Contacto: Ford Mondeo

El próximo día 7 de diciembre llega a España el nuevo Ford Mondeo. Un modelo totalmente nuevo que destaca por su seguridad y calidad de conducción.
-
Contacto: Ford Mondeo
Contacto: Ford Mondeo

En el apartado de gasolina, el Mondeo cuenta con motores enteramente nuevos, de 4 cilindros y 16 válvulas de gasolina, que se presentan con dos niveles de cilindrada y tres variantes de potencia: 2.0 litros (145 CV) y 1.8 litros (125/110 CV). El tope de la gama sigue siendo el Duratec V6 de 170 CV, 2.5 litros y 24 válvulas. Todos ellos cumplen las normas de emisiones Nivel IV para Europa, efectivas a partir de 2005. Según la marca, los consumos del 1.8 de 110 CV se sitúan en 11,3 litros en ciudad, 5,6 en carretera y 7,7 litros en ciclo combinado cada 100 kilómetros. El de 125 CV aumenta el consumo en una décima en los tres casos y el motor de 2.0 litros alcanza los 11,6 litros a los 100 kilómetros en ciudad, 5,9 en carretera y 8,0 en ciclo combinado. Las versiones Diesel están dotadas de los nuevos motores Duratorq DI, turboalimentados, con dos variantes de 2.0 litros de 115 y 90 CV, que cumplen con la norma Euro III. Su consumo en ciudad llega a los 8,2 litros, 4,6 en carretera y 5,9 en ciclo combinado en ambas versiones. Las prestaciones del propulsor de 2.0 litros de 145 CV se ponen enseguida de manifiesto una vez en la carretera. Llega a los 100 km/h en 9,8 segundos. Su capacidad de aceleración permite buenos adelantamientos partiendo de velocidades bajas y se agradece en situaciones en las que se requiere una rápida reacción. Una vez en autopista, el Mondeo alcanza con suma facilidad cruceros en torno a 170 km/h y tampoco se nota forzado al llegar a los 215 km/h (220 km/h de marcador), su velocidad máxima.

El motor es bastante silencioso y sólo se deja sentir en el interior durante las fases de fuerte aceleración. El cambio de marchas es suave y preciso, con un cierto toque deportivo tras una puesta a punto para tal fin, sobre la ya conocida transmisión manual Ford MTX-75, que lleva toda la gama. La seguridad que percibe el conductor se ve incrementada por una dirección asistida firme y precisa, ideal en conducción rápida por su comunicación con el conductor. El esquema básico de las suspensiones parte del anterior Mondeo, con un mayor recorrido de las suspensiones que se deja ver al circular por carreteras de segundo orden. Absorbe muy bien las irregularidades del firme y deja notar el cuidadoso diseño de los anclajes y elementos de filtrado. Llegados al límite de adherencia, el sistema ESP -el control de estabilidad electrónico que por primera vez puede incorporarse a un Mondeo- auxilia y corrige inmediatamente las desviaciones de la trayectoria correcta, permitiendo una conducción segura; el conductor no siente en ningún momento que el vehículo se le vaya de las manos.

El Diesel de 115 CV no se queda atrás y da buena muestra de su potencial. Su velocidad punta alcanza los 195 km/h, mientras que acelera de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos, según datos oficiales. Su comportamiento en carretera es bueno, el motor responde y se mantiene muy bien en autopista a velocidades elevadas. Al adelantar en carretera y circular con marchas largas se agradece la función de “overboost”. Este sistema esta calibrado para proporcionar una sobrepresión y proporcionar durante unos instantes de un 10 por ciento más de par. Por otro lado, la inyección pilotada rebaja las brusquedades en la combustión típicas de los motores Diesel. Por fin, un Mondeo con un motor Diesel a la altura de la competencia.

La seguridad y fiabilidad que transmite el vehículo al conducirlo se ve incrementada por los frenos ABS de serie con Distribución Electrónica de Frenado. Opcionalmente se puede acceder a los sistemas de Frenada de Emergencia Asistida (EBA) y el programa Electrónico de Estabilidad (ESP). El Sistema de Protección Inteligente, que incorpora airbags adaptables de dos fases para los ocupantes de los asientos delanteros, activa de forma diferente las bolsas de aire, dependiendo de la severidad del choque frontal y de la posición del conductor. Para los impactos laterales, el Mondeo incorpora airbags para la protección del tórax de los ocupantes de los asientos delanteros y cortinas laterales inflables que protegen a los pasajeros de asientos delanteros y traseros. La carrocería, de alta rigidez, incorpora aceros de alta resistencia, que alcanzan el 43 por ciento de la estructura delantera. Además, la estructura de pedalier plegable protege las piernas del conductor en caso de choque.

