerra ya a medio ritmo, los mercados se han dedicada estos días a acaparar petróleo por lo que pueda pasar. Consecuencia de la demanda es esta subida de precios, que en las dos últimas semanas supone un aumento del 8 por ciento, un 48 por ciento desde enero.
El petróleo de la Opep, la organización de los países exportadores, también ha subido notablemente. Durante la última semana, la cesta de precios del cártel (una media de siete tipos de crudo) se encareció un 4,4 por ciento y superó los 26,8 dólares, un precio realmente alto para un petróleo Untitled Document

"obligado" a estar entre los 22 y los 28 dólares por barril.

<

p> Llamada de atención
Las economías occidentales asisten con preocupación a esta escalada de los precios y saben que la consecuencia lógica es un incremento de las tarifas de los carburantes.

<

p> Para mitigar en lo posible este efecto, han pedido ya a la Opep que ponga a la venta más petróleo diario. La organización exporta 21 millones de barriles diarios, el montante más bajo desde hace una década y, aunque sus miembros incumplen las cuotas de venta y bombean más, la producción sigue siendo baja.

<

p> La Opep estableció estas cuotas mínimas en enero y, desde entonces, con el apoyo de Rusia, México y Noruega, ha logrado mantenerlas y forzar este continuo alza de precios. El río de dinero que genera el petróleo caro está ayudando a sanear las economías de los países petroleros, con lo que todos se muestran reacios a vender más petróleo, pues saben que abrir el grifo significa que bajen los precios.

<

p> Los analistas esperaban que este frente unido de la Opep se resquebrajase con la separación de Venezuela, el país ideólogo de la estrategia. El Gobierno de Chávez decidió hace unas semanas apartarse de la disciplina de cuotas y aumentar su producción, pero, el pasado viernes, cambió de opinión y volvió a respaldar las restricciones, con lo que se evapora cualquier posibilidad de que aumenten las exportaciones.

<

p> Así las cosas, con poco petróleo en circulación y todos los especuladores acaparando barriles, las reservas de las petroleras bajan, sus compras se encarecen y, lógicamente, su producto final, los combustibles refinados, tendrán que subir de precio.

<

p> Gasolina española al límite
En España, los efectos de esta crisis ya se notan. Los precios de las gasolinas y los gasóleos llevan varias semanas de subida contenida. La sin plomo se vende ya a un precio que ronda los 0,84 euros una subida de 10 céntimos desde enero. La de 98 octanos cuesta más de 0,9 euros, mientras que el gasóleo se vende a algo más de 0,7 euros.

<

p> Hace un año, la gasolina era un dos por ciento más barata, mientras que el gasóleo era otro dos por ciento más caro, por lo que es posible que sea este carburante el primero en acusar la subida de precios.
Lo peor es que en los mercados mayoristas la tonelada de gasolina sin plomo ha subido un 15 por ciento en lo que va de año, mientras que el gasóleo es un 38 por ciento más caro que hace 12 meses.

<

p> Con este panorama, está claro que las gasolinas subirán en España a corto plazo, con lo que los consumidores tendrán que enfrentarse a esta subida cuando vuelvan de vacaciones.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...