Un Guardia Civil cazado a 179 km/h pero quien conducía era un manco

Un alto cargo de la Guardia Civil fue cazado hace unos meses por un radar móvil circulando a 179 km/h por una carretera limitada a 90 km/h. Sin embargo, en los registros quien aparece como infractor es un conductor portugués manco. ¿Llamamos a Iker Jiménez?
Alejandra Otero -
Un Guardia Civil cazado a 179 km/h pero quien conducía era un manco
Un Guardia Civil cazado a 179 km/h pero quien conducía era un manco

No es extensible a todos los agentes, desde luego, pero en la viña del Señor hay de todo y los hay que se sienten intocables como si fuesen hombres de Elliot Ness. Es el caso del protagonista de esta inverosímil y rocambolesca historia, que tuvo lugar hace más de seis meses y que ha sido desvelada por El Confidencial Digital. Un alto cargo de la Guardia Civil fue cazado a 179 km/h en una vía limitada a 90 km/h, pero quien figura en los registros como infractor es un conductor portugués al que le falta un brazo.

Un espectáculo de prestidigitación que nos lleva a preguntarnos, como si el tal portugués fuera conejo y saliese de una chistera, en qué momento un capitán de la Guardia Civil pasa a convertirse en un manco capaz de circular por una carretera convencional a 90 km/h a los mandos de un Mercedes E320 que no estaba adaptado para una persona con dicha minusvalía.

Pues la historia comienza el día en que este capitán de la Benemérita se va a comer al restaurante de unos amigos. Allí se queda con ellos, marido y mujer, tras disfrutar de la comida, hasta que tiene que volver al trabajo. Resulta que el matrimonio, al que pertenecía el establecimiento y amigos de este alto cargo, tiene un Mercedes E320 y el Guardia Civil, seducido por los más de 200 CV y prestaciones del modelo de la estrella, se ofrece a llevarles de vuelta al hogar. Ni corto ni perezoso, pisó el acelerador hasta rozar el límite de delito contra el tráfico.

Y hablamos literalmente: fue cazado por un radar móvil a 179 km/h en una carretera de 90 km/h, por lo que se quedó a un solo kilómetro hora de incurrir una infracción tipificada como delito. No obstante, lo que les llegó a los dueños del Clase E fue una multa de 600 euros y la retirada de los 6 puntos del carné. El matrimonio, obviamente, no veía justo lo de pagar una multa por una infracción que no habían cometido, así que fueron a hablar con su amigo el Guardia Civil para que comunicase a Tráfico que quien conducía ese día era él. Muy amablemente éste les atendió, aunque no le pareció bien lo de que su nombre apareciese en los registros de Tráfico habiendo cometido semejante infracción. Así que tranquilamente les planteó otra solución: darles los 600 euros de la sanción, además de proponerles que alegaran que el que conducía era un familiar suyo.

El elegido, curiosamente, no sabemos si para demostrar que lo de este nuestro país es el pitorreo padre, fue un familiar de la pareja que, casualmente, ni es residente en España ni disfruta de sus dos brazos: precisamente tras un accidente de tráfico perdió el brazo derecho. Mientras, un Guardia Civil con El Torete como ídolo, mantiene una hoja impecable de cara a la administración.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...