Ford es consciente de lo importante que es disponer de una carrocería familiar entre las opciones que ofrece a sus clientes y espera que cerca del 40 por ciento de las ventas totales del Mondeo sean de la versión familiar. Este modelo fue desarrollado al mismo tiempo que sus hermanos de cuatro y cinco puertas, con el mismo enfoque, pero beneficiándose de su mayor tamaño. Su longitud total es de 4.804 mm, su anchura, de 1.812 mm y su altura total es de 1.441 mm. Además del considerable espacio que ofrece a todos los ocupantes, su capacidad de carga de equipaje en compartimento cerrado es de 540 litros, 830 litros si se hace un uso completo de la altura de carga, y dispone de 1.140 mm de longitud de carga en esta configuración. Con las dos secciones del asiento trasero plegadas, el Mondeo ofrece 1.020 litros de volumen de carga a la altura del asiento y 1.700 litros de volumen total. La longitud de carga máxima con el segundo asiento plegado es de 1.982 mm.

En definitiva, el nuevo Mondeo es, ante todo, un coche fiable y noble que aporta mucha seguridad y confianza al conductor, capaz de aunar la comodidad y el placer de conducir. Las versiones de cuatro puertas llegarán a España el 7 de diciembre mientras que las versiones de cinco puertas y la familiar sólo estarán disponibles a partir de principios del próximo año. Se ofrecerá con tres acabados: Trend, Ambient y Ghia. Todavía se desconocen los precios recomendados por la marca, pero se anuncia que, según motores y versiones, las tarifas oscilarán entre los 3 y los 4 millones de pesetas.

En el apartado de gasolina, el Mondeo cuenta con motores enteramente nuevos, de 4 cilindros y 16 válvulas de gasolina, que se presentan con dos niveles de cilindrada y tres variantes de potencia: 2.0 litros (145 CV) y 1.8 litros (125/110 CV). El tope de la gama sigue siendo el Duratec V6 de 170 CV, 2.5 litros y 24 válvulas. Todos ellos cumplen las normas de emisiones Nivel IV para Europa, efectivas a partir de 2005. Según la marca, los consumos del 1.8 de 110 CV se sitúan en 11,3 litros en ciudad, 5,6 en carretera y 7,7 litros en ciclo combinado cada 100 kilómetros. El de 125 CV aumenta el consumo en una décima en los tres casos y el motor de 2.0 litros alcanza los 11,6 litros a los 100 kilómetros en ciudad, 5,9 en carretera y 8,0 en ciclo combinado. Las versiones Diesel están dotadas de los nuevos motores Duratorq DI, turboalimentados, con dos variantes de 2.0 litros de 115 y 90 CV, que cumplen con la norma Euro III. Su consumo en ciudad llega a los 8,2 litros, 4,6 en carretera y 5,9 en ciclo combinado en ambas versiones. Las prestaciones del propulsor de 2.0 litros de 145 CV se ponen enseguida de manifiesto una vez en la carretera. Llega a los 100 km/h en 9,8 segundos. Su capacidad de aceleración permite buenos adelantamientos partiendo de velocidades bajas y se agradece en situaciones en las que se requiere una rápida reacción. Una vez en autopista, el Mondeo alcanza con suma facilidad cruceros en torno a 170 km/h y tampoco se nota forzado al llegar a los 215 km/h (220 km/h de marcador), su velocidad máxima.

El motor es bastante silencioso y sólo se deja sentir en el interior durante las fases de fuerte aceleración. El cambio de marchas es suave y preciso, con un cierto toque deportivo tras una puesta a punto para tal fin, sobre la ya conocida transmisión manual Ford MTX-75, que lleva toda la gama. La seguridad que percibe el conductor se ve incrementada por una dirección asistida firme y precisa, ideal en conducción rápida por su comunicación con el conductor. El esquema básico de las suspensiones parte del anterior Mondeo, con un mayor recorrido de las suspensiones que se deja ver al circular por carreteras de segundo orden. Absorbe muy bien las irregularidades del firme y deja notar el cuidadoso diseño de los anclajes y elementos de filtrado. Llegados al límite de adherencia, el sistema ESP -el control de estabilidad electrónico que por primera vez puede incorporarse a un Mondeo- auxilia y corrige inmediatamente las desviaciones de la trayectoria correcta, permitiendo una conducción segura; el conductor no siente en ningún momento que el vehículo se le vaya de las manos.

