Volkswagen Passat 1.9 TDI/130

Se suele decir que la gran literatura está hecha de pequeños detalles. Hermut Warkuss, jefe de diseño de la marca está de acuerdo con esta afirmación. Al menos, así lo hizo ver durante la presentación internacional del modelo que pone techo, de momento, a la gama de Volkswagen.
Autopista -
Volkswagen Passat 1.9 TDI/130
Volkswagen Passat 1.9 TDI/130

Los responsables de Volkswagen sabían lo que hacían cuando decidieron que el primer contacto de la prensa con el nuevo Passat fuese en Cerdeña, en una zona de carreteras más que retorcidas. Resultó un marco idóneo para probar su mejorado conjunto de chasis y suspensión, además de los nuevos motores .

Pese a probar los cinco propulsores que se incorporan a una gama total de ocho, para este contacto nos hemos centrado en el TDI 1.9 de 130 CV. Es, según todas las evidencias, el que más aceptación tendrá en el mercado español.

La primera impresión que produce la ficha técnica de esta gama es que hay un batiburrillo de motores. Un total de ocho que van desde el 1.6 de 102 CV, hasta el poderoso V6 de 193 CV y 2.8 litros de cilindrada. Esta panoplia de propulsores se puede combinar tanto con la carrocería berlina como con la familiar, aunque, con ésta, las prestaciones se resienten un poco. En total, hay cinco novedades y tres motores ya conocidos.

Gasolina Entre los motores de gasolina aparece un 1.6 de 102 CV. Con este corazón, el Passat se mueve con relativa soltura. Es potente, pero le falta un punto de alegría. Su velocidad máxima es de 192 km/h y utiliza una caja de cambios de cinco relaciones. Su consumo está en torno a los 7,7 litros en conducción mixta. Se mantienen los cuatro cilindros y se introduce un mando de válvulas accionado por balancines de rodillos. Le sigue el 2.0 de 115 CV, de 16 válvulas ya estrenado en el Golf. Permite acoplar una transmisión 4Motion de tracción permanente o un cambio automático de cuatro marchas. Alcanza los 200 km/h y se le ha reseñado un gasto de 8,3 litros a los 100 kilómetros. Por encima se sitúa como novedad el 2.3 V5 de 170 CV. Se trata de un motor casi deportivo (ya conocido, pero ahora con cuatro válvulas por cilindro) que se muestra potente y elástico, permitiendo brillantes recuperaciones y una velocidad punta de 228 km/h. Su consumo se ha establecido en 9,4 litros, que suben a 9,8 cuando se incorpora la transmisión 4Motion. Además de estos nuevos propulsores, el Passat también cuenta con los ya conocidos 1.8 Turbo de 150 CV y el 2.8 V6 de 193 CV, el más potente de la gama. En ambos casos se puede optar por un cambio automático Tiptronic, y en el V6, se puede montar 4Motion.

Diesel Del comportamiento del nuevo TDI 1.9 de 130 CV ya se habla en el grueso de este contacto, con lo que aquí hablaremos de la otra novedad. Se trata de un 1.9 TDI que, en este caso, rinde 101 CV. De nuevo estamos ante un motor un tanto escueto para la envergadura del Passat. Lo mueve sin problemas, pero en momentos apurados se agradecería algo más de empuje. Alcanza los 191 km/h y consume una media de 5,4 litros. Una pega que se le puede poner es que resulta ruidoso, algo que Volkswagen debería cuidar en una berlina de la parte alta del segmento medio. Junto a estos dos TDI de 1.9 está el ya existente 2.5 TDI V6, un coche realmente potente que ofrece 150 CV y una punta que llega a los 220 Km/h. Dotado de serie con una caja de seis velocidades, se puede optar por 4Motion y por un cambio automático de cinco marchas Tiptronic.

La combinación de una suspensión más rígida con unos amortiguadores un poco más firmes que los de la anterior versión, permiten que, sin perder confort de marcha, el comportamiento sea un tanto más deportivo. El chasis es estructuralmente un 10 por ciento más rígido que el anterior y el ancho de vías también ha crecido, con lo que la estabilidad ha salido muy reforzada. Los 130 CV de esta máquina, con bomba inyector y seis litros a los 100 de consumo homologado, son más que poderosos. El motor se combina con una caja de seis marchas, lo que permite disponer de al menos dos y hasta tres marchas válidas para cada situación.(mejor diría “permite disponer siempre dos –cuando no tres marchas- adecuadas a cada situación”).

Llama la atención una gran tercera, que en carreteras exigentes se muestra inagotable. Empuja con tremenda potencia desde muy abajo del cuentarrevoluciones. Después, se estira de una forma muy progresiva y sigue rindiendo a gran nivel por encima de las 5.000 vueltas, régimen sorprenden para un Diesel que demuestra la calidad de mezcla que consigue el peculiar sistema bomba-inyector de Volkswagen.

También es una gran marcha la quinta, que lleva sin problemas a la sexta, donde la velocidad punta del coche se sitúa en 208 km/h, 201 para el Variant Con esos mimbres, este modelo resulta incluso divertido aunque, lógicamente, no es un deportivo. Sin embargo, sus prestaciones permiten una conducción más que dinámica: un gran poder de recuperación y un paso por curva sobresaliente hacen del nuevo Passat una berlina que se conduce a un ritmo vivo con total agilidad.

Pese a que todas la versiones básicas son de tracción delantera, el modelo probado, además de los 2.0, V5 y V6 TDI, pueden combinarse con la tracción permanente 4Motion, que es un sistema inteligente con un diferencial central Torsen de bloqueo automático y un bloqueo electrónico de diferencial en el eje posterior. No es la 4Motion que lleva el Golf, sino que se ha cambiado completamente a partir de la tracción Quattro de Audi.

Para los improbables deslizamientos, Volkswagen ha previsto el ESP como parte del equipamiento básico. Su presencia permite apurar aún más las posibilidades de este enérgico motor.

Los responsables de Volkswagen sabían lo que hacían cuando decidieron que el primer contacto de la prensa con el nuevo Passat fuese en Cerdeña, en una zona de carreteras más que retorcidas. Resultó un marco idóneo para probar su mejorado conjunto de chasis y suspensión, además de los nuevos motores .

Pese a probar los cinco propulsores que se incorporan a una gama total de ocho, para este contacto nos hemos centrado en el TDI 1.9 de 130 CV. Es, según todas las evidencias, el que más aceptación tendrá en el mercado español.

La primera impresión que produce la ficha técnica de esta gama es que hay un batiburrillo de motores. Un total de ocho que van desde el 1.6 de 102 CV, hasta el poderoso V6 de 193 CV y 2.8 litros de cilindrada. Esta panoplia de propulsores se puede combinar tanto con la carrocería berlina como con la familiar, aunque, con ésta, las prestaciones se resienten un poco. En total, hay cinco novedades y tres motores ya conocidos.

Gasolina Entre los motores de gasolina aparece un 1.6 de 102 CV. Con este corazón, el Passat se mueve con relativa soltura. Es potente, pero le falta un punto de alegría. Su velocidad máxima es de 192 km/h y utiliza una caja de cambios de cinco relaciones. Su consumo está en torno a los 7,7 litros en conducción mixta. Se mantienen los cuatro cilindros y se introduce un mando de válvulas accionado por balancines de rodillos. Le sigue el 2.0 de 115 CV, de 16 válvulas ya estrenado en el Golf. Permite acoplar una transmisión 4Motion de tracción permanente o un cambio automático de cuatro marchas. Alcanza los 200 km/h y se le ha reseñado un gasto de 8,3 litros a los 100 kilómetros. Por encima se sitúa como novedad el 2.3 V5 de 170 CV. Se trata de un motor casi deportivo (ya conocido, pero ahora con cuatro válvulas por cilindro) que se muestra potente y elástico, permitiendo brillantes recuperaciones y una velocidad punta de 228 km/h. Su consumo se ha establecido en 9,4 litros, que suben a 9,8 cuando se incorpora la transmisión 4Motion. Además de estos nuevos propulsores, el Passat también cuenta con los ya conocidos 1.8 Turbo de 150 CV y el 2.8 V6 de 193 CV, el más potente de la gama. En ambos casos se puede optar por un cambio automático Tiptronic, y en el V6, se puede montar 4Motion.

Diesel Del comportamiento del nuevo TDI 1.9 de 130 CV ya se habla en el grueso de este contacto, con lo que aquí hablaremos de la otra novedad. Se trata de un 1.9 TDI que, en este caso, rinde 101 CV. De nuevo estamos ante un motor un tanto escueto para la envergadura del Passat. Lo mueve sin problemas, pero en momentos apurados se agradecería algo más de empuje. Alcanza los 191 km/h y consume una media de 5,4 litros. Una pega que se le puede poner es que resulta ruidoso, algo que Volkswagen debería cuidar en una berlina de la parte alta del segmento medio. Junto a estos dos TDI de 1.9 está el ya existente 2.5 TDI V6, un coche realmente potente que ofrece 150 CV y una punta que llega a los 220 Km/h. Dotado de serie con una caja de seis velocidades, se puede optar por 4Motion y por un cambio automático de cinco marchas Tiptronic.

La combinación de una suspensión más rígida con unos amortiguadores un poco más firmes que los de la anterior versión, permiten que, sin perder confort de marcha, el comportamiento sea un tanto más deportivo. El chasis es estructuralmente un 10 por ciento más rígido que el anterior y el ancho de vías también ha crecido, con lo que la estabilidad ha salido muy reforzada. Los 130 CV de esta máquina, con bomba inyector y seis litros a los 100 de consumo homologado, son más que poderosos. El motor se combina con una caja de seis marchas, lo que permite disponer de al menos dos y hasta tres marchas válidas para cada situación.(mejor diría “permite disponer siempre dos –cuando no tres marchas- adecuadas a cada situación”).

