Citroën C5 Break

Después del C5 Berlina, le toca el turno al más familiar, el Break. De esta versión, que se pone a la venta este mismo mes, habrá varios modelos diferentes, repartidos entre el 2.0 I 16V de 138 CV, hasta el HDi 16V de 136 CV. Los precios oscilan entre 3.727.000 y 5.180.000 ptas. Como elemento diferenciador entre otros automóviles de su estilo está un maletero muy amplio y un botón que hace bajar la altura de éste para facilitar la carga, además del control de estabilidad que luego se hará extensible a todos los modelos del C5 como opción.
Autopista -
Citroën C5 Break
Citroën C5 Break

Hay otros aspectos muy funcionales para un vehículo de estas características que también nos han gustado bastante, sobre todo porque cubren necesidades que se dan en la práctica, que es de lo que se trata. Por ejemplo, la alfombrilla trasera es reversible y puede usarse como la típica alfombrilla de moqueta o, dándole la vuelta, hacerla de plástico para que sea más resistente, duradera y fácil de limpiar. También se le puede poner una red para seguridad de lo que se lleve cargado justo detrás de los asientos traseros o justo detrás de los delanteros, mediante unos anclajes en el techo. El asiento trasero tiene el típico hueco para llevar objetos largos y es practicable en 1/3-2/3, pero la pequeña bandeja y el toldo enrollable para cubrir el maletero van anclados a la parte de 2/3 del asiento trasero, lo que impide poder abatirlo de esta parte sin que el tercio restante no lo esté también. Es decir, sólo puede abatirse el primer tercio o todo el respaldo entero. Además, el piso de carga con los asientos abatatidos no queda totalmente plano en esta área (incluso ni desmontando las banquetas).

El C5 Break es un coche amplio por dentro, especialmente en altura para la cabeza. No sólo se siente amplio, sino que está bastante bien logrado por dentro. A los 4,756 m de longitud hay que sumarles una altura de 1,512 y una anchura máxima exterior de 1,770. Por dentro, y siempre según medidas oficiales, delante todo esto se traduce en 1,538 m de anchura a la altura de los hombros; 1,520 en los asientos traseros; y 1,126 en el maletero –metro en mano, estas medidas han quedado prácticamente corroboradas-. Pero, más que estos centímetros, es importante que el túnel que divide los asientos traseros por la mitad del piso no se ha eliminado como se anuncia, aunque sí se ha rebajado bastante en altura. Esto favorece el espacio y, sobre todo, la movilidad de los pies y de las piernas, concibiéndose un espacio más aprovechable y menos tortuoso si se ocupa la tercera plaza, como ocurre en cualquier automóvil.

Lo cierto es que, para personas altas, delante hay suficiente altura a la cabeza y buen espacio para mover los brazos sin tocar demasiado con la puerta. Sólo la inclinación del parabrisas hace que el montante derecho reste algo de visibilidad en curvas a izquierdas o que éste quede un poco cerca de la cabeza, aunque nada alarmante. Detrás, las cosas son parecidas. Se disfruta de un buen espacio en general, incluido el compartimento de carga, que es plano y de formas bastante rectas, con un par de huecos para dejar cosas suficientemente bien tapados, aunque no muy grandes (sirven para esconder la red de sujeción y poco más).

Delante del volante también se dice que el asiento está colocado más alto, aunque no se nota gran diferencia con otro coche normal. Lo cierto es que, con la regulación en altura del asiento, no hay problema en encontrar la postura idónea para mejorar la visibilidad o sentarse correctamente al puesto de mando.

El C5 break incorpora un control de estabilidad (ESP) de serie que estará disponible en la versión 2.2 HDi Executive, y que más adelante en este año podrá ser adquirido en toda la gama del C5 como elemento opcional. Y como en el C5 berlina, también se podrá adquirir con cambio secuencial en el motor HDi 16V de 136 CV.

Hay otros aspectos muy funcionales para un vehículo de estas características que también nos han gustado bastante, sobre todo porque cubren necesidades que se dan en la práctica, que es de lo que se trata. Por ejemplo, la alfombrilla trasera es reversible y puede usarse como la típica alfombrilla de moqueta o, dándole la vuelta, hacerla de plástico para que sea más resistente, duradera y fácil de limpiar. También se le puede poner una red para seguridad de lo que se lleve cargado justo detrás de los asientos traseros o justo detrás de los delanteros, mediante unos anclajes en el techo. El asiento trasero tiene el típico hueco para llevar objetos largos y es practicable en 1/3-2/3, pero la pequeña bandeja y el toldo enrollable para cubrir el maletero van anclados a la parte de 2/3 del asiento trasero, lo que impide poder abatirlo de esta parte sin que el tercio restante no lo esté también. Es decir, sólo puede abatirse el primer tercio o todo el respaldo entero. Además, el piso de carga con los asientos abatatidos no queda totalmente plano en esta área (incluso ni desmontando las banquetas).