El Diesel de 115 CV no se queda atrás y da buena muestra de su potencial. Su velocidad punta alcanza los 195 km/h, mientras que acelera de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos, según datos oficiales. Su comportamiento en carretera es bueno, el motor responde y se mantiene muy bien en autopista a velocidades elevadas. Al adelantar en carretera y circular con marchas largas se agradece la función de “overboost”. Este sistema esta calibrado para proporcionar una sobrepresión y proporcionar durante unos instantes de un 10 por ciento más de par. Por otro lado, la inyección pilotada rebaja las brusquedades en la combustión típicas de los motores Diesel. Por fin, un Mondeo con un motor Diesel a la altura de la competencia.

La seguridad y fiabilidad que transmite el vehículo al conducirlo se ve incrementada por los frenos ABS de serie con Distribución Electrónica de Frenado. Opcionalmente se puede acceder a los sistemas de Frenada de Emergencia Asistida (EBA) y el programa Electrónico de Estabilidad (ESP). El Sistema de Protección Inteligente, que incorpora airbags adaptables de dos fases para los ocupantes de los asientos delanteros, activa de forma diferente las bolsas de aire, dependiendo de la severidad del choque frontal y de la posición del conductor. Para los impactos laterales, el Mondeo incorpora airbags para la protección del tórax de los ocupantes de los asientos delanteros y cortinas laterales inflables que protegen a los pasajeros de asientos delanteros y traseros. La carrocería, de alta rigidez, incorpora aceros de alta resistencia, que alcanzan el 43 por ciento de la estructura delantera. Además, la estructura de pedalier plegable protege las piernas del conductor en caso de choque.

Ford es consciente de lo importante que es disponer de una carrocería familiar entre las opciones que ofrece a sus clientes y espera que cerca del 40 por ciento de las ventas totales del Mondeo sean de la versión familiar. Este modelo fue desarrollado al mismo tiempo que sus hermanos de cuatro y cinco puertas, con el mismo enfoque, pero beneficiándose de su mayor tamaño. Su longitud total es de 4.804 mm, su anchura, de 1.812 mm y su altura total es de 1.441 mm. Además del considerable espacio que ofrece a todos los ocupantes, su capacidad de carga de equipaje en compartimento cerrado es de 540 litros, 830 litros si se hace un uso completo de la altura de carga, y dispone de 1.140 mm de longitud de carga en esta configuración. Con las dos secciones del asiento trasero plegadas, el Mondeo ofrece 1.020 litros de volumen de carga a la altura del asiento y 1.700 litros de volumen total. La longitud de carga máxima con el segundo asiento plegado es de 1.982 mm.

En definitiva, el nuevo Mondeo es, ante todo, un coche fiable y noble que aporta mucha seguridad y confianza al conductor, capaz de aunar la comodidad y el placer de conducir. Las versiones de cuatro puertas llegarán a España el 7 de diciembre mientras que las versiones de cinco puertas y la familiar sólo estarán disponibles a partir de principios del próximo año. Se ofrecerá con tres acabados: Trend, Ambient y Ghia. Todavía se desconocen los precios recomendados por la marca, pero se anuncia que, según motores y versiones, las tarifas oscilarán entre los 3 y los 4 millones de pesetas.

En el apartado de gasolina, el Mondeo cuenta con motores enteramente nuevos, de 4 cilindros y 16 válvulas de gasolina, que se presentan con dos niveles de cilindrada y tres variantes de potencia: 2.0 litros (145 CV) y 1.8 litros (125/110 CV). El tope de la gama sigue siendo el Duratec V6 de 170 CV, 2.5 litros y 24 válvulas. Todos ellos cumplen las normas de emisiones Nivel IV para Europa, efectivas a partir de 2005. Según la marca, los consumos del 1.8 de 110 CV se sitúan en 11,3 litros en ciudad, 5,6 en carretera y 7,7 litros en ciclo combinado cada 100 kilómetros. El de 125 CV aumenta el consumo en una décima en los tres casos y el motor de 2.0 litros alcanza los 11,6 litros a los 100 kilómetros en ciudad, 5,9 en carretera y 8,0 en ciclo combinado. Las versiones Diesel están dotadas de los nuevos motores Duratorq DI, turboalimentados, con dos variantes de 2.0 litros de 115 y 90 CV, que cumplen con la norma Euro III. Su consumo en ciudad llega a los 8,2 litros, 4,6 en carretera y 5,9 en ciclo combinado en ambas versiones. Las prestaciones del propulsor de 2.0 litros de 145 CV se ponen enseguida de manifiesto una vez en la carretera. Llega a los 100 km/h en 9,8 segundos. Su capacidad de aceleración permite buenos adelantamientos partiendo de velocidades bajas y se agradece en situaciones en las que se requiere una rápida reacción. Una vez en autopista, el Mondeo alcanza con suma facilidad cruceros en torno a 170 km/h y tampoco se nota forzado al llegar a los 215 km/h (220 km/h de marcador), su velocidad máxima.