Llama la atención una gran tercera, que en carreteras exigentes se muestra inagotable. Empuja con tremenda potencia desde muy abajo del cuentarrevoluciones. Después, se estira de una forma muy progresiva y sigue rindiendo a gran nivel por encima de las 5.000 vueltas, régimen sorprenden para un Diesel que demuestra la calidad de mezcla que consigue el peculiar sistema bomba-inyector de Volkswagen.

También es una gran marcha la quinta, que lleva sin problemas a la sexta, donde la velocidad punta del coche se sitúa en 208 km/h, 201 para el Variant Con esos mimbres, este modelo resulta incluso divertido aunque, lógicamente, no es un deportivo. Sin embargo, sus prestaciones permiten una conducción más que dinámica: un gran poder de recuperación y un paso por curva sobresaliente hacen del nuevo Passat una berlina que se conduce a un ritmo vivo con total agilidad.

Pese a que todas la versiones básicas son de tracción delantera, el modelo probado, además de los 2.0, V5 y V6 TDI, pueden combinarse con la tracción permanente 4Motion, que es un sistema inteligente con un diferencial central Torsen de bloqueo automático y un bloqueo electrónico de diferencial en el eje posterior. No es la 4Motion que lleva el Golf, sino que se ha cambiado completamente a partir de la tracción Quattro de Audi.

Para los improbables deslizamientos, Volkswagen ha previsto el ESP como parte del equipamiento básico. Su presencia permite apurar aún más las posibilidades de este enérgico motor.

Los responsables de Volkswagen sabían lo que hacían cuando decidieron que el primer contacto de la prensa con el nuevo Passat fuese en Cerdeña, en una zona de carreteras más que retorcidas. Resultó un marco idóneo para probar su mejorado conjunto de chasis y suspensión, además de los nuevos motores .

Pese a probar los cinco propulsores que se incorporan a una gama total de ocho, para este contacto nos hemos centrado en el TDI 1.9 de 130 CV. Es, según todas las evidencias, el que más aceptación tendrá en el mercado español.

La primera impresión que produce la ficha técnica de esta gama es que hay un batiburrillo de motores. Un total de ocho que van desde el 1.6 de 102 CV, hasta el poderoso V6 de 193 CV y 2.8 litros de cilindrada. Esta panoplia de propulsores se puede combinar tanto con la carrocería berlina como con la familiar, aunque, con ésta, las prestaciones se resienten un poco. En total, hay cinco novedades y tres motores ya conocidos.

Gasolina Entre los motores de gasolina aparece un 1.6 de 102 CV. Con este corazón, el Passat se mueve con relativa soltura. Es potente, pero le falta un punto de alegría. Su velocidad máxima es de 192 km/h y utiliza una caja de cambios de cinco relaciones. Su consumo está en torno a los 7,7 litros en conducción mixta. Se mantienen los cuatro cilindros y se introduce un mando de válvulas accionado por balancines de rodillos. Le sigue el 2.0 de 115 CV, de 16 válvulas ya estrenado en el Golf. Permite acoplar una transmisión 4Motion de tracción permanente o un cambio automático de cuatro marchas. Alcanza los 200 km/h y se le ha reseñado un gasto de 8,3 litros a los 100 kilómetros. Por encima se sitúa como novedad el 2.3 V5 de 170 CV. Se trata de un motor casi deportivo (ya conocido, pero ahora con cuatro válvulas por cilindro) que se muestra potente y elástico, permitiendo brillantes recuperaciones y una velocidad punta de 228 km/h. Su consumo se ha establecido en 9,4 litros, que suben a 9,8 cuando se incorpora la transmisión 4Motion. Además de estos nuevos propulsores, el Passat también cuenta con los ya conocidos 1.8 Turbo de 150 CV y el 2.8 V6 de 193 CV, el más potente de la gama. En ambos casos se puede optar por un cambio automático Tiptronic, y en el V6, se puede montar 4Motion.

Diesel Del comportamiento del nuevo TDI 1.9 de 130 CV ya se habla en el grueso de este contacto, con lo que aquí hablaremos de la otra novedad. Se trata de un 1.9 TDI que, en este caso, rinde 101 CV. De nuevo estamos ante un motor un tanto escueto para la envergadura del Passat. Lo mueve sin problemas, pero en momentos apurados se agradecería algo más de empuje. Alcanza los 191 km/h y consume una media de 5,4 litros. Una pega que se le puede poner es que resulta ruidoso, algo que Volkswagen debería cuidar en una berlina de la parte alta del segmento medio. Junto a estos dos TDI de 1.9 está el ya existente 2.5 TDI V6, un coche realmente potente que ofrece 150 CV y una punta que llega a los 220 Km/h. Dotado de serie con una caja de seis velocidades, se puede optar por 4Motion y por un cambio automático de cinco marchas Tiptronic.

La combinación de una suspensión más rígida con unos amortiguadores un poco más firmes que los de la anterior versión, permiten que, sin perder confort de marcha, el comportamiento sea un tanto más deportivo. El chasis es estructuralmente un 10 por ciento más rígido que el anterior y el ancho de vías también ha crecido, con lo que la estabilidad ha salido muy reforzada. Los 130 CV de esta máquina, con bomba inyector y seis litros a los 100 de consumo homologado, son más que poderosos. El motor se combina con una caja de seis marchas, lo que permite disponer de al menos dos y hasta tres marchas válidas para cada situación.(mejor diría “permite disponer siempre dos –cuando no tres marchas- adecuadas a cada situación”).

Llama la atención una gran tercera, que en carreteras exigentes se muestra inagotable. Empuja con tremenda potencia desde muy abajo del cuentarrevoluciones. Después, se estira de una forma muy progresiva y sigue rindiendo a gran nivel por encima de las 5.000 vueltas, régimen sorprenden para un Diesel que demuestra la calidad de mezcla que consigue el peculiar sistema bomba-inyector de Volkswagen.

También es una gran marcha la quinta, que lleva sin problemas a la sexta, donde la velocidad punta del coche se sitúa en 208 km/h, 201 para el Variant Con esos mimbres, este modelo resulta incluso divertido aunque, lógicamente, no es un deportivo. Sin embargo, sus prestaciones permiten una conducción más que dinámica: un gran poder de recuperación y un paso por curva sobresaliente hacen del nuevo Passat una berlina que se conduce a un ritmo vivo con total agilidad.

Pese a que todas la versiones básicas son de tracción delantera, el modelo probado, además de los 2.0, V5 y V6 TDI, pueden combinarse con la tracción permanente 4Motion, que es un sistema inteligente con un diferencial central Torsen de bloqueo automático y un bloqueo electrónico de diferencial en el eje posterior. No es la 4Motion que lleva el Golf, sino que se ha cambiado completamente a partir de la tracción Quattro de Audi.

Para los improbables deslizamientos, Volkswagen ha previsto el ESP como parte del equipamiento básico. Su presencia permite apurar aún más las posibilidades de este enérgico motor.

Los responsables de Volkswagen sabían lo que hacían cuando decidieron que el primer contacto de la prensa con el nuevo Passat fuese en Cerdeña, en una zona de carreteras más que retorcidas. Resultó un marco idóneo para probar su mejorado conjunto de chasis y suspensión, además de los nuevos motores .

Pese a probar los cinco propulsores que se incorporan a una gama total de ocho, para este contacto nos hemos centrado en el TDI 1.9 de 130 CV. Es, según todas las evidencias, el que más aceptación tendrá en el mercado español.

La primera impresión que produce la ficha técnica de esta gama es que hay un batiburrillo de motores. Un total de ocho que van desde el 1.6 de 102 CV, hasta el poderoso V6 de 193 CV y 2.8 litros de cilindrada. Esta panoplia de propulsores se puede combinar tanto con la carrocería berlina como con la familiar, aunque, con ésta, las prestaciones se resienten un poco. En total, hay cinco novedades y tres motores ya conocidos.

Gasolina Entre los motores de gasolina aparece un 1.6 de 102 CV. Con este corazón, el Passat se mueve con relativa soltura. Es potente, pero le falta un punto de alegría. Su velocidad máxima es de 192 km/h y utiliza una caja de cambios de cinco relaciones. Su consumo está en torno a los 7,7 litros en conducción mixta. Se mantienen los cuatro cilindros y se introduce un mando de válvulas accionado por balancines de rodillos. Le sigue el 2.0 de 115 CV, de 16 válvulas ya estrenado en el Golf. Permite acoplar una transmisión 4Motion de tracción permanente o un cambio automático de cuatro marchas. Alcanza los 200 km/h y se le ha reseñado un gasto de 8,3 litros a los 100 kilómetros. Por encima se sitúa como novedad el 2.3 V5 de 170 CV. Se trata de un motor casi deportivo (ya conocido, pero ahora con cuatro válvulas por cilindro) que se muestra potente y elástico, permitiendo brillantes recuperaciones y una velocidad punta de 228 km/h. Su consumo se ha establecido en 9,4 litros, que suben a 9,8 cuando se incorpora la transmisión 4Motion. Además de estos nuevos propulsores, el Passat también cuenta con los ya conocidos 1.8 Turbo de 150 CV y el 2.8 V6 de 193 CV, el más potente de la gama. En ambos casos se puede optar por un cambio automático Tiptronic, y en el V6, se puede montar 4Motion.

