Mitsubishi L200

Mitsubishi sabe que el cliente europeo no demanda lo mismo que el norteamericano y que las condiciones de uno y otro continente son diferentes. Por eso ha creado este nuevo L200 mirando hacia Europa. Y es que en el Viejo Continente se tienen cuenta aspectos como el diseño y los buenos acabados, que Mitsubishi ha mimado especialmente en su nueva pick-up.
Autopista -
Mitsubishi L200
Mitsubishi L200
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=45670&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Mitsubishi L200

El primer contacto que hemos tenido con el nuevo pick-up de Mitsubishi se ha producido en tierras turcas. Hemos recorrido algunos tramos del Mundial de Rallyes sobre terrenos de lo más variopinto: nieve, barro, tierra, asfalto nuevo y carreteras rotas… toda una aventura.

El L200 es un vehículo divertido de conducir, muy noble en sus reacciones, pero con el que conviene no tomarse ninguna licencia. Dejemos un punto clave aclarado antes de continuar: el uso para trabajo de este vehículo será a media o a carga entera y nuestro contacto se realizó vacío (dos ocupantes por coche). Esta situación y la propulsión trasera tiene importantes consecuencias en el comportamiento de este pick-up.

<

p> La dinámica de este modelo se basa, entre otros elementos, en una suspensión de doble brazo oscilante con muelles y amortiguadores, delante, y una suspensión de eje rígido y ballestas semielípticas, detrás. La dirección nos ha resultado más rápida y precisa que en anteriores generaciones, lo que permite un mayor control del vehículo. El diámetro de giro (11,8 metros) se ha reducido, respecto a la generación anterior, y la maniobrabilidad del conjunto se ha visto, así, incrementada. A pesar de tener más de cinco metros de longitud, no se trata de un coche de complicado manejo, aunque, claro, no hemos intentado aparcar con él en la ciudad.

<

p> La posición de conducción, elevada, es muy cómoda, pero hemos echado en falta unos asientos que recogieran mejor los cuerpos de conductor y de acompañante. En rutas con el terreno quebrado, una mayor sujeción de los riñones hubiera sido más que recomendable y, sobre todo, confortable.

El L200 monta de serie la caja de cambios Super Select. Se trata de una transmisión con reductora que permite el cambio de propulsión posterior (4x2) a tracción total (4x4) en marcha y sobre cualquier tipo de terreno y, lo más importante, hasta a una velocidad máxima de 100 km/h.

Hay cuatro posiciones:
* 2H (2WD), en este caso sólo las ruedas del eje trasero reciben fuerza, es ideal para una conducción normal sobre carreteras y autovías.

<

p> * 4H (Full-time 4WD), el reparto de par por defecto en este caso es 50/50. Es ideal para terrenos en los que la superficie de rodada es continuamente cambiante.

<

p> * 4HL (4WD, marchas largas y con el diferencial central bloqueado), sólo se puede accionar cuando no se hayan incluido entre el equipamiento los controles de estabilidad y de tracción. En este caso, los dos ejes reciben el mismo porcentaje de par motor, ideal para afrontar terrenos complicados o condiciones atmosféricas adversas.

  • 4LL (4WD, con marchas cortas y con el diferencial central bloqueado), tampoco es compatible con el control de estabilidad y de tracción. Es la combinación ideal para terrenos complicados (resbaladizos con mucho barro, por ejemplo, o con nieve).

<

p> Atendiendo a las demandas de los mercados europeos, los responsables del producto han decidido incluir el sistema ASTC (control activo de estabilidad -ASC- y control activo de tracción -ATC-), eso sí, sólo disponible en España para el acabado más alto de la gama (Instyle).

Por el momento, no se han ajustado los precios de los nuevos pick-ups. Desde el departamento de Márketing sí nos han ofrecido un rango. El nuevo L200 costará 20.500 euros en su versión básica y 28.500 en el tope de gama, aproximadamente entre 2.000 y 3.000 euros más económico que uno de sus competidores más importantes, el Nissan Navara. Es, en palabras del responsable de Márketing de la compañía, "un precio que será la envidia de la competencia".

El precio aún no es definitivo y se dará a conocer en las próximas semanas. Lo que sí se conoce es que el L200 antiguo costará 20.500 euros.

El pick-up de Mitsubishi cuenta como elementos de serie con airbags de conductor y pasajero, desactivación del airbag de pasajero, anclajes Isofix y ventanillas eléctricas con sistema antiatrapamiento, entre otros.