El motor es bastante silencioso y sólo se deja sentir en el interior durante las fases de fuerte aceleración. El cambio de marchas es suave y preciso, con un cierto toque deportivo tras una puesta a punto para tal fin, sobre la ya conocida transmisión manual Ford MTX-75, que lleva toda la gama. La seguridad que percibe el conductor se ve incrementada por una dirección asistida firme y precisa, ideal en conducción rápida por su comunicación con el conductor. El esquema básico de las suspensiones parte del anterior Mondeo, con un mayor recorrido de las suspensiones que se deja ver al circular por carreteras de segundo orden. Absorbe muy bien las irregularidades del firme y deja notar el cuidadoso diseño de los anclajes y elementos de filtrado. Llegados al límite de adherencia, el sistema ESP -el control de estabilidad electrónico que por primera vez puede incorporarse a un Mondeo- auxilia y corrige inmediatamente las desviaciones de la trayectoria correcta, permitiendo una conducción segura; el conductor no siente en ningún momento que el vehículo se le vaya de las manos.

El Diesel de 115 CV no se queda atrás y da buena muestra de su potencial. Su velocidad punta alcanza los 195 km/h, mientras que acelera de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos, según datos oficiales. Su comportamiento en carretera es bueno, el motor responde y se mantiene muy bien en autopista a velocidades elevadas. Al adelantar en carretera y circular con marchas largas se agradece la función de “overboost”. Este sistema esta calibrado para proporcionar una sobrepresión y proporcionar durante unos instantes de un 10 por ciento más de par. Por otro lado, la inyección pilotada rebaja las brusquedades en la combustión típicas de los motores Diesel. Por fin, un Mondeo con un motor Diesel a la altura de la competencia.

La seguridad y fiabilidad que transmite el vehículo al conducirlo se ve incrementada por los frenos ABS de serie con Distribución Electrónica de Frenado. Opcionalmente se puede acceder a los sistemas de Frenada de Emergencia Asistida (EBA) y el programa Electrónico de Estabilidad (ESP). El Sistema de Protección Inteligente, que incorpora airbags adaptables de dos fases para los ocupantes de los asientos delanteros, activa de forma diferente las bolsas de aire, dependiendo de la severidad del choque frontal y de la posición del conductor. Para los impactos laterales, el Mondeo incorpora airbags para la protección del tórax de los ocupantes de los asientos delanteros y cortinas laterales inflables que protegen a los pasajeros de asientos delanteros y traseros. La carrocería, de alta rigidez, incorpora aceros de alta resistencia, que alcanzan el 43 por ciento de la estructura delantera. Además, la estructura de pedalier plegable protege las piernas del conductor en caso de choque.

Ford es consciente de lo importante que es disponer de una carrocería familiar entre las opciones que ofrece a sus clientes y espera que cerca del 40 por ciento de las ventas totales del Mondeo sean de la versión familiar. Este modelo fue desarrollado al mismo tiempo que sus hermanos de cuatro y cinco puertas, con el mismo enfoque, pero beneficiándose de su mayor tamaño. Su longitud total es de 4.804 mm, su anchura, de 1.812 mm y su altura total es de 1.441 mm. Además del considerable espacio que ofrece a todos los ocupantes, su capacidad de carga de equipaje en compartimento cerrado es de 540 litros, 830 litros si se hace un uso completo de la altura de carga, y dispone de 1.140 mm de longitud de carga en esta configuración. Con las dos secciones del asiento trasero plegadas, el Mondeo ofrece 1.020 litros de volumen de carga a la altura del asiento y 1.700 litros de volumen total. La longitud de carga máxima con el segundo asiento plegado es de 1.982 mm.

En definitiva, el nuevo Mondeo es, ante todo, un coche fiable y noble que aporta mucha seguridad y confianza al conductor, capaz de aunar la comodidad y el placer de conducir. Las versiones de cuatro puertas llegarán a España el 7 de diciembre mientras que las versiones de cinco puertas y la familiar sólo estarán disponibles a partir de principios del próximo año. Se ofrecerá con tres acabados: Trend, Ambient y Ghia. Todavía se desconocen los precios recomendados por la marca, pero se anuncia que, según motores y versiones, las tarifas oscilarán entre los 3 y los 4 millones de pesetas.