Diesel Del comportamiento del nuevo TDI 1.9 de 130 CV ya se habla en el grueso de este contacto, con lo que aquí hablaremos de la otra novedad. Se trata de un 1.9 TDI que, en este caso, rinde 101 CV. De nuevo estamos ante un motor un tanto escueto para la envergadura del Passat. Lo mueve sin problemas, pero en momentos apurados se agradecería algo más de empuje. Alcanza los 191 km/h y consume una media de 5,4 litros. Una pega que se le puede poner es que resulta ruidoso, algo que Volkswagen debería cuidar en una berlina de la parte alta del segmento medio. Junto a estos dos TDI de 1.9 está el ya existente 2.5 TDI V6, un coche realmente potente que ofrece 150 CV y una punta que llega a los 220 Km/h. Dotado de serie con una caja de seis velocidades, se puede optar por 4Motion y por un cambio automático de cinco marchas Tiptronic.

La combinación de una suspensión más rígida con unos amortiguadores un poco más firmes que los de la anterior versión, permiten que, sin perder confort de marcha, el comportamiento sea un tanto más deportivo. El chasis es estructuralmente un 10 por ciento más rígido que el anterior y el ancho de vías también ha crecido, con lo que la estabilidad ha salido muy reforzada. Los 130 CV de esta máquina, con bomba inyector y seis litros a los 100 de consumo homologado, son más que poderosos. El motor se combina con una caja de seis marchas, lo que permite disponer de al menos dos y hasta tres marchas válidas para cada situación.(mejor diría “permite disponer siempre dos –cuando no tres marchas- adecuadas a cada situación”).

Llama la atención una gran tercera, que en carreteras exigentes se muestra inagotable. Empuja con tremenda potencia desde muy abajo del cuentarrevoluciones. Después, se estira de una forma muy progresiva y sigue rindiendo a gran nivel por encima de las 5.000 vueltas, régimen sorprenden para un Diesel que demuestra la calidad de mezcla que consigue el peculiar sistema bomba-inyector de Volkswagen.

También es una gran marcha la quinta, que lleva sin problemas a la sexta, donde la velocidad punta del coche se sitúa en 208 km/h, 201 para el Variant Con esos mimbres, este modelo resulta incluso divertido aunque, lógicamente, no es un deportivo. Sin embargo, sus prestaciones permiten una conducción más que dinámica: un gran poder de recuperación y un paso por curva sobresaliente hacen del nuevo Passat una berlina que se conduce a un ritmo vivo con total agilidad.

Pese a que todas la versiones básicas son de tracción delantera, el modelo probado, además de los 2.0, V5 y V6 TDI, pueden combinarse con la tracción permanente 4Motion, que es un sistema inteligente con un diferencial central Torsen de bloqueo automático y un bloqueo electrónico de diferencial en el eje posterior. No es la 4Motion que lleva el Golf, sino que se ha cambiado completamente a partir de la tracción Quattro de Audi.

Para los improbables deslizamientos, Volkswagen ha previsto el ESP como parte del equipamiento básico. Su presencia permite apurar aún más las posibilidades de este enérgico motor.

Los responsables de Volkswagen sabían lo que hacían cuando decidieron que el primer contacto de la prensa con el nuevo Passat fuese en Cerdeña, en una zona de carreteras más que retorcidas. Resultó un marco idóneo para probar su mejorado conjunto de chasis y suspensión, además de los nuevos motores .

Pese a probar los cinco propulsores que se incorporan a una gama total de ocho, para este contacto nos hemos centrado en el TDI 1.9 de 130 CV. Es, según todas las evidencias, el que más aceptación tendrá en el mercado español.

La primera impresión que produce la ficha técnica de esta gama es que hay un batiburrillo de motores. Un total de ocho que van desde el 1.6 de 102 CV, hasta el poderoso V6 de 193 CV y 2.8 litros de cilindrada. Esta panoplia de propulsores se puede combinar tanto con la carrocería berlina como con la familiar, aunque, con ésta, las prestaciones se resienten un poco. En total, hay cinco novedades y tres motores ya conocidos.

Gasolina Entre los motores de gasolina aparece un 1.6 de 102 CV. Con este corazón, el Passat se mueve con relativa soltura. Es potente, pero le falta un punto de alegría. Su velocidad máxima es de 192 km/h y utiliza una caja de cambios de cinco relaciones. Su consumo está en torno a los 7,7 litros en conducción mixta. Se mantienen los cuatro cilindros y se introduce un mando de válvulas accionado por balancines de rodillos. Le sigue el 2.0 de 115 CV, de 16 válvulas ya estrenado en el Golf. Permite acoplar una transmisión 4Motion de tracción permanente o un cambio automático de cuatro marchas. Alcanza los 200 km/h y se le ha reseñado un gasto de 8,3 litros a los 100 kilómetros. Por encima se sitúa como novedad el 2.3 V5 de 170 CV. Se trata de un motor casi deportivo (ya conocido, pero ahora con cuatro válvulas por cilindro) que se muestra potente y elástico, permitiendo brillantes recuperaciones y una velocidad punta de 228 km/h. Su consumo se ha establecido en 9,4 litros, que suben a 9,8 cuando se incorpora la transmisión 4Motion. Además de estos nuevos propulsores, el Passat también cuenta con los ya conocidos 1.8 Turbo de 150 CV y el 2.8 V6 de 193 CV, el más potente de la gama. En ambos casos se puede optar por un cambio automático Tiptronic, y en el V6, se puede montar 4Motion.

Diesel Del comportamiento del nuevo TDI 1.9 de 130 CV ya se habla en el grueso de este contacto, con lo que aquí hablaremos de la otra novedad. Se trata de un 1.9 TDI que, en este caso, rinde 101 CV. De nuevo estamos ante un motor un tanto escueto para la envergadura del Passat. Lo mueve sin problemas, pero en momentos apurados se agradecería algo más de empuje. Alcanza los 191 km/h y consume una media de 5,4 litros. Una pega que se le puede poner es que resulta ruidoso, algo que Volkswagen debería cuidar en una berlina de la parte alta del segmento medio. Junto a estos dos TDI de 1.9 está el ya existente 2.5 TDI V6, un coche realmente potente que ofrece 150 CV y una punta que llega a los 220 Km/h. Dotado de serie con una caja de seis velocidades, se puede optar por 4Motion y por un cambio automático de cinco marchas Tiptronic.

La combinación de una suspensión más rígida con unos amortiguadores un poco más firmes que los de la anterior versión, permiten que, sin perder confort de marcha, el comportamiento sea un tanto más deportivo. El chasis es estructuralmente un 10 por ciento más rígido que el anterior y el ancho de vías también ha crecido, con lo que la estabilidad ha salido muy reforzada. Los 130 CV de esta máquina, con bomba inyector y seis litros a los 100 de consumo homologado, son más que poderosos. El motor se combina con una caja de seis marchas, lo que permite disponer de al menos dos y hasta tres marchas válidas para cada situación.(mejor diría “permite disponer siempre dos –cuando no tres marchas- adecuadas a cada situación”).

Llama la atención una gran tercera, que en carreteras exigentes se muestra inagotable. Empuja con tremenda potencia desde muy abajo del cuentarrevoluciones. Después, se estira de una forma muy progresiva y sigue rindiendo a gran nivel por encima de las 5.000 vueltas, régimen sorprenden para un Diesel que demuestra la calidad de mezcla que consigue el peculiar sistema bomba-inyector de Volkswagen.

También es una gran marcha la quinta, que lleva sin problemas a la sexta, donde la velocidad punta del coche se sitúa en 208 km/h, 201 para el Variant Con esos mimbres, este modelo resulta incluso divertido aunque, lógicamente, no es un deportivo. Sin embargo, sus prestaciones permiten una conducción más que dinámica: un gran poder de recuperación y un paso por curva sobresaliente hacen del nuevo Passat una berlina que se conduce a un ritmo vivo con total agilidad.

Pese a que todas la versiones básicas son de tracción delantera, el modelo probado, además de los 2.0, V5 y V6 TDI, pueden combinarse con la tracción permanente 4Motion, que es un sistema inteligente con un diferencial central Torsen de bloqueo automático y un bloqueo electrónico de diferencial en el eje posterior. No es la 4Motion que lleva el Golf, sino que se ha cambiado completamente a partir de la tracción Quattro de Audi.

Para los improbables deslizamientos, Volkswagen ha previsto el ESP como parte del equipamiento básico. Su presencia permite apurar aún más las posibilidades de este enérgico motor.

Los responsables de Volkswagen sabían lo que hacían cuando decidieron que el primer contacto de la prensa con el nuevo Passat fuese en Cerdeña, en una zona de carreteras más que retorcidas. Resultó un marco idóneo para probar su mejorado conjunto de chasis y suspensión, además de los nuevos motores .

Pese a probar los cinco propulsores que se incorporan a una gama total de ocho, para este contacto nos hemos centrado en el TDI 1.9 de 130 CV. Es, según todas las evidencias, el que más aceptación tendrá en el mercado español.

La primera impresión que produce la ficha técnica de esta gama es que hay un batiburrillo de motores. Un total de ocho que van desde el 1.6 de 102 CV, hasta el poderoso V6 de 193 CV y 2.8 litros de cilindrada. Esta panoplia de propulsores se puede combinar tanto con la carrocería berlina como con la familiar, aunque, con ésta, las prestaciones se resienten un poco. En total, hay cinco novedades y tres motores ya conocidos.