El nuevo L200 llegará a los concesionarios españoles en marzo próximo y se comenzará a vender en la primera semana de abril. A partir de ese momento convivirá con el antiguo, que desaparecerá en diciembre de este mismo año. Mitsubishi prevé vender 5.000 unidades durante todo 2006: tres mil de ellas del nuevo pick-up.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=45670&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Mitsubishi L200

El primer contacto que hemos tenido con el nuevo pick-up de Mitsubishi se ha producido en tierras turcas. Hemos recorrido algunos tramos del Mundial de Rallyes sobre terrenos de lo más variopinto: nieve, barro, tierra, asfalto nuevo y carreteras rotas… toda una aventura.

El L200 es un vehículo divertido de conducir, muy noble en sus reacciones, pero con el que conviene no tomarse ninguna licencia. Dejemos un punto clave aclarado antes de continuar: el uso para trabajo de este vehículo será a media o a carga entera y nuestro contacto se realizó vacío (dos ocupantes por coche). Esta situación y la propulsión trasera tiene importantes consecuencias en el comportamiento de este pick-up.

<

p> La dinámica de este modelo se basa, entre otros elementos, en una suspensión de doble brazo oscilante con muelles y amortiguadores, delante, y una suspensión de eje rígido y ballestas semielípticas, detrás. La dirección nos ha resultado más rápida y precisa que en anteriores generaciones, lo que permite un mayor control del vehículo. El diámetro de giro (11,8 metros) se ha reducido, respecto a la generación anterior, y la maniobrabilidad del conjunto se ha visto, así, incrementada. A pesar de tener más de cinco metros de longitud, no se trata de un coche de complicado manejo, aunque, claro, no hemos intentado aparcar con él en la ciudad.

<

p> La posición de conducción, elevada, es muy cómoda, pero hemos echado en falta unos asientos que recogieran mejor los cuerpos de conductor y de acompañante. En rutas con el terreno quebrado, una mayor sujeción de los riñones hubiera sido más que recomendable y, sobre todo, confortable.

El L200 monta de serie la caja de cambios Super Select. Se trata de una transmisión con reductora que permite el cambio de propulsión posterior (4x2) a tracción total (4x4) en marcha y sobre cualquier tipo de terreno y, lo más importante, hasta a una velocidad máxima de 100 km/h.

Hay cuatro posiciones:
* 2H (2WD), en este caso sólo las ruedas del eje trasero reciben fuerza, es ideal para una conducción normal sobre carreteras y autovías.

<

p> * 4H (Full-time 4WD), el reparto de par por defecto en este caso es 50/50. Es ideal para terrenos en los que la superficie de rodada es continuamente cambiante.

<

p> * 4HL (4WD, marchas largas y con el diferencial central bloqueado), sólo se puede accionar cuando no se hayan incluido entre el equipamiento los controles de estabilidad y de tracción. En este caso, los dos ejes reciben el mismo porcentaje de par motor, ideal para afrontar terrenos complicados o condiciones atmosféricas adversas.

  • 4LL (4WD, con marchas cortas y con el diferencial central bloqueado), tampoco es compatible con el control de estabilidad y de tracción. Es la combinación ideal para terrenos complicados (resbaladizos con mucho barro, por ejemplo, o con nieve).

<

p> Atendiendo a las demandas de los mercados europeos, los responsables del producto han decidido incluir el sistema ASTC (control activo de estabilidad -ASC- y control activo de tracción -ATC-), eso sí, sólo disponible en España para el acabado más alto de la gama (Instyle).

Por el momento, no se han ajustado los precios de los nuevos pick-ups. Desde el departamento de Márketing sí nos han ofrecido un rango. El nuevo L200 costará 20.500 euros en su versión básica y 28.500 en el tope de gama, aproximadamente entre 2.000 y 3.000 euros más económico que uno de sus competidores más importantes, el Nissan Navara. Es, en palabras del responsable de Márketing de la compañía, "un precio que será la envidia de la competencia".

El precio aún no es definitivo y se dará a conocer en las próximas semanas. Lo que sí se conoce es que el L200 antiguo costará 20.500 euros.

El pick-up de Mitsubishi cuenta como elementos de serie con airbags de conductor y pasajero, desactivación del airbag de pasajero, anclajes Isofix y ventanillas eléctricas con sistema antiatrapamiento, entre otros.