En el apartado de gasolina, el Mondeo cuenta con motores enteramente nuevos, de 4 cilindros y 16 válvulas de gasolina, que se presentan con dos niveles de cilindrada y tres variantes de potencia: 2.0 litros (145 CV) y 1.8 litros (125/110 CV). El tope de la gama sigue siendo el Duratec V6 de 170 CV, 2.5 litros y 24 válvulas. Todos ellos cumplen las normas de emisiones Nivel IV para Europa, efectivas a partir de 2005. Según la marca, los consumos del 1.8 de 110 CV se sitúan en 11,3 litros en ciudad, 5,6 en carretera y 7,7 litros en ciclo combinado cada 100 kilómetros. El de 125 CV aumenta el consumo en una décima en los tres casos y el motor de 2.0 litros alcanza los 11,6 litros a los 100 kilómetros en ciudad, 5,9 en carretera y 8,0 en ciclo combinado. Las versiones Diesel están dotadas de los nuevos motores Duratorq DI, turboalimentados, con dos variantes de 2.0 litros de 115 y 90 CV, que cumplen con la norma Euro III. Su consumo en ciudad llega a los 8,2 litros, 4,6 en carretera y 5,9 en ciclo combinado en ambas versiones. Las prestaciones del propulsor de 2.0 litros de 145 CV se ponen enseguida de manifiesto una vez en la carretera. Llega a los 100 km/h en 9,8 segundos. Su capacidad de aceleración permite buenos adelantamientos partiendo de velocidades bajas y se agradece en situaciones en las que se requiere una rápida reacción. Una vez en autopista, el Mondeo alcanza con suma facilidad cruceros en torno a 170 km/h y tampoco se nota forzado al llegar a los 215 km/h (220 km/h de marcador), su velocidad máxima.

El motor es bastante silencioso y sólo se deja sentir en el interior durante las fases de fuerte aceleración. El cambio de marchas es suave y preciso, con un cierto toque deportivo tras una puesta a punto para tal fin, sobre la ya conocida transmisión manual Ford MTX-75, que lleva toda la gama. La seguridad que percibe el conductor se ve incrementada por una dirección asistida firme y precisa, ideal en conducción rápida por su comunicación con el conductor. El esquema básico de las suspensiones parte del anterior Mondeo, con un mayor recorrido de las suspensiones que se deja ver al circular por carreteras de segundo orden. Absorbe muy bien las irregularidades del firme y deja notar el cuidadoso diseño de los anclajes y elementos de filtrado. Llegados al límite de adherencia, el sistema ESP -el control de estabilidad electrónico que por primera vez puede incorporarse a un Mondeo- auxilia y corrige inmediatamente las desviaciones de la trayectoria correcta, permitiendo una conducción segura; el conductor no siente en ningún momento que el vehículo se le vaya de las manos.

El Diesel de 115 CV no se queda atrás y da buena muestra de su potencial. Su velocidad punta alcanza los 195 km/h, mientras que acelera de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos, según datos oficiales. Su comportamiento en carretera es bueno, el motor responde y se mantiene muy bien en autopista a velocidades elevadas. Al adelantar en carretera y circular con marchas largas se agradece la función de “overboost”. Este sistema esta calibrado para proporcionar una sobrepresión y proporcionar durante unos instantes de un 10 por ciento más de par. Por otro lado, la inyección pilotada rebaja las brusquedades en la combustión típicas de los motores Diesel. Por fin, un Mondeo con un motor Diesel a la altura de la competencia.

La seguridad y fiabilidad que transmite el vehículo al conducirlo se ve incrementada por los frenos ABS de serie con Distribución Electrónica de Frenado. Opcionalmente se puede acceder a los sistemas de Frenada de Emergencia Asistida (EBA) y el programa Electrónico de Estabilidad (ESP). El Sistema de Protección Inteligente, que incorpora airbags adaptables de dos fases para los ocupantes de los asientos delanteros, activa de forma diferente las bolsas de aire, dependiendo de la severidad del choque frontal y de la posición del conductor. Para los impactos laterales, el Mondeo incorpora airbags para la protección del tórax de los ocupantes de los asientos delanteros y cortinas laterales inflables que protegen a los pasajeros de asientos delanteros y traseros. La carrocería, de alta rigidez, incorpora aceros de alta resistencia, que alcanzan el 43 por ciento de la estructura delantera. Además, la estructura de pedalier plegable protege las piernas del conductor en caso de choque.