Gasolina Entre los motores de gasolina aparece un 1.6 de 102 CV. Con este corazón, el Passat se mueve con relativa soltura. Es potente, pero le falta un punto de alegría. Su velocidad máxima es de 192 km/h y utiliza una caja de cambios de cinco relaciones. Su consumo está en torno a los 7,7 litros en conducción mixta. Se mantienen los cuatro cilindros y se introduce un mando de válvulas accionado por balancines de rodillos. Le sigue el 2.0 de 115 CV, de 16 válvulas ya estrenado en el Golf. Permite acoplar una transmisión 4Motion de tracción permanente o un cambio automático de cuatro marchas. Alcanza los 200 km/h y se le ha reseñado un gasto de 8,3 litros a los 100 kilómetros. Por encima se sitúa como novedad el 2.3 V5 de 170 CV. Se trata de un motor casi deportivo (ya conocido, pero ahora con cuatro válvulas por cilindro) que se muestra potente y elástico, permitiendo brillantes recuperaciones y una velocidad punta de 228 km/h. Su consumo se ha establecido en 9,4 litros, que suben a 9,8 cuando se incorpora la transmisión 4Motion. Además de estos nuevos propulsores, el Passat también cuenta con los ya conocidos 1.8 Turbo de 150 CV y el 2.8 V6 de 193 CV, el más potente de la gama. En ambos casos se puede optar por un cambio automático Tiptronic, y en el V6, se puede montar 4Motion.

Diesel Del comportamiento del nuevo TDI 1.9 de 130 CV ya se habla en el grueso de este contacto, con lo que aquí hablaremos de la otra novedad. Se trata de un 1.9 TDI que, en este caso, rinde 101 CV. De nuevo estamos ante un motor un tanto escueto para la envergadura del Passat. Lo mueve sin problemas, pero en momentos apurados se agradecería algo más de empuje. Alcanza los 191 km/h y consume una media de 5,4 litros. Una pega que se le puede poner es que resulta ruidoso, algo que Volkswagen debería cuidar en una berlina de la parte alta del segmento medio. Junto a estos dos TDI de 1.9 está el ya existente 2.5 TDI V6, un coche realmente potente que ofrece 150 CV y una punta que llega a los 220 Km/h. Dotado de serie con una caja de seis velocidades, se puede optar por 4Motion y por un cambio automático de cinco marchas Tiptronic.

La combinación de una suspensión más rígida con unos amortiguadores un poco más firmes que los de la anterior versión, permiten que, sin perder confort de marcha, el comportamiento sea un tanto más deportivo. El chasis es estructuralmente un 10 por ciento más rígido que el anterior y el ancho de vías también ha crecido, con lo que la estabilidad ha salido muy reforzada. Los 130 CV de esta máquina, con bomba inyector y seis litros a los 100 de consumo homologado, son más que poderosos. El motor se combina con una caja de seis marchas, lo que permite disponer de al menos dos y hasta tres marchas válidas para cada situación.(mejor diría “permite disponer siempre dos –cuando no tres marchas- adecuadas a cada situación”).

Llama la atención una gran tercera, que en carreteras exigentes se muestra inagotable. Empuja con tremenda potencia desde muy abajo del cuentarrevoluciones. Después, se estira de una forma muy progresiva y sigue rindiendo a gran nivel por encima de las 5.000 vueltas, régimen sorprenden para un Diesel que demuestra la calidad de mezcla que consigue el peculiar sistema bomba-inyector de Volkswagen.

También es una gran marcha la quinta, que lleva sin problemas a la sexta, donde la velocidad punta del coche se sitúa en 208 km/h, 201 para el Variant Con esos mimbres, este modelo resulta incluso divertido aunque, lógicamente, no es un deportivo. Sin embargo, sus prestaciones permiten una conducción más que dinámica: un gran poder de recuperación y un paso por curva sobresaliente hacen del nuevo Passat una berlina que se conduce a un ritmo vivo con total agilidad.

Pese a que todas la versiones básicas son de tracción delantera, el modelo probado, además de los 2.0, V5 y V6 TDI, pueden combinarse con la tracción permanente 4Motion, que es un sistema inteligente con un diferencial central Torsen de bloqueo automático y un bloqueo electrónico de diferencial en el eje posterior. No es la 4Motion que lleva el Golf, sino que se ha cambiado completamente a partir de la tracción Quattro de Audi.

Para los improbables deslizamientos, Volkswagen ha previsto el ESP como parte del equipamiento básico. Su presencia permite apurar aún más las posibilidades de este enérgico motor.

Los responsables de Volkswagen sabían lo que hacían cuando decidieron que el primer contacto de la prensa con el nuevo Passat fuese en Cerdeña, en una zona de carreteras más que retorcidas. Resultó un marco idóneo para probar su mejorado conjunto de chasis y suspensión, además de los nuevos motores .

Pese a probar los cinco propulsores que se incorporan a una gama total de ocho, para este contacto nos hemos centrado en el TDI 1.9 de 130 CV. Es, según todas las evidencias, el que más aceptación tendrá en el mercado español.

La primera impresión que produce la ficha técnica de esta gama es que hay un batiburrillo de motores. Un total de ocho que van desde el 1.6 de 102 CV, hasta el poderoso V6 de 193 CV y 2.8 litros de cilindrada. Esta panoplia de propulsores se puede combinar tanto con la carrocería berlina como con la familiar, aunque, con ésta, las prestaciones se resienten un poco. En total, hay cinco novedades y tres motores ya conocidos.

Gasolina Entre los motores de gasolina aparece un 1.6 de 102 CV. Con este corazón, el Passat se mueve con relativa soltura. Es potente, pero le falta un punto de alegría. Su velocidad máxima es de 192 km/h y utiliza una caja de cambios de cinco relaciones. Su consumo está en torno a los 7,7 litros en conducción mixta. Se mantienen los cuatro cilindros y se introduce un mando de válvulas accionado por balancines de rodillos. Le sigue el 2.0 de 115 CV, de 16 válvulas ya estrenado en el Golf. Permite acoplar una transmisión 4Motion de tracción permanente o un cambio automático de cuatro marchas. Alcanza los 200 km/h y se le ha reseñado un gasto de 8,3 litros a los 100 kilómetros. Por encima se sitúa como novedad el 2.3 V5 de 170 CV. Se trata de un motor casi deportivo (ya conocido, pero ahora con cuatro válvulas por cilindro) que se muestra potente y elástico, permitiendo brillantes recuperaciones y una velocidad punta de 228 km/h. Su consumo se ha establecido en 9,4 litros, que suben a 9,8 cuando se incorpora la transmisión 4Motion. Además de estos nuevos propulsores, el Passat también cuenta con los ya conocidos 1.8 Turbo de 150 CV y el 2.8 V6 de 193 CV, el más potente de la gama. En ambos casos se puede optar por un cambio automático Tiptronic, y en el V6, se puede montar 4Motion.

Diesel Del comportamiento del nuevo TDI 1.9 de 130 CV ya se habla en el grueso de este contacto, con lo que aquí hablaremos de la otra novedad. Se trata de un 1.9 TDI que, en este caso, rinde 101 CV. De nuevo estamos ante un motor un tanto escueto para la envergadura del Passat. Lo mueve sin problemas, pero en momentos apurados se agradecería algo más de empuje. Alcanza los 191 km/h y consume una media de 5,4 litros. Una pega que se le puede poner es que resulta ruidoso, algo que Volkswagen debería cuidar en una berlina de la parte alta del segmento medio. Junto a estos dos TDI de 1.9 está el ya existente 2.5 TDI V6, un coche realmente potente que ofrece 150 CV y una punta que llega a los 220 Km/h. Dotado de serie con una caja de seis velocidades, se puede optar por 4Motion y por un cambio automático de cinco marchas Tiptronic.

La combinación de una suspensión más rígida con unos amortiguadores un poco más firmes que los de la anterior versión, permiten que, sin perder confort de marcha, el comportamiento sea un tanto más deportivo. El chasis es estructuralmente un 10 por ciento más rígido que el anterior y el ancho de vías también ha crecido, con lo que la estabilidad ha salido muy reforzada. Los 130 CV de esta máquina, con bomba inyector y seis litros a los 100 de consumo homologado, son más que poderosos. El motor se combina con una caja de seis marchas, lo que permite disponer de al menos dos y hasta tres marchas válidas para cada situación.(mejor diría “permite disponer siempre dos –cuando no tres marchas- adecuadas a cada situación”).

Llama la atención una gran tercera, que en carreteras exigentes se muestra inagotable. Empuja con tremenda potencia desde muy abajo del cuentarrevoluciones. Después, se estira de una forma muy progresiva y sigue rindiendo a gran nivel por encima de las 5.000 vueltas, régimen sorprenden para un Diesel que demuestra la calidad de mezcla que consigue el peculiar sistema bomba-inyector de Volkswagen.

También es una gran marcha la quinta, que lleva sin problemas a la sexta, donde la velocidad punta del coche se sitúa en 208 km/h, 201 para el Variant Con esos mimbres, este modelo resulta incluso divertido aunque, lógicamente, no es un deportivo. Sin embargo, sus prestaciones permiten una conducción más que dinámica: un gran poder de recuperación y un paso por curva sobresaliente hacen del nuevo Passat una berlina que se conduce a un ritmo vivo con total agilidad.

Pese a que todas la versiones básicas son de tracción delantera, el modelo probado, además de los 2.0, V5 y V6 TDI, pueden combinarse con la tracción permanente 4Motion, que es un sistema inteligente con un diferencial central Torsen de bloqueo automático y un bloqueo electrónico de diferencial en el eje posterior. No es la 4Motion que lleva el Golf, sino que se ha cambiado completamente a partir de la tracción Quattro de Audi.