El nuevo L200 llegará a los concesionarios españoles en marzo próximo y se comenzará a vender en la primera semana de abril. A partir de ese momento convivirá con el antiguo, que desaparecerá en diciembre de este mismo año. Mitsubishi prevé vender 5.000 unidades durante todo 2006: tres mil de ellas del nuevo pick-up.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=45670&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Mitsubishi L200

El primer contacto que hemos tenido con el nuevo pick-up de Mitsubishi se ha producido en tierras turcas. Hemos recorrido algunos tramos del Mundial de Rallyes sobre terrenos de lo más variopinto: nieve, barro, tierra, asfalto nuevo y carreteras rotas… toda una aventura.

El L200 es un vehículo divertido de conducir, muy noble en sus reacciones, pero con el que conviene no tomarse ninguna licencia. Dejemos un punto clave aclarado antes de continuar: el uso para trabajo de este vehículo será a media o a carga entera y nuestro contacto se realizó vacío (dos ocupantes por coche). Esta situación y la propulsión trasera tiene importantes consecuencias en el comportamiento de este pick-up.

<

p> La dinámica de este modelo se basa, entre otros elementos, en una suspensión de doble brazo oscilante con muelles y amortiguadores, delante, y una suspensión de eje rígido y ballestas semielípticas, detrás. La dirección nos ha resultado más rápida y precisa que en anteriores generaciones, lo que permite un mayor control del vehículo. El diámetro de giro (11,8 metros) se ha reducido, respecto a la generación anterior, y la maniobrabilidad del conjunto se ha visto, así, incrementada. A pesar de tener más de cinco metros de longitud, no se trata de un coche de complicado manejo, aunque, claro, no hemos intentado aparcar con él en la ciudad.

<

p> La posición de conducción, elevada, es muy cómoda, pero hemos echado en falta unos asientos que recogieran mejor los cuerpos de conductor y de acompañante. En rutas con el terreno quebrado, una mayor sujeción de los riñones hubiera sido más que recomendable y, sobre todo, confortable.

El L200 monta de serie la caja de cambios Super Select. Se trata de una transmisión con reductora que permite el cambio de propulsión posterior (4x2) a tracción total (4x4) en marcha y sobre cualquier tipo de terreno y, lo más importante, hasta a una velocidad máxima de 100 km/h.

Hay cuatro posiciones:
* 2H (2WD), en este caso sólo las ruedas del eje trasero reciben fuerza, es ideal para una conducción normal sobre carreteras y autovías.

<

p> * 4H (Full-time 4WD), el reparto de par por defecto en este caso es 50/50. Es ideal para terrenos en los que la superficie de rodada es continuamente cambiante.

<

p> * 4HL (4WD, marchas largas y con el diferencial central bloqueado), sólo se puede accionar cuando no se hayan incluido entre el equipamiento los controles de estabilidad y de tracción. En este caso, los dos ejes reciben el mismo porcentaje de par motor, ideal para afrontar terrenos complicados o condiciones atmosféricas adversas.

  • 4LL (4WD, con marchas cortas y con el diferencial central bloqueado), tampoco es compatible con el control de estabilidad y de tracción. Es la combinación ideal para terrenos complicados (resbaladizos con mucho barro, por ejemplo, o con nieve).

<

p> Atendiendo a las demandas de los mercados europeos, los responsables del producto han decidido incluir el sistema ASTC (control activo de estabilidad -ASC- y control activo de tracción -ATC-), eso sí, sólo disponible en España para el acabado más alto de la gama (Instyle).

Por el momento, no se han ajustado los precios de los nuevos pick-ups. Desde el departamento de Márketing sí nos han ofrecido un rango. El nuevo L200 costará 20.500 euros en su versión básica y 28.500 en el tope de gama, aproximadamente entre 2.000 y 3.000 euros más económico que uno de sus competidores más importantes, el Nissan Navara. Es, en palabras del responsable de Márketing de la compañía, "un precio que será la envidia de la competencia".

El precio aún no es definitivo y se dará a conocer en las próximas semanas. Lo que sí se conoce es que el L200 antiguo costará 20.500 euros.

El pick-up de Mitsubishi cuenta como elementos de serie con airbags de conductor y pasajero, desactivación del airbag de pasajero, anclajes Isofix y ventanillas eléctricas con sistema antiatrapamiento, entre otros.