Ford es consciente de lo importante que es disponer de una carrocería familiar entre las opciones que ofrece a sus clientes y espera que cerca del 40 por ciento de las ventas totales del Mondeo sean de la versión familiar. Este modelo fue desarrollado al mismo tiempo que sus hermanos de cuatro y cinco puertas, con el mismo enfoque, pero beneficiándose de su mayor tamaño. Su longitud total es de 4.804 mm, su anchura, de 1.812 mm y su altura total es de 1.441 mm. Además del considerable espacio que ofrece a todos los ocupantes, su capacidad de carga de equipaje en compartimento cerrado es de 540 litros, 830 litros si se hace un uso completo de la altura de carga, y dispone de 1.140 mm de longitud de carga en esta configuración. Con las dos secciones del asiento trasero plegadas, el Mondeo ofrece 1.020 litros de volumen de carga a la altura del asiento y 1.700 litros de volumen total. La longitud de carga máxima con el segundo asiento plegado es de 1.982 mm.

En definitiva, el nuevo Mondeo es, ante todo, un coche fiable y noble que aporta mucha seguridad y confianza al conductor, capaz de aunar la comodidad y el placer de conducir. Las versiones de cuatro puertas llegarán a España el 7 de diciembre mientras que las versiones de cinco puertas y la familiar sólo estarán disponibles a partir de principios del próximo año. Se ofrecerá con tres acabados: Trend, Ambient y Ghia. Todavía se desconocen los precios recomendados por la marca, pero se anuncia que, según motores y versiones, las tarifas oscilarán entre los 3 y los 4 millones de pesetas.

En el apartado de gasolina, el Mondeo cuenta con motores enteramente nuevos, de 4 cilindros y 16 válvulas de gasolina, que se presentan con dos niveles de cilindrada y tres variantes de potencia: 2.0 litros (145 CV) y 1.8 litros (125/110 CV). El tope de la gama sigue siendo el Duratec V6 de 170 CV, 2.5 litros y 24 válvulas. Todos ellos cumplen las normas de emisiones Nivel IV para Europa, efectivas a partir de 2005. Según la marca, los consumos del 1.8 de 110 CV se sitúan en 11,3 litros en ciudad, 5,6 en carretera y 7,7 litros en ciclo combinado cada 100 kilómetros. El de 125 CV aumenta el consumo en una décima en los tres casos y el motor de 2.0 litros alcanza los 11,6 litros a los 100 kilómetros en ciudad, 5,9 en carretera y 8,0 en ciclo combinado. Las versiones Diesel están dotadas de los nuevos motores Duratorq DI, turboalimentados, con dos variantes de 2.0 litros de 115 y 90 CV, que cumplen con la norma Euro III. Su consumo en ciudad llega a los 8,2 litros, 4,6 en carretera y 5,9 en ciclo combinado en ambas versiones. Las prestaciones del propulsor de 2.0 litros de 145 CV se ponen enseguida de manifiesto una vez en la carretera. Llega a los 100 km/h en 9,8 segundos. Su capacidad de aceleración permite buenos adelantamientos partiendo de velocidades bajas y se agradece en situaciones en las que se requiere una rápida reacción. Una vez en autopista, el Mondeo alcanza con suma facilidad cruceros en torno a 170 km/h y tampoco se nota forzado al llegar a los 215 km/h (220 km/h de marcador), su velocidad máxima.

El motor es bastante silencioso y sólo se deja sentir en el interior durante las fases de fuerte aceleración. El cambio de marchas es suave y preciso, con un cierto toque deportivo tras una puesta a punto para tal fin, sobre la ya conocida transmisión manual Ford MTX-75, que lleva toda la gama. La seguridad que percibe el conductor se ve incrementada por una dirección asistida firme y precisa, ideal en conducción rápida por su comunicación con el conductor. El esquema básico de las suspensiones parte del anterior Mondeo, con un mayor recorrido de las suspensiones que se deja ver al circular por carreteras de segundo orden. Absorbe muy bien las irregularidades del firme y deja notar el cuidadoso diseño de los anclajes y elementos de filtrado. Llegados al límite de adherencia, el sistema ESP -el control de estabilidad electrónico que por primera vez puede incorporarse a un Mondeo- auxilia y corrige inmediatamente las desviaciones de la trayectoria correcta, permitiendo una conducción segura; el conductor no siente en ningún momento que el vehículo se le vaya de las manos.