Para los improbables deslizamientos, Volkswagen ha previsto el ESP como parte del equipamiento básico. Su presencia permite apurar aún más las posibilidades de este enérgico motor.

Los responsables de Volkswagen sabían lo que hacían cuando decidieron que el primer contacto de la prensa con el nuevo Passat fuese en Cerdeña, en una zona de carreteras más que retorcidas. Resultó un marco idóneo para probar su mejorado conjunto de chasis y suspensión, además de los nuevos motores .

Pese a probar los cinco propulsores que se incorporan a una gama total de ocho, para este contacto nos hemos centrado en el TDI 1.9 de 130 CV. Es, según todas las evidencias, el que más aceptación tendrá en el mercado español.

La primera impresión que produce la ficha técnica de esta gama es que hay un batiburrillo de motores. Un total de ocho que van desde el 1.6 de 102 CV, hasta el poderoso V6 de 193 CV y 2.8 litros de cilindrada. Esta panoplia de propulsores se puede combinar tanto con la carrocería berlina como con la familiar, aunque, con ésta, las prestaciones se resienten un poco. En total, hay cinco novedades y tres motores ya conocidos.

Gasolina Entre los motores de gasolina aparece un 1.6 de 102 CV. Con este corazón, el Passat se mueve con relativa soltura. Es potente, pero le falta un punto de alegría. Su velocidad máxima es de 192 km/h y utiliza una caja de cambios de cinco relaciones. Su consumo está en torno a los 7,7 litros en conducción mixta. Se mantienen los cuatro cilindros y se introduce un mando de válvulas accionado por balancines de rodillos. Le sigue el 2.0 de 115 CV, de 16 válvulas ya estrenado en el Golf. Permite acoplar una transmisión 4Motion de tracción permanente o un cambio automático de cuatro marchas. Alcanza los 200 km/h y se le ha reseñado un gasto de 8,3 litros a los 100 kilómetros. Por encima se sitúa como novedad el 2.3 V5 de 170 CV. Se trata de un motor casi deportivo (ya conocido, pero ahora con cuatro válvulas por cilindro) que se muestra potente y elástico, permitiendo brillantes recuperaciones y una velocidad punta de 228 km/h. Su consumo se ha establecido en 9,4 litros, que suben a 9,8 cuando se incorpora la transmisión 4Motion. Además de estos nuevos propulsores, el Passat también cuenta con los ya conocidos 1.8 Turbo de 150 CV y el 2.8 V6 de 193 CV, el más potente de la gama. En ambos casos se puede optar por un cambio automático Tiptronic, y en el V6, se puede montar 4Motion.

Diesel Del comportamiento del nuevo TDI 1.9 de 130 CV ya se habla en el grueso de este contacto, con lo que aquí hablaremos de la otra novedad. Se trata de un 1.9 TDI que, en este caso, rinde 101 CV. De nuevo estamos ante un motor un tanto escueto para la envergadura del Passat. Lo mueve sin problemas, pero en momentos apurados se agradecería algo más de empuje. Alcanza los 191 km/h y consume una media de 5,4 litros. Una pega que se le puede poner es que resulta ruidoso, algo que Volkswagen debería cuidar en una berlina de la parte alta del segmento medio. Junto a estos dos TDI de 1.9 está el ya existente 2.5 TDI V6, un coche realmente potente que ofrece 150 CV y una punta que llega a los 220 Km/h. Dotado de serie con una caja de seis velocidades, se puede optar por 4Motion y por un cambio automático de cinco marchas Tiptronic.

La combinación de una suspensión más rígida con unos amortiguadores un poco más firmes que los de la anterior versión, permiten que, sin perder confort de marcha, el comportamiento sea un tanto más deportivo. El chasis es estructuralmente un 10 por ciento más rígido que el anterior y el ancho de vías también ha crecido, con lo que la estabilidad ha salido muy reforzada. Los 130 CV de esta máquina, con bomba inyector y seis litros a los 100 de consumo homologado, son más que poderosos. El motor se combina con una caja de seis marchas, lo que permite disponer de al menos dos y hasta tres marchas válidas para cada situación.(mejor diría “permite disponer siempre dos –cuando no tres marchas- adecuadas a cada situación”).

Llama la atención una gran tercera, que en carreteras exigentes se muestra inagotable. Empuja con tremenda potencia desde muy abajo del cuentarrevoluciones. Después, se estira de una forma muy progresiva y sigue rindiendo a gran nivel por encima de las 5.000 vueltas, régimen sorprenden para un Diesel que demuestra la calidad de mezcla que consigue el peculiar sistema bomba-inyector de Volkswagen.

También es una gran marcha la quinta, que lleva sin problemas a la sexta, donde la velocidad punta del coche se sitúa en 208 km/h, 201 para el Variant Con esos mimbres, este modelo resulta incluso divertido aunque, lógicamente, no es un deportivo. Sin embargo, sus prestaciones permiten una conducción más que dinámica: un gran poder de recuperación y un paso por curva sobresaliente hacen del nuevo Passat una berlina que se conduce a un ritmo vivo con total agilidad.

Pese a que todas la versiones básicas son de tracción delantera, el modelo probado, además de los 2.0, V5 y V6 TDI, pueden combinarse con la tracción permanente 4Motion, que es un sistema inteligente con un diferencial central Torsen de bloqueo automático y un bloqueo electrónico de diferencial en el eje posterior. No es la 4Motion que lleva el Golf, sino que se ha cambiado completamente a partir de la tracción Quattro de Audi.

Para los improbables deslizamientos, Volkswagen ha previsto el ESP como parte del equipamiento básico. Su presencia permite apurar aún más las posibilidades de este enérgico motor.

Los responsables de Volkswagen sabían lo que hacían cuando decidieron que el primer contacto de la prensa con el nuevo Passat fuese en Cerdeña, en una zona de carreteras más que retorcidas. Resultó un marco idóneo para probar su mejorado conjunto de chasis y suspensión, además de los nuevos motores .

Pese a probar los cinco propulsores que se incorporan a una gama total de ocho, para este contacto nos hemos centrado en el TDI 1.9 de 130 CV. Es, según todas las evidencias, el que más aceptación tendrá en el mercado español.

La primera impresión que produce la ficha técnica de esta gama es que hay un batiburrillo de motores. Un total de ocho que van desde el 1.6 de 102 CV, hasta el poderoso V6 de 193 CV y 2.8 litros de cilindrada. Esta panoplia de propulsores se puede combinar tanto con la carrocería berlina como con la familiar, aunque, con ésta, las prestaciones se resienten un poco. En total, hay cinco novedades y tres motores ya conocidos.

Gasolina Entre los motores de gasolina aparece un 1.6 de 102 CV. Con este corazón, el Passat se mueve con relativa soltura. Es potente, pero le falta un punto de alegría. Su velocidad máxima es de 192 km/h y utiliza una caja de cambios de cinco relaciones. Su consumo está en torno a los 7,7 litros en conducción mixta. Se mantienen los cuatro cilindros y se introduce un mando de válvulas accionado por balancines de rodillos. Le sigue el 2.0 de 115 CV, de 16 válvulas ya estrenado en el Golf. Permite acoplar una transmisión 4Motion de tracción permanente o un cambio automático de cuatro marchas. Alcanza los 200 km/h y se le ha reseñado un gasto de 8,3 litros a los 100 kilómetros. Por encima se sitúa como novedad el 2.3 V5 de 170 CV. Se trata de un motor casi deportivo (ya conocido, pero ahora con cuatro válvulas por cilindro) que se muestra potente y elástico, permitiendo brillantes recuperaciones y una velocidad punta de 228 km/h. Su consumo se ha establecido en 9,4 litros, que suben a 9,8 cuando se incorpora la transmisión 4Motion. Además de estos nuevos propulsores, el Passat también cuenta con los ya conocidos 1.8 Turbo de 150 CV y el 2.8 V6 de 193 CV, el más potente de la gama. En ambos casos se puede optar por un cambio automático Tiptronic, y en el V6, se puede montar 4Motion.

Diesel Del comportamiento del nuevo TDI 1.9 de 130 CV ya se habla en el grueso de este contacto, con lo que aquí hablaremos de la otra novedad. Se trata de un 1.9 TDI que, en este caso, rinde 101 CV. De nuevo estamos ante un motor un tanto escueto para la envergadura del Passat. Lo mueve sin problemas, pero en momentos apurados se agradecería algo más de empuje. Alcanza los 191 km/h y consume una media de 5,4 litros. Una pega que se le puede poner es que resulta ruidoso, algo que Volkswagen debería cuidar en una berlina de la parte alta del segmento medio. Junto a estos dos TDI de 1.9 está el ya existente 2.5 TDI V6, un coche realmente potente que ofrece 150 CV y una punta que llega a los 220 Km/h. Dotado de serie con una caja de seis velocidades, se puede optar por 4Motion y por un cambio automático de cinco marchas Tiptronic.

La combinación de una suspensión más rígida con unos amortiguadores un poco más firmes que los de la anterior versión, permiten que, sin perder confort de marcha, el comportamiento sea un tanto más deportivo. El chasis es estructuralmente un 10 por ciento más rígido que el anterior y el ancho de vías también ha crecido, con lo que la estabilidad ha salido muy reforzada. Los 130 CV de esta máquina, con bomba inyector y seis litros a los 100 de consumo homologado, son más que poderosos. El motor se combina con una caja de seis marchas, lo que permite disponer de al menos dos y hasta tres marchas válidas para cada situación.(mejor diría “permite disponer siempre dos –cuando no tres marchas- adecuadas a cada situación”).