El nuevo L200 llegará a los concesionarios españoles en marzo próximo y se comenzará a vender en la primera semana de abril. A partir de ese momento convivirá con el antiguo, que desaparecerá en diciembre de este mismo año. Mitsubishi prevé vender 5.000 unidades durante todo 2006: tres mil de ellas del nuevo pick-up.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=45670&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Mitsubishi L200

El primer contacto que hemos tenido con el nuevo pick-up de Mitsubishi se ha producido en tierras turcas. Hemos recorrido algunos tramos del Mundial de Rallyes sobre terrenos de lo más variopinto: nieve, barro, tierra, asfalto nuevo y carreteras rotas… toda una aventura.

El L200 es un vehículo divertido de conducir, muy noble en sus reacciones, pero con el que conviene no tomarse ninguna licencia. Dejemos un punto clave aclarado antes de continuar: el uso para trabajo de este vehículo será a media o a carga entera y nuestro contacto se realizó vacío (dos ocupantes por coche). Esta situación y la propulsión trasera tiene importantes consecuencias en el comportamiento de este pick-up.

<

p> La dinámica de este modelo se basa, entre otros elementos, en una suspensión de doble brazo oscilante con muelles y amortiguadores, delante, y una suspensión de eje rígido y ballestas semielípticas, detrás. La dirección nos ha resultado más rápida y precisa que en anteriores generaciones, lo que permite un mayor control del vehículo. El diámetro de giro (11,8 metros) se ha reducido, respecto a la generación anterior, y la maniobrabilidad del conjunto se ha visto, así, incrementada. A pesar de tener más de cinco metros de longitud, no se trata de un coche de complicado manejo, aunque, claro, no hemos intentado aparcar con él en la ciudad.

<

p> La posición de conducción, elevada, es muy cómoda, pero hemos echado en falta unos asientos que recogieran mejor los cuerpos de conductor y de acompañante. En rutas con el terreno quebrado, una mayor sujeción de los riñones hubiera sido más que recomendable y, sobre todo, confortable.

El L200 monta de serie la caja de cambios Super Select. Se trata de una transmisión con reductora que permite el cambio de propulsión posterior (4x2) a tracción total (4x4) en marcha y sobre cualquier tipo de terreno y, lo más importante, hasta a una velocidad máxima de 100 km/h.

Hay cuatro posiciones:
* 2H (2WD), en este caso sólo las ruedas del eje trasero reciben fuerza, es ideal para una conducción normal sobre carreteras y autovías.

<

p> * 4H (Full-time 4WD), el reparto de par por defecto en este caso es 50/50. Es ideal para terrenos en los que la superficie de rodada es continuamente cambiante.

<

p> * 4HL (4WD, marchas largas y con el diferencial central bloqueado), sólo se puede accionar cuando no se hayan incluido entre el equipamiento los controles de estabilidad y de tracción. En este caso, los dos ejes reciben el mismo porcentaje de par motor, ideal para afrontar terrenos complicados o condiciones atmosféricas adversas.

  • 4LL (4WD, con marchas cortas y con el diferencial central bloqueado), tampoco es compatible con el control de estabilidad y de tracción. Es la combinación ideal para terrenos complicados (resbaladizos con mucho barro, por ejemplo, o con nieve).

<

p> Atendiendo a las demandas de los mercados europeos, los responsables del producto han decidido incluir el sistema ASTC (control activo de estabilidad -ASC- y control activo de tracción -ATC-), eso sí, sólo disponible en España para el acabado más alto de la gama (Instyle).

Por el momento, no se han ajustado los precios de los nuevos pick-ups. Desde el departamento de Márketing sí nos han ofrecido un rango. El nuevo L200 costará 20.500 euros en su versión básica y 28.500 en el tope de gama, aproximadamente entre 2.000 y 3.000 euros más económico que uno de sus competidores más importantes, el Nissan Navara. Es, en palabras del responsable de Márketing de la compañía, "un precio que será la envidia de la competencia".

El precio aún no es definitivo y se dará a conocer en las próximas semanas. Lo que sí se conoce es que el L200 antiguo costará 20.500 euros.

El pick-up de Mitsubishi cuenta como elementos de serie con airbags de conductor y pasajero, desactivación del airbag de pasajero, anclajes Isofix y ventanillas eléctricas con sistema antiatrapamiento, entre otros.