El Diesel de 115 CV no se queda atrás y da buena muestra de su potencial. Su velocidad punta alcanza los 195 km/h, mientras que acelera de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos, según datos oficiales. Su comportamiento en carretera es bueno, el motor responde y se mantiene muy bien en autopista a velocidades elevadas. Al adelantar en carretera y circular con marchas largas se agradece la función de “overboost”. Este sistema esta calibrado para proporcionar una sobrepresión y proporcionar durante unos instantes de un 10 por ciento más de par. Por otro lado, la inyección pilotada rebaja las brusquedades en la combustión típicas de los motores Diesel. Por fin, un Mondeo con un motor Diesel a la altura de la competencia.

La seguridad y fiabilidad que transmite el vehículo al conducirlo se ve incrementada por los frenos ABS de serie con Distribución Electrónica de Frenado. Opcionalmente se puede acceder a los sistemas de Frenada de Emergencia Asistida (EBA) y el programa Electrónico de Estabilidad (ESP). El Sistema de Protección Inteligente, que incorpora airbags adaptables de dos fases para los ocupantes de los asientos delanteros, activa de forma diferente las bolsas de aire, dependiendo de la severidad del choque frontal y de la posición del conductor. Para los impactos laterales, el Mondeo incorpora airbags para la protección del tórax de los ocupantes de los asientos delanteros y cortinas laterales inflables que protegen a los pasajeros de asientos delanteros y traseros. La carrocería, de alta rigidez, incorpora aceros de alta resistencia, que alcanzan el 43 por ciento de la estructura delantera. Además, la estructura de pedalier plegable protege las piernas del conductor en caso de choque.

Ford es consciente de lo importante que es disponer de una carrocería familiar entre las opciones que ofrece a sus clientes y espera que cerca del 40 por ciento de las ventas totales del Mondeo sean de la versión familiar. Este modelo fue desarrollado al mismo tiempo que sus hermanos de cuatro y cinco puertas, con el mismo enfoque, pero beneficiándose de su mayor tamaño. Su longitud total es de 4.804 mm, su anchura, de 1.812 mm y su altura total es de 1.441 mm. Además del considerable espacio que ofrece a todos los ocupantes, su capacidad de carga de equipaje en compartimento cerrado es de 540 litros, 830 litros si se hace un uso completo de la altura de carga, y dispone de 1.140 mm de longitud de carga en esta configuración. Con las dos secciones del asiento trasero plegadas, el Mondeo ofrece 1.020 litros de volumen de carga a la altura del asiento y 1.700 litros de volumen total. La longitud de carga máxima con el segundo asiento plegado es de 1.982 mm.

En definitiva, el nuevo Mondeo es, ante todo, un coche fiable y noble que aporta mucha seguridad y confianza al conductor, capaz de aunar la comodidad y el placer de conducir. Las versiones de cuatro puertas llegarán a España el 7 de diciembre mientras que las versiones de cinco puertas y la familiar sólo estarán disponibles a partir de principios del próximo año. Se ofrecerá con tres acabados: Trend, Ambient y Ghia. Todavía se desconocen los precios recomendados por la marca, pero se anuncia que, según motores y versiones, las tarifas oscilarán entre los 3 y los 4 millones de pesetas.

En el apartado de gasolina, el Mondeo cuenta con motores enteramente nuevos, de 4 cilindros y 16 válvulas de gasolina, que se presentan con dos niveles de cilindrada y tres variantes de potencia: 2.0 litros (145 CV) y 1.8 litros (125/110 CV). El tope de la gama sigue siendo el Duratec V6 de 170 CV, 2.5 litros y 24 válvulas. Todos ellos cumplen las normas de emisiones Nivel IV para Europa, efectivas a partir de 2005. Según la marca, los consumos del 1.8 de 110 CV se sitúan en 11,3 litros en ciudad, 5,6 en carretera y 7,7 litros en ciclo combinado cada 100 kilómetros. El de 125 CV aumenta el consumo en una décima en los tres casos y el motor de 2.0 litros alcanza los 11,6 litros a los 100 kilómetros en ciudad, 5,9 en carretera y 8,0 en ciclo combinado. Las versiones Diesel están dotadas de los nuevos motores Duratorq DI, turboalimentados, con dos variantes de 2.0 litros de 115 y 90 CV, que cumplen con la norma Euro III. Su consumo en ciudad llega a los 8,2 litros, 4,6 en carretera y 5,9 en ciclo combinado en ambas versiones. Las prestaciones del propulsor de 2.0 litros de 145 CV se ponen enseguida de manifiesto una vez en la carretera. Llega a los 100 km/h en 9,8 segundos. Su capacidad de aceleración permite buenos adelantamientos partiendo de velocidades bajas y se agradece en situaciones en las que se requiere una rápida reacción. Una vez en autopista, el Mondeo alcanza con suma facilidad cruceros en torno a 170 km/h y tampoco se nota forzado al llegar a los 215 km/h (220 km/h de marcador), su velocidad máxima.