El C5 Break es un coche amplio por dentro, especialmente en altura para la cabeza. No sólo se siente amplio, sino que está bastante bien logrado por dentro. A los 4,756 m de longitud hay que sumarles una altura de 1,512 y una anchura máxima exterior de 1,770. Por dentro, y siempre según medidas oficiales, delante todo esto se traduce en 1,538 m de anchura a la altura de los hombros; 1,520 en los asientos traseros; y 1,126 en el maletero –metro en mano, estas medidas han quedado prácticamente corroboradas-. Pero, más que estos centímetros, es importante que el túnel que divide los asientos traseros por la mitad del piso no se ha eliminado como se anuncia, aunque sí se ha rebajado bastante en altura. Esto favorece el espacio y, sobre todo, la movilidad de los pies y de las piernas, concibiéndose un espacio más aprovechable y menos tortuoso si se ocupa la tercera plaza, como ocurre en cualquier automóvil.

Lo cierto es que, para personas altas, delante hay suficiente altura a la cabeza y buen espacio para mover los brazos sin tocar demasiado con la puerta. Sólo la inclinación del parabrisas hace que el montante derecho reste algo de visibilidad en curvas a izquierdas o que éste quede un poco cerca de la cabeza, aunque nada alarmante. Detrás, las cosas son parecidas. Se disfruta de un buen espacio en general, incluido el compartimento de carga, que es plano y de formas bastante rectas, con un par de huecos para dejar cosas suficientemente bien tapados, aunque no muy grandes (sirven para esconder la red de sujeción y poco más).

Delante del volante también se dice que el asiento está colocado más alto, aunque no se nota gran diferencia con otro coche normal. Lo cierto es que, con la regulación en altura del asiento, no hay problema en encontrar la postura idónea para mejorar la visibilidad o sentarse correctamente al puesto de mando.

El C5 break incorpora un control de estabilidad (ESP) de serie que estará disponible en la versión 2.2 HDi Executive, y que más adelante en este año podrá ser adquirido en toda la gama del C5 como elemento opcional. Y como en el C5 berlina, también se podrá adquirir con cambio secuencial en el motor HDi 16V de 136 CV.

Hay otros aspectos muy funcionales para un vehículo de estas características que también nos han gustado bastante, sobre todo porque cubren necesidades que se dan en la práctica, que es de lo que se trata. Por ejemplo, la alfombrilla trasera es reversible y puede usarse como la típica alfombrilla de moqueta o, dándole la vuelta, hacerla de plástico para que sea más resistente, duradera y fácil de limpiar. También se le puede poner una red para seguridad de lo que se lleve cargado justo detrás de los asientos traseros o justo detrás de los delanteros, mediante unos anclajes en el techo. El asiento trasero tiene el típico hueco para llevar objetos largos y es practicable en 1/3-2/3, pero la pequeña bandeja y el toldo enrollable para cubrir el maletero van anclados a la parte de 2/3 del asiento trasero, lo que impide poder abatirlo de esta parte sin que el tercio restante no lo esté también. Es decir, sólo puede abatirse el primer tercio o todo el respaldo entero. Además, el piso de carga con los asientos abatatidos no queda totalmente plano en esta área (incluso ni desmontando las banquetas).

El C5 Break es un coche amplio por dentro, especialmente en altura para la cabeza. No sólo se siente amplio, sino que está bastante bien logrado por dentro. A los 4,756 m de longitud hay que sumarles una altura de 1,512 y una anchura máxima exterior de 1,770. Por dentro, y siempre según medidas oficiales, delante todo esto se traduce en 1,538 m de anchura a la altura de los hombros; 1,520 en los asientos traseros; y 1,126 en el maletero –metro en mano, estas medidas han quedado prácticamente corroboradas-. Pero, más que estos centímetros, es importante que el túnel que divide los asientos traseros por la mitad del piso no se ha eliminado como se anuncia, aunque sí se ha rebajado bastante en altura. Esto favorece el espacio y, sobre todo, la movilidad de los pies y de las piernas, concibiéndose un espacio más aprovechable y menos tortuoso si se ocupa la tercera plaza, como ocurre en cualquier automóvil.