Llama la atención una gran tercera, que en carreteras exigentes se muestra inagotable. Empuja con tremenda potencia desde muy abajo del cuentarrevoluciones. Después, se estira de una forma muy progresiva y sigue rindiendo a gran nivel por encima de las 5.000 vueltas, régimen sorprenden para un Diesel que demuestra la calidad de mezcla que consigue el peculiar sistema bomba-inyector de Volkswagen.

También es una gran marcha la quinta, que lleva sin problemas a la sexta, donde la velocidad punta del coche se sitúa en 208 km/h, 201 para el Variant Con esos mimbres, este modelo resulta incluso divertido aunque, lógicamente, no es un deportivo. Sin embargo, sus prestaciones permiten una conducción más que dinámica: un gran poder de recuperación y un paso por curva sobresaliente hacen del nuevo Passat una berlina que se conduce a un ritmo vivo con total agilidad.

Pese a que todas la versiones básicas son de tracción delantera, el modelo probado, además de los 2.0, V5 y V6 TDI, pueden combinarse con la tracción permanente 4Motion, que es un sistema inteligente con un diferencial central Torsen de bloqueo automático y un bloqueo electrónico de diferencial en el eje posterior. No es la 4Motion que lleva el Golf, sino que se ha cambiado completamente a partir de la tracción Quattro de Audi.

Para los improbables deslizamientos, Volkswagen ha previsto el ESP como parte del equipamiento básico. Su presencia permite apurar aún más las posibilidades de este enérgico motor.

Los responsables de Volkswagen sabían lo que hacían cuando decidieron que el primer contacto de la prensa con el nuevo Passat fuese en Cerdeña, en una zona de carreteras más que retorcidas. Resultó un marco idóneo para probar su mejorado conjunto de chasis y suspensión, además de los nuevos motores .

Pese a probar los cinco propulsores que se incorporan a una gama total de ocho, para este contacto nos hemos centrado en el TDI 1.9 de 130 CV. Es, según todas las evidencias, el que más aceptación tendrá en el mercado español.

La primera impresión que produce la ficha técnica de esta gama es que hay un batiburrillo de motores. Un total de ocho que van desde el 1.6 de 102 CV, hasta el poderoso V6 de 193 CV y 2.8 litros de cilindrada. Esta panoplia de propulsores se puede combinar tanto con la carrocería berlina como con la familiar, aunque, con ésta, las prestaciones se resienten un poco. En total, hay cinco novedades y tres motores ya conocidos.

Gasolina Entre los motores de gasolina aparece un 1.6 de 102 CV. Con este corazón, el Passat se mueve con relativa soltura. Es potente, pero le falta un punto de alegría. Su velocidad máxima es de 192 km/h y utiliza una caja de cambios de cinco relaciones. Su consumo está en torno a los 7,7 litros en conducción mixta. Se mantienen los cuatro cilindros y se introduce un mando de válvulas accionado por balancines de rodillos. Le sigue el 2.0 de 115 CV, de 16 válvulas ya estrenado en el Golf. Permite acoplar una transmisión 4Motion de tracción permanente o un cambio automático de cuatro marchas. Alcanza los 200 km/h y se le ha reseñado un gasto de 8,3 litros a los 100 kilómetros. Por encima se sitúa como novedad el 2.3 V5 de 170 CV. Se trata de un motor casi deportivo (ya conocido, pero ahora con cuatro válvulas por cilindro) que se muestra potente y elástico, permitiendo brillantes recuperaciones y una velocidad punta de 228 km/h. Su consumo se ha establecido en 9,4 litros, que suben a 9,8 cuando se incorpora la transmisión 4Motion. Además de estos nuevos propulsores, el Passat también cuenta con los ya conocidos 1.8 Turbo de 150 CV y el 2.8 V6 de 193 CV, el más potente de la gama. En ambos casos se puede optar por un cambio automático Tiptronic, y en el V6, se puede montar 4Motion.

Diesel Del comportamiento del nuevo TDI 1.9 de 130 CV ya se habla en el grueso de este contacto, con lo que aquí hablaremos de la otra novedad. Se trata de un 1.9 TDI que, en este caso, rinde 101 CV. De nuevo estamos ante un motor un tanto escueto para la envergadura del Passat. Lo mueve sin problemas, pero en momentos apurados se agradecería algo más de empuje. Alcanza los 191 km/h y consume una media de 5,4 litros. Una pega que se le puede poner es que resulta ruidoso, algo que Volkswagen debería cuidar en una berlina de la parte alta del segmento medio. Junto a estos dos TDI de 1.9 está el ya existente 2.5 TDI V6, un coche realmente potente que ofrece 150 CV y una punta que llega a los 220 Km/h. Dotado de serie con una caja de seis velocidades, se puede optar por 4Motion y por un cambio automático de cinco marchas Tiptronic.

La combinación de una suspensión más rígida con unos amortiguadores un poco más firmes que los de la anterior versión, permiten que, sin perder confort de marcha, el comportamiento sea un tanto más deportivo. El chasis es estructuralmente un 10 por ciento más rígido que el anterior y el ancho de vías también ha crecido, con lo que la estabilidad ha salido muy reforzada. Los 130 CV de esta máquina, con bomba inyector y seis litros a los 100 de consumo homologado, son más que poderosos. El motor se combina con una caja de seis marchas, lo que permite disponer de al menos dos y hasta tres marchas válidas para cada situación.(mejor diría “permite disponer siempre dos –cuando no tres marchas- adecuadas a cada situación”).

Llama la atención una gran tercera, que en carreteras exigentes se muestra inagotable. Empuja con tremenda potencia desde muy abajo del cuentarrevoluciones. Después, se estira de una forma muy progresiva y sigue rindiendo a gran nivel por encima de las 5.000 vueltas, régimen sorprenden para un Diesel que demuestra la calidad de mezcla que consigue el peculiar sistema bomba-inyector de Volkswagen.

También es una gran marcha la quinta, que lleva sin problemas a la sexta, donde la velocidad punta del coche se sitúa en 208 km/h, 201 para el Variant Con esos mimbres, este modelo resulta incluso divertido aunque, lógicamente, no es un deportivo. Sin embargo, sus prestaciones permiten una conducción más que dinámica: un gran poder de recuperación y un paso por curva sobresaliente hacen del nuevo Passat una berlina que se conduce a un ritmo vivo con total agilidad.

Pese a que todas la versiones básicas son de tracción delantera, el modelo probado, además de los 2.0, V5 y V6 TDI, pueden combinarse con la tracción permanente 4Motion, que es un sistema inteligente con un diferencial central Torsen de bloqueo automático y un bloqueo electrónico de diferencial en el eje posterior. No es la 4Motion que lleva el Golf, sino que se ha cambiado completamente a partir de la tracción Quattro de Audi.

Para los improbables deslizamientos, Volkswagen ha previsto el ESP como parte del equipamiento básico. Su presencia permite apurar aún más las posibilidades de este enérgico motor.

Los responsables de Volkswagen sabían lo que hacían cuando decidieron que el primer contacto de la prensa con el nuevo Passat fuese en Cerdeña, en una zona de carreteras más que retorcidas. Resultó un marco idóneo para probar su mejorado conjunto de chasis y suspensión, además de los nuevos motores .

Pese a probar los cinco propulsores que se incorporan a una gama total de ocho, para este contacto nos hemos centrado en el TDI 1.9 de 130 CV. Es, según todas las evidencias, el que más aceptación tendrá en el mercado español.

La primera impresión que produce la ficha técnica de esta gama es que hay un batiburrillo de motores. Un total de ocho que van desde el 1.6 de 102 CV, hasta el poderoso V6 de 193 CV y 2.8 litros de cilindrada. Esta panoplia de propulsores se puede combinar tanto con la carrocería berlina como con la familiar, aunque, con ésta, las prestaciones se resienten un poco. En total, hay cinco novedades y tres motores ya conocidos.

Gasolina Entre los motores de gasolina aparece un 1.6 de 102 CV. Con este corazón, el Passat se mueve con relativa soltura. Es potente, pero le falta un punto de alegría. Su velocidad máxima es de 192 km/h y utiliza una caja de cambios de cinco relaciones. Su consumo está en torno a los 7,7 litros en conducción mixta. Se mantienen los cuatro cilindros y se introduce un mando de válvulas accionado por balancines de rodillos. Le sigue el 2.0 de 115 CV, de 16 válvulas ya estrenado en el Golf. Permite acoplar una transmisión 4Motion de tracción permanente o un cambio automático de cuatro marchas. Alcanza los 200 km/h y se le ha reseñado un gasto de 8,3 litros a los 100 kilómetros. Por encima se sitúa como novedad el 2.3 V5 de 170 CV. Se trata de un motor casi deportivo (ya conocido, pero ahora con cuatro válvulas por cilindro) que se muestra potente y elástico, permitiendo brillantes recuperaciones y una velocidad punta de 228 km/h. Su consumo se ha establecido en 9,4 litros, que suben a 9,8 cuando se incorpora la transmisión 4Motion. Además de estos nuevos propulsores, el Passat también cuenta con los ya conocidos 1.8 Turbo de 150 CV y el 2.8 V6 de 193 CV, el más potente de la gama. En ambos casos se puede optar por un cambio automático Tiptronic, y en el V6, se puede montar 4Motion.

