Contacto: Opel Astra Cabrio 1.8

“Los compradores de cabrios son optimistas incorregibles”. Esta frase de Juan Manuel Lumbreras, director general comercial de Opel España, sirve para presentar la revisión del Opel Astra Cabrio. Un coche desenfadado que busca directamente al público joven y, según la marca, al femenino.
-
Contacto: Opel Astra Cabrio 1.8
Contacto: Opel Astra Cabrio 1.8

Como ya hemos dicho, el contacto se hizo con un 1.8, el paso intermedio dentro de los tres motores que ofrece Opel con el Cabrio. Esta motorización es ágil y flexible. Empieza a empujar con verdadera solvencia a partir de las 3.000 vueltas y se estira sin problemas hasta las 5.000. A partir de ese punto, forzar más no conlleva una mayor velocidad y es preciso cambiar si se quiere correr todavía más.

En tercera y cuarta, el coche responde a las mil maravillas. Recupera con gran rapidez y soporta cruceros de 160 km/h sin dificultades. En quinta, mantiene el tipo, pero no ofrece mucha más velocidad. Pensado para divertirse conduciendo, pero sin prestaciones deportivas, el Cabrio permite ir a buen ritmo por carreteras exigentes, algo que viene favorecido por la presencia del control de tracción. La suspensión tiene sistema McPherson en la parte delantera y un esquema de eje trasero con barra de torsión de poco peso. La carrocería se ha rebajado dos centímetros para mejorar la estabilidad, lo mismo que hicieron con el Coupé. El resultado es un comportamiento dinámico bastante satisfactorio.

El coche entra en las curvas con mucha tranquilidad y sólo tiene una mínima querencia al subviraje . La suspensión no tiene la firmeza que requeriría una conducción más alegre, pero permite un buen confort a la vez que garantiza un paso por curva bastante rápido y sin complicaciones.

Esta nueva edición del Opel Astra Cabrio dispone de tres motores diferentes, aunque todos responden al patrón Ecotec, los motores de bajo consumo de la casa alemana. Como no puede ser de otra forma, todos cumplen con la normativa Euro IV sobre emisiones contaminantes. El que abre la gama es el 1.6 de 100 CV. Con este propulsor, el Astra viaja a una velocidad máxima de 190 km/h. Su consumo se queda en sólo 7,3 litros de gasolina cada 100 kilómetros. Es un motor interesante. Mueve el coche con bastante alegría, aunque cuando el terreno se eleva pierde cierto "punch". El 1.8, montado en la unidad que hemos probado, es el siguiente escalón. Dispone de 16 válvulas y puede ofrecer 125 CV. Llega a los 100 km/h en 10,6 segundos y logra una velocidad punta de 207 kilómetros por hora. El consumo: 8 litros de media cada 100 kilómetros. El tope de la gama viene con el 2.2 de 145 CV. Es un motor realmente brillante. Permite una punta de 216 km/h y se lanza a 100 por hora en 9,5 segundos. Un par máximo de 203 Nm a 1.900 rpm permite aprovechar muy bien la fortaleza del motor desde muy abajo. El margen de uso es amplio y cómodo. Y todo con un consumo de 8,7 litros en conducción mixta, siempre seg™n datos de la marca. Todos estos propulsores se combinan con cambios manuales de cinco velocidades. En el otoño de este año estará disponible este motor con una caja automática con tres programas de funcionamiento.

Cualquier incorrección de la trayectoria queda bajo la salvaguarda del ESP, el control electrónico de estabilidad , que va de serie con los motores 1.8 y 2.2 litros. También el ABS trabaja en el apartado de seguridad.

Los frenos delanteros tienen 28 centímetros de diámetro, mientras que los traseros son de 26,4 centímetros. Funcionan bien, con un recorrido muy progresivo, quizás un tanto escaso de fuerza en su primera parte.

La estructura ha sido endurecida con una chapa de tres milímetros que cubre los largueros. La presencia de una doble mampara separando el maletero del habitáculo logra que la rigidez torsional sea un 40 por ciento mayor que la de su predecesor. Además, se han introducido refuerzos en la chapa del suelo del coche y la carrocería totalmente galvanizada. Estas mejoras están provocadas por la ausencia de techo rígido.

El coche carece de arcos de seguridad. En su defecto se han instalado tubos de acero en los pilares delanteros y reposacabezas de acero y almohadillados en los asientos traseros, elementos que serán los encargados de garantizar la integridad de un espacio de supervivencia en caso de vuelco.

El equipamiento de seguridad se completa con reposacabezas activo en las plazas anteriores, pedales retráctiles y cinturones de seguridad con pretensores. Además, lleva airbags delanteros de serie.

Con todos estos atributos, el Astra Cabrio se convierte en un coche muy divertido para cualquier época del año y cualquier actividad lúdica. Por optimismo que no sea.

Galería relacionada

Opel Astra Cabrio 1.8

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...