Lo cierto es que, para personas altas, delante hay suficiente altura a la cabeza y buen espacio para mover los brazos sin tocar demasiado con la puerta. Sólo la inclinación del parabrisas hace que el montante derecho reste algo de visibilidad en curvas a izquierdas o que éste quede un poco cerca de la cabeza, aunque nada alarmante. Detrás, las cosas son parecidas. Se disfruta de un buen espacio en general, incluido el compartimento de carga, que es plano y de formas bastante rectas, con un par de huecos para dejar cosas suficientemente bien tapados, aunque no muy grandes (sirven para esconder la red de sujeción y poco más).

Delante del volante también se dice que el asiento está colocado más alto, aunque no se nota gran diferencia con otro coche normal. Lo cierto es que, con la regulación en altura del asiento, no hay problema en encontrar la postura idónea para mejorar la visibilidad o sentarse correctamente al puesto de mando.

El C5 break incorpora un control de estabilidad (ESP) de serie que estará disponible en la versión 2.2 HDi Executive, y que más adelante en este año podrá ser adquirido en toda la gama del C5 como elemento opcional. Y como en el C5 berlina, también se podrá adquirir con cambio secuencial en el motor HDi 16V de 136 CV.

Hay otros aspectos muy funcionales para un vehículo de estas características que también nos han gustado bastante, sobre todo porque cubren necesidades que se dan en la práctica, que es de lo que se trata. Por ejemplo, la alfombrilla trasera es reversible y puede usarse como la típica alfombrilla de moqueta o, dándole la vuelta, hacerla de plástico para que sea más resistente, duradera y fácil de limpiar. También se le puede poner una red para seguridad de lo que se lleve cargado justo detrás de los asientos traseros o justo detrás de los delanteros, mediante unos anclajes en el techo. El asiento trasero tiene el típico hueco para llevar objetos largos y es practicable en 1/3-2/3, pero la pequeña bandeja y el toldo enrollable para cubrir el maletero van anclados a la parte de 2/3 del asiento trasero, lo que impide poder abatirlo de esta parte sin que el tercio restante no lo esté también. Es decir, sólo puede abatirse el primer tercio o todo el respaldo entero. Además, el piso de carga con los asientos abatatidos no queda totalmente plano en esta área (incluso ni desmontando las banquetas).

El C5 Break es un coche amplio por dentro, especialmente en altura para la cabeza. No sólo se siente amplio, sino que está bastante bien logrado por dentro. A los 4,756 m de longitud hay que sumarles una altura de 1,512 y una anchura máxima exterior de 1,770. Por dentro, y siempre según medidas oficiales, delante todo esto se traduce en 1,538 m de anchura a la altura de los hombros; 1,520 en los asientos traseros; y 1,126 en el maletero –metro en mano, estas medidas han quedado prácticamente corroboradas-. Pero, más que estos centímetros, es importante que el túnel que divide los asientos traseros por la mitad del piso no se ha eliminado como se anuncia, aunque sí se ha rebajado bastante en altura. Esto favorece el espacio y, sobre todo, la movilidad de los pies y de las piernas, concibiéndose un espacio más aprovechable y menos tortuoso si se ocupa la tercera plaza, como ocurre en cualquier automóvil.

Lo cierto es que, para personas altas, delante hay suficiente altura a la cabeza y buen espacio para mover los brazos sin tocar demasiado con la puerta. Sólo la inclinación del parabrisas hace que el montante derecho reste algo de visibilidad en curvas a izquierdas o que éste quede un poco cerca de la cabeza, aunque nada alarmante. Detrás, las cosas son parecidas. Se disfruta de un buen espacio en general, incluido el compartimento de carga, que es plano y de formas bastante rectas, con un par de huecos para dejar cosas suficientemente bien tapados, aunque no muy grandes (sirven para esconder la red de sujeción y poco más).

Delante del volante también se dice que el asiento está colocado más alto, aunque no se nota gran diferencia con otro coche normal. Lo cierto es que, con la regulación en altura del asiento, no hay problema en encontrar la postura idónea para mejorar la visibilidad o sentarse correctamente al puesto de mando.

El C5 break incorpora un control de estabilidad (ESP) de serie que estará disponible en la versión 2.2 HDi Executive, y que más adelante en este año podrá ser adquirido en toda la gama del C5 como elemento opcional. Y como en el C5 berlina, también se podrá adquirir con cambio secuencial en el motor HDi 16V de 136 CV.

Galería relacionada

Citroën C5 Break

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...