Diesel Del comportamiento del nuevo TDI 1.9 de 130 CV ya se habla en el grueso de este contacto, con lo que aquí hablaremos de la otra novedad. Se trata de un 1.9 TDI que, en este caso, rinde 101 CV. De nuevo estamos ante un motor un tanto escueto para la envergadura del Passat. Lo mueve sin problemas, pero en momentos apurados se agradecería algo más de empuje. Alcanza los 191 km/h y consume una media de 5,4 litros. Una pega que se le puede poner es que resulta ruidoso, algo que Volkswagen debería cuidar en una berlina de la parte alta del segmento medio. Junto a estos dos TDI de 1.9 está el ya existente 2.5 TDI V6, un coche realmente potente que ofrece 150 CV y una punta que llega a los 220 Km/h. Dotado de serie con una caja de seis velocidades, se puede optar por 4Motion y por un cambio automático de cinco marchas Tiptronic.

La combinación de una suspensión más rígida con unos amortiguadores un poco más firmes que los de la anterior versión, permiten que, sin perder confort de marcha, el comportamiento sea un tanto más deportivo. El chasis es estructuralmente un 10 por ciento más rígido que el anterior y el ancho de vías también ha crecido, con lo que la estabilidad ha salido muy reforzada. Los 130 CV de esta máquina, con bomba inyector y seis litros a los 100 de consumo homologado, son más que poderosos. El motor se combina con una caja de seis marchas, lo que permite disponer de al menos dos y hasta tres marchas válidas para cada situación.(mejor diría “permite disponer siempre dos –cuando no tres marchas- adecuadas a cada situación”).

Llama la atención una gran tercera, que en carreteras exigentes se muestra inagotable. Empuja con tremenda potencia desde muy abajo del cuentarrevoluciones. Después, se estira de una forma muy progresiva y sigue rindiendo a gran nivel por encima de las 5.000 vueltas, régimen sorprenden para un Diesel que demuestra la calidad de mezcla que consigue el peculiar sistema bomba-inyector de Volkswagen.

También es una gran marcha la quinta, que lleva sin problemas a la sexta, donde la velocidad punta del coche se sitúa en 208 km/h, 201 para el Variant Con esos mimbres, este modelo resulta incluso divertido aunque, lógicamente, no es un deportivo. Sin embargo, sus prestaciones permiten una conducción más que dinámica: un gran poder de recuperación y un paso por curva sobresaliente hacen del nuevo Passat una berlina que se conduce a un ritmo vivo con total agilidad.

Pese a que todas la versiones básicas son de tracción delantera, el modelo probado, además de los 2.0, V5 y V6 TDI, pueden combinarse con la tracción permanente 4Motion, que es un sistema inteligente con un diferencial central Torsen de bloqueo automático y un bloqueo electrónico de diferencial en el eje posterior. No es la 4Motion que lleva el Golf, sino que se ha cambiado completamente a partir de la tracción Quattro de Audi.

Para los improbables deslizamientos, Volkswagen ha previsto el ESP como parte del equipamiento básico. Su presencia permite apurar aún más las posibilidades de este enérgico motor.

Los responsables de Volkswagen sabían lo que hacían cuando decidieron que el primer contacto de la prensa con el nuevo Passat fuese en Cerdeña, en una zona de carreteras más que retorcidas. Resultó un marco idóneo para probar su mejorado conjunto de chasis y suspensión, además de los nuevos motores .

Pese a probar los cinco propulsores que se incorporan a una gama total de ocho, para este contacto nos hemos centrado en el TDI 1.9 de 130 CV. Es, según todas las evidencias, el que más aceptación tendrá en el mercado español.

La primera impresión que produce la ficha técnica de esta gama es que hay un batiburrillo de motores. Un total de ocho que van desde el 1.6 de 102 CV, hasta el poderoso V6 de 193 CV y 2.8 litros de cilindrada. Esta panoplia de propulsores se puede combinar tanto con la carrocería berlina como con la familiar, aunque, con ésta, las prestaciones se resienten un poco. En total, hay cinco novedades y tres motores ya conocidos.

Gasolina Entre los motores de gasolina aparece un 1.6 de 102 CV. Con este corazón, el Passat se mueve con relativa soltura. Es potente, pero le falta un punto de alegría. Su velocidad máxima es de 192 km/h y utiliza una caja de cambios de cinco relaciones. Su consumo está en torno a los 7,7 litros en conducción mixta. Se mantienen los cuatro cilindros y se introduce un mando de válvulas accionado por balancines de rodillos. Le sigue el 2.0 de 115 CV, de 16 válvulas ya estrenado en el Golf. Permite acoplar una transmisión 4Motion de tracción permanente o un cambio automático de cuatro marchas. Alcanza los 200 km/h y se le ha reseñado un gasto de 8,3 litros a los 100 kilómetros. Por encima se sitúa como novedad el 2.3 V5 de 170 CV. Se trata de un motor casi deportivo (ya conocido, pero ahora con cuatro válvulas por cilindro) que se muestra potente y elástico, permitiendo brillantes recuperaciones y una velocidad punta de 228 km/h. Su consumo se ha establecido en 9,4 litros, que suben a 9,8 cuando se incorpora la transmisión 4Motion. Además de estos nuevos propulsores, el Passat también cuenta con los ya conocidos 1.8 Turbo de 150 CV y el 2.8 V6 de 193 CV, el más potente de la gama. En ambos casos se puede optar por un cambio automático Tiptronic, y en el V6, se puede montar 4Motion.

Diesel Del comportamiento del nuevo TDI 1.9 de 130 CV ya se habla en el grueso de este contacto, con lo que aquí hablaremos de la otra novedad. Se trata de un 1.9 TDI que, en este caso, rinde 101 CV. De nuevo estamos ante un motor un tanto escueto para la envergadura del Passat. Lo mueve sin problemas, pero en momentos apurados se agradecería algo más de empuje. Alcanza los 191 km/h y consume una media de 5,4 litros. Una pega que se le puede poner es que resulta ruidoso, algo que Volkswagen debería cuidar en una berlina de la parte alta del segmento medio. Junto a estos dos TDI de 1.9 está el ya existente 2.5 TDI V6, un coche realmente potente que ofrece 150 CV y una punta que llega a los 220 Km/h. Dotado de serie con una caja de seis velocidades, se puede optar por 4Motion y por un cambio automático de cinco marchas Tiptronic.

La combinación de una suspensión más rígida con unos amortiguadores un poco más firmes que los de la anterior versión, permiten que, sin perder confort de marcha, el comportamiento sea un tanto más deportivo. El chasis es estructuralmente un 10 por ciento más rígido que el anterior y el ancho de vías también ha crecido, con lo que la estabilidad ha salido muy reforzada. Los 130 CV de esta máquina, con bomba inyector y seis litros a los 100 de consumo homologado, son más que poderosos. El motor se combina con una caja de seis marchas, lo que permite disponer de al menos dos y hasta tres marchas válidas para cada situación.(mejor diría “permite disponer siempre dos –cuando no tres marchas- adecuadas a cada situación”).

Llama la atención una gran tercera, que en carreteras exigentes se muestra inagotable. Empuja con tremenda potencia desde muy abajo del cuentarrevoluciones. Después, se estira de una forma muy progresiva y sigue rindiendo a gran nivel por encima de las 5.000 vueltas, régimen sorprenden para un Diesel que demuestra la calidad de mezcla que consigue el peculiar sistema bomba-inyector de Volkswagen.

También es una gran marcha la quinta, que lleva sin problemas a la sexta, donde la velocidad punta del coche se sitúa en 208 km/h, 201 para el Variant Con esos mimbres, este modelo resulta incluso divertido aunque, lógicamente, no es un deportivo. Sin embargo, sus prestaciones permiten una conducción más que dinámica: un gran poder de recuperación y un paso por curva sobresaliente hacen del nuevo Passat una berlina que se conduce a un ritmo vivo con total agilidad.

Pese a que todas la versiones básicas son de tracción delantera, el modelo probado, además de los 2.0, V5 y V6 TDI, pueden combinarse con la tracción permanente 4Motion, que es un sistema inteligente con un diferencial central Torsen de bloqueo automático y un bloqueo electrónico de diferencial en el eje posterior. No es la 4Motion que lleva el Golf, sino que se ha cambiado completamente a partir de la tracción Quattro de Audi.

Para los improbables deslizamientos, Volkswagen ha previsto el ESP como parte del equipamiento básico. Su presencia permite apurar aún más las posibilidades de este enérgico motor.

Los responsables de Volkswagen sabían lo que hacían cuando decidieron que el primer contacto de la prensa con el nuevo Passat fuese en Cerdeña, en una zona de carreteras más que retorcidas. Resultó un marco idóneo para probar su mejorado conjunto de chasis y suspensión, además de los nuevos motores .

Pese a probar los cinco propulsores que se incorporan a una gama total de ocho, para este contacto nos hemos centrado en el TDI 1.9 de 130 CV. Es, según todas las evidencias, el que más aceptación tendrá en el mercado español.

La primera impresión que produce la ficha técnica de esta gama es que hay un batiburrillo de motores. Un total de ocho que van desde el 1.6 de 102 CV, hasta el poderoso V6 de 193 CV y 2.8 litros de cilindrada. Esta panoplia de propulsores se puede combinar tanto con la carrocería berlina como con la familiar, aunque, con ésta, las prestaciones se resienten un poco. En total, hay cinco novedades y tres motores ya conocidos.

