Contacto: Opel Corsa

La filosofía de coche económico del Corsa de toda la vida da paso en esta nueva generación a un producto que, sin perder esa virtud, ofrece además unas buenas características dinámicas y un brillante motor Diesel.
Autopista -
Contacto: Opel Corsa
Contacto: Opel Corsa

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

La personalidad del Opel Corsa ha sufrido una transformación importante gracias, sobre todo, a la nueva mentalidad con que se ha afrontado el planteamiento de los trenes rodantes. El Corsa de nueva generación va mucho más sentado sobre sus cuatro ruedas y no acusa las acentuadas oscilaciones de carrocería del anterior. Sin embargo, son unas suspensiones con gran capacidad de absorción de las irregularidades del terreno y con un buen grado de confort.

Esta favorable evolución viene dada sobre todo por unas suspensiones más evolucionadas y "serias", amén de unas cotas de batalla y vías considerables. Delante, todo el conjunto se soporta sobre un subchasis independiente, que también filtra vibraciones. Son McPherson con un sólido brazo inferios y barra estabilizadora desacoplada. Los silent blocks también son mucho más eficaces. Atrás se utiliza el principio del eje torsional. Para las versiones 1.0, 1.2 y 1.7 DI se recupera la suspensión del anterior Corsa con las modificaciones lógicas de adaptación. Las versiones 1.4, 1.8 y DTI tienen un nuevo eje tipo Astra, que, por cierto, se fabrica en España, en Borja.

Asimismo, según pesos y esfuerzos dinámicos propios de cada motorización, el grosor de las barras estabilizadoras, la flexibilidad de los muelles y el tarado de los amortiguadores varían. Los Corsa 1.0 y 1.2 comparten muelles y estabilizadoras de 17 mm en los dos trenes. El 1.4 lleva muelles más duros delante. Los 1.8 y turbodiésel, muelles más duros que éste y estabilizadoras de 18 mm. Existe además una posibilidad de suspensión deportiva, 15 mm más baja, para los 1.4, 1.8 y DTI. Por último, las ruedas también varían según nivel de equipamiento: neumáticos 155/80 sobre llantas 5 x 13 en el nivel Club, neumáticos 175/65-14 (código de velocidad T) en los Comfort, Sport y Elegance, estos dos últimos sobre llantas de aleación, y, ya en el GSi, neumáticos 185/55 (código H) con llantas de 15 pulgadas.

Galería relacionada

Opel Corsa

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...