El motor es bastante silencioso y sólo se deja sentir en el interior durante las fases de fuerte aceleración. El cambio de marchas es suave y preciso, con un cierto toque deportivo tras una puesta a punto para tal fin, sobre la ya conocida transmisión manual Ford MTX-75, que lleva toda la gama. La seguridad que percibe el conductor se ve incrementada por una dirección asistida firme y precisa, ideal en conducción rápida por su comunicación con el conductor. El esquema básico de las suspensiones parte del anterior Mondeo, con un mayor recorrido de las suspensiones que se deja ver al circular por carreteras de segundo orden. Absorbe muy bien las irregularidades del firme y deja notar el cuidadoso diseño de los anclajes y elementos de filtrado. Llegados al límite de adherencia, el sistema ESP -el control de estabilidad electrónico que por primera vez puede incorporarse a un Mondeo- auxilia y corrige inmediatamente las desviaciones de la trayectoria correcta, permitiendo una conducción segura; el conductor no siente en ningún momento que el vehículo se le vaya de las manos.

El Diesel de 115 CV no se queda atrás y da buena muestra de su potencial. Su velocidad punta alcanza los 195 km/h, mientras que acelera de 0 a 100 km/h en 10,6 segundos, según datos oficiales. Su comportamiento en carretera es bueno, el motor responde y se mantiene muy bien en autopista a velocidades elevadas. Al adelantar en carretera y circular con marchas largas se agradece la función de “overboost”. Este sistema esta calibrado para proporcionar una sobrepresión y proporcionar durante unos instantes de un 10 por ciento más de par. Por otro lado, la inyección pilotada rebaja las brusquedades en la combustión típicas de los motores Diesel. Por fin, un Mondeo con un motor Diesel a la altura de la competencia.

La seguridad y fiabilidad que transmite el vehículo al conducirlo se ve incrementada por los frenos ABS de serie con Distribución Electrónica de Frenado. Opcionalmente se puede acceder a los sistemas de Frenada de Emergencia Asistida (EBA) y el programa Electrónico de Estabilidad (ESP). El Sistema de Protección Inteligente, que incorpora airbags adaptables de dos fases para los ocupantes de los asientos delanteros, activa de forma diferente las bolsas de aire, dependiendo de la severidad del choque frontal y de la posición del conductor. Para los impactos laterales, el Mondeo incorpora airbags para la protección del tórax de los ocupantes de los asientos delanteros y cortinas laterales inflables que protegen a los pasajeros de asientos delanteros y traseros. La carrocería, de alta rigidez, incorpora aceros de alta resistencia, que alcanzan el 43 por ciento de la estructura delantera. Además, la estructura de pedalier plegable protege las piernas del conductor en caso de choque.

Ford es consciente de lo importante que es disponer de una carrocería familiar entre las opciones que ofrece a sus clientes y espera que cerca del 40 por ciento de las ventas totales del Mondeo sean de la versión familiar. Este modelo fue desarrollado al mismo tiempo que sus hermanos de cuatro y cinco puertas, con el mismo enfoque, pero beneficiándose de su mayor tamaño. Su longitud total es de 4.804 mm, su anchura, de 1.812 mm y su altura total es de 1.441 mm. Además del considerable espacio que ofrece a todos los ocupantes, su capacidad de carga de equipaje en compartimento cerrado es de 540 litros, 830 litros si se hace un uso completo de la altura de carga, y dispone de 1.140 mm de longitud de carga en esta configuración. Con las dos secciones del asiento trasero plegadas, el Mondeo ofrece 1.020 litros de volumen de carga a la altura del asiento y 1.700 litros de volumen total. La longitud de carga máxima con el segundo asiento plegado es de 1.982 mm.

En definitiva, el nuevo Mondeo es, ante todo, un coche fiable y noble que aporta mucha seguridad y confianza al conductor, capaz de aunar la comodidad y el placer de conducir. Las versiones de cuatro puertas llegarán a España el 7 de diciembre mientras que las versiones de cinco puertas y la familiar sólo estarán disponibles a partir de principios del próximo año. Se ofrecerá con tres acabados: Trend, Ambient y Ghia. Todavía se desconocen los precios recomendados por la marca, pero se anuncia que, según motores y versiones, las tarifas oscilarán entre los 3 y los 4 millones de pesetas.

Galería relacionada

Ford Mondeo

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...