Gasolina Entre los motores de gasolina aparece un 1.6 de 102 CV. Con este corazón, el Passat se mueve con relativa soltura. Es potente, pero le falta un punto de alegría. Su velocidad máxima es de 192 km/h y utiliza una caja de cambios de cinco relaciones. Su consumo está en torno a los 7,7 litros en conducción mixta. Se mantienen los cuatro cilindros y se introduce un mando de válvulas accionado por balancines de rodillos. Le sigue el 2.0 de 115 CV, de 16 válvulas ya estrenado en el Golf. Permite acoplar una transmisión 4Motion de tracción permanente o un cambio automático de cuatro marchas. Alcanza los 200 km/h y se le ha reseñado un gasto de 8,3 litros a los 100 kilómetros. Por encima se sitúa como novedad el 2.3 V5 de 170 CV. Se trata de un motor casi deportivo (ya conocido, pero ahora con cuatro válvulas por cilindro) que se muestra potente y elástico, permitiendo brillantes recuperaciones y una velocidad punta de 228 km/h. Su consumo se ha establecido en 9,4 litros, que suben a 9,8 cuando se incorpora la transmisión 4Motion. Además de estos nuevos propulsores, el Passat también cuenta con los ya conocidos 1.8 Turbo de 150 CV y el 2.8 V6 de 193 CV, el más potente de la gama. En ambos casos se puede optar por un cambio automático Tiptronic, y en el V6, se puede montar 4Motion.

Diesel Del comportamiento del nuevo TDI 1.9 de 130 CV ya se habla en el grueso de este contacto, con lo que aquí hablaremos de la otra novedad. Se trata de un 1.9 TDI que, en este caso, rinde 101 CV. De nuevo estamos ante un motor un tanto escueto para la envergadura del Passat. Lo mueve sin problemas, pero en momentos apurados se agradecería algo más de empuje. Alcanza los 191 km/h y consume una media de 5,4 litros. Una pega que se le puede poner es que resulta ruidoso, algo que Volkswagen debería cuidar en una berlina de la parte alta del segmento medio. Junto a estos dos TDI de 1.9 está el ya existente 2.5 TDI V6, un coche realmente potente que ofrece 150 CV y una punta que llega a los 220 Km/h. Dotado de serie con una caja de seis velocidades, se puede optar por 4Motion y por un cambio automático de cinco marchas Tiptronic.

La combinación de una suspensión más rígida con unos amortiguadores un poco más firmes que los de la anterior versión, permiten que, sin perder confort de marcha, el comportamiento sea un tanto más deportivo. El chasis es estructuralmente un 10 por ciento más rígido que el anterior y el ancho de vías también ha crecido, con lo que la estabilidad ha salido muy reforzada. Los 130 CV de esta máquina, con bomba inyector y seis litros a los 100 de consumo homologado, son más que poderosos. El motor se combina con una caja de seis marchas, lo que permite disponer de al menos dos y hasta tres marchas válidas para cada situación.(mejor diría “permite disponer siempre dos –cuando no tres marchas- adecuadas a cada situación”).

Llama la atención una gran tercera, que en carreteras exigentes se muestra inagotable. Empuja con tremenda potencia desde muy abajo del cuentarrevoluciones. Después, se estira de una forma muy progresiva y sigue rindiendo a gran nivel por encima de las 5.000 vueltas, régimen sorprenden para un Diesel que demuestra la calidad de mezcla que consigue el peculiar sistema bomba-inyector de Volkswagen.

También es una gran marcha la quinta, que lleva sin problemas a la sexta, donde la velocidad punta del coche se sitúa en 208 km/h, 201 para el Variant Con esos mimbres, este modelo resulta incluso divertido aunque, lógicamente, no es un deportivo. Sin embargo, sus prestaciones permiten una conducción más que dinámica: un gran poder de recuperación y un paso por curva sobresaliente hacen del nuevo Passat una berlina que se conduce a un ritmo vivo con total agilidad.

Pese a que todas la versiones básicas son de tracción delantera, el modelo probado, además de los 2.0, V5 y V6 TDI, pueden combinarse con la tracción permanente 4Motion, que es un sistema inteligente con un diferencial central Torsen de bloqueo automático y un bloqueo electrónico de diferencial en el eje posterior. No es la 4Motion que lleva el Golf, sino que se ha cambiado completamente a partir de la tracción Quattro de Audi.

Para los improbables deslizamientos, Volkswagen ha previsto el ESP como parte del equipamiento básico. Su presencia permite apurar aún más las posibilidades de este enérgico motor.

Los responsables de Volkswagen sabían lo que hacían cuando decidieron que el primer contacto de la prensa con el nuevo Passat fuese en Cerdeña, en una zona de carreteras más que retorcidas. Resultó un marco idóneo para probar su mejorado conjunto de chasis y suspensión, además de los nuevos motores .

Pese a probar los cinco propulsores que se incorporan a una gama total de ocho, para este contacto nos hemos centrado en el TDI 1.9 de 130 CV. Es, según todas las evidencias, el que más aceptación tendrá en el mercado español.

La primera impresión que produce la ficha técnica de esta gama es que hay un batiburrillo de motores. Un total de ocho que van desde el 1.6 de 102 CV, hasta el poderoso V6 de 193 CV y 2.8 litros de cilindrada. Esta panoplia de propulsores se puede combinar tanto con la carrocería berlina como con la familiar, aunque, con ésta, las prestaciones se resienten un poco. En total, hay cinco novedades y tres motores ya conocidos.

Gasolina Entre los motores de gasolina aparece un 1.6 de 102 CV. Con este corazón, el Passat se mueve con relativa soltura. Es potente, pero le falta un punto de alegría. Su velocidad máxima es de 192 km/h y utiliza una caja de cambios de cinco relaciones. Su consumo está en torno a los 7,7 litros en conducción mixta. Se mantienen los cuatro cilindros y se introduce un mando de válvulas accionado por balancines de rodillos. Le sigue el 2.0 de 115 CV, de 16 válvulas ya estrenado en el Golf. Permite acoplar una transmisión 4Motion de tracción permanente o un cambio automático de cuatro marchas. Alcanza los 200 km/h y se le ha reseñado un gasto de 8,3 litros a los 100 kilómetros. Por encima se sitúa como novedad el 2.3 V5 de 170 CV. Se trata de un motor casi deportivo (ya conocido, pero ahora con cuatro válvulas por cilindro) que se muestra potente y elástico, permitiendo brillantes recuperaciones y una velocidad punta de 228 km/h. Su consumo se ha establecido en 9,4 litros, que suben a 9,8 cuando se incorpora la transmisión 4Motion. Además de estos nuevos propulsores, el Passat también cuenta con los ya conocidos 1.8 Turbo de 150 CV y el 2.8 V6 de 193 CV, el más potente de la gama. En ambos casos se puede optar por un cambio automático Tiptronic, y en el V6, se puede montar 4Motion.

Diesel Del comportamiento del nuevo TDI 1.9 de 130 CV ya se habla en el grueso de este contacto, con lo que aquí hablaremos de la otra novedad. Se trata de un 1.9 TDI que, en este caso, rinde 101 CV. De nuevo estamos ante un motor un tanto escueto para la envergadura del Passat. Lo mueve sin problemas, pero en momentos apurados se agradecería algo más de empuje. Alcanza los 191 km/h y consume una media de 5,4 litros. Una pega que se le puede poner es que resulta ruidoso, algo que Volkswagen debería cuidar en una berlina de la parte alta del segmento medio. Junto a estos dos TDI de 1.9 está el ya existente 2.5 TDI V6, un coche realmente potente que ofrece 150 CV y una punta que llega a los 220 Km/h. Dotado de serie con una caja de seis velocidades, se puede optar por 4Motion y por un cambio automático de cinco marchas Tiptronic.

La combinación de una suspensión más rígida con unos amortiguadores un poco más firmes que los de la anterior versión, permiten que, sin perder confort de marcha, el comportamiento sea un tanto más deportivo. El chasis es estructuralmente un 10 por ciento más rígido que el anterior y el ancho de vías también ha crecido, con lo que la estabilidad ha salido muy reforzada. Los 130 CV de esta máquina, con bomba inyector y seis litros a los 100 de consumo homologado, son más que poderosos. El motor se combina con una caja de seis marchas, lo que permite disponer de al menos dos y hasta tres marchas válidas para cada situación.(mejor diría “permite disponer siempre dos –cuando no tres marchas- adecuadas a cada situación”).

Llama la atención una gran tercera, que en carreteras exigentes se muestra inagotable. Empuja con tremenda potencia desde muy abajo del cuentarrevoluciones. Después, se estira de una forma muy progresiva y sigue rindiendo a gran nivel por encima de las 5.000 vueltas, régimen sorprenden para un Diesel que demuestra la calidad de mezcla que consigue el peculiar sistema bomba-inyector de Volkswagen.

También es una gran marcha la quinta, que lleva sin problemas a la sexta, donde la velocidad punta del coche se sitúa en 208 km/h, 201 para el Variant Con esos mimbres, este modelo resulta incluso divertido aunque, lógicamente, no es un deportivo. Sin embargo, sus prestaciones permiten una conducción más que dinámica: un gran poder de recuperación y un paso por curva sobresaliente hacen del nuevo Passat una berlina que se conduce a un ritmo vivo con total agilidad.

Pese a que todas la versiones básicas son de tracción delantera, el modelo probado, además de los 2.0, V5 y V6 TDI, pueden combinarse con la tracción permanente 4Motion, que es un sistema inteligente con un diferencial central Torsen de bloqueo automático y un bloqueo electrónico de diferencial en el eje posterior. No es la 4Motion que lleva el Golf, sino que se ha cambiado completamente a partir de la tracción Quattro de Audi.

Para los improbables deslizamientos, Volkswagen ha previsto el ESP como parte del equipamiento básico. Su presencia permite apurar aún más las posibilidades de este enérgico motor.

Galería relacionada

Volkswagen Passat 1.9 TDI 130 CV

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...