El nuevo L200 llegará a los concesionarios españoles en marzo próximo y se comenzará a vender en la primera semana de abril. A partir de ese momento convivirá con el antiguo, que desaparecerá en diciembre de este mismo año. Mitsubishi prevé vender 5.000 unidades durante todo 2006: tres mil de ellas del nuevo pick-up.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=45670&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Mitsubishi L200

El primer contacto que hemos tenido con el nuevo pick-up de Mitsubishi se ha producido en tierras turcas. Hemos recorrido algunos tramos del Mundial de Rallyes sobre terrenos de lo más variopinto: nieve, barro, tierra, asfalto nuevo y carreteras rotas… toda una aventura.

El L200 es un vehículo divertido de conducir, muy noble en sus reacciones, pero con el que conviene no tomarse ninguna licencia. Dejemos un punto clave aclarado antes de continuar: el uso para trabajo de este vehículo será a media o a carga entera y nuestro contacto se realizó vacío (dos ocupantes por coche). Esta situación y la propulsión trasera tiene importantes consecuencias en el comportamiento de este pick-up.

<

p> La dinámica de este modelo se basa, entre otros elementos, en una suspensión de doble brazo oscilante con muelles y amortiguadores, delante, y una suspensión de eje rígido y ballestas semielípticas, detrás. La dirección nos ha resultado más rápida y precisa que en anteriores generaciones, lo que permite un mayor control del vehículo. El diámetro de giro (11,8 metros) se ha reducido, respecto a la generación anterior, y la maniobrabilidad del conjunto se ha visto, así, incrementada. A pesar de tener más de cinco metros de longitud, no se trata de un coche de complicado manejo, aunque, claro, no hemos intentado aparcar con él en la ciudad.

<

p> La posición de conducción, elevada, es muy cómoda, pero hemos echado en falta unos asientos que recogieran mejor los cuerpos de conductor y de acompañante. En rutas con el terreno quebrado, una mayor sujeción de los riñones hubiera sido más que recomendable y, sobre todo, confortable.

El L200 monta de serie la caja de cambios Super Select. Se trata de una transmisión con reductora que permite el cambio de propulsión posterior (4x2) a tracción total (4x4) en marcha y sobre cualquier tipo de terreno y, lo más importante, hasta a una velocidad máxima de 100 km/h.

Hay cuatro posiciones:
* 2H (2WD), en este caso sólo las ruedas del eje trasero reciben fuerza, es ideal para una conducción normal sobre carreteras y autovías.

<

p> * 4H (Full-time 4WD), el reparto de par por defecto en este caso es 50/50. Es ideal para terrenos en los que la superficie de rodada es continuamente cambiante.

<

p> * 4HL (4WD, marchas largas y con el diferencial central bloqueado), sólo se puede accionar cuando no se hayan incluido entre el equipamiento los controles de estabilidad y de tracción. En este caso, los dos ejes reciben el mismo porcentaje de par motor, ideal para afrontar terrenos complicados o condiciones atmosféricas adversas.

  • 4LL (4WD, con marchas cortas y con el diferencial central bloqueado), tampoco es compatible con el control de estabilidad y de tracción. Es la combinación ideal para terrenos complicados (resbaladizos con mucho barro, por ejemplo, o con nieve).

<

p> Atendiendo a las demandas de los mercados europeos, los responsables del producto han decidido incluir el sistema ASTC (control activo de estabilidad -ASC- y control activo de tracción -ATC-), eso sí, sólo disponible en España para el acabado más alto de la gama (Instyle).

Por el momento, no se han ajustado los precios de los nuevos pick-ups. Desde el departamento de Márketing sí nos han ofrecido un rango. El nuevo L200 costará 20.500 euros en su versión básica y 28.500 en el tope de gama, aproximadamente entre 2.000 y 3.000 euros más económico que uno de sus competidores más importantes, el Nissan Navara. Es, en palabras del responsable de Márketing de la compañía, "un precio que será la envidia de la competencia".

El precio aún no es definitivo y se dará a conocer en las próximas semanas. Lo que sí se conoce es que el L200 antiguo costará 20.500 euros.

El pick-up de Mitsubishi cuenta como elementos de serie con airbags de conductor y pasajero, desactivación del airbag de pasajero, anclajes Isofix y ventanillas eléctricas con sistema antiatrapamiento, entre otros.

El nuevo L200 llegará a los concesionarios españoles en marzo próximo y se comenzará a vender en la primera semana de abril. A partir de ese momento convivirá con el antiguo, que desaparecerá en diciembre de este mismo año. Mitsubishi prevé vender 5.000 unidades durante todo 2006: tres mil de ellas del nuevo pick-up.

Galería relacionada

Mitsubishi L200

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...