Mercedes ML 420 CDI

Mercedes ha aprovechado el lanzamiento de sus grandes GL para añadir a la gama ML un nuevo motor, el V8 420 CDI de 306 CV. Esta refinada máquina turbodiesel es un espaldarazo para la gama ML, obligada a competir en un segmento efervescente donde cada día hay novedades de gran empaque.
-
Mercedes ML 420 CDI
Mercedes ML 420 CDI

La presentación de los ML, los GL y los nuevos motores 420 CDI no se realizó en Islandia por casualidad. Este fascinante país es una especie de oasis de la biodiversidad y la ecología. Su crudo aislamiento ha hecho que la mayor parte del territorio se mantenga prácticamente virgen, en un estado de brava pureza que remite a los tiempos en que el mundo estaba a medio terminar.

A ese lugar obsesionado con la protección del entorno natural ha ido Mercedes para presentar su último Diesel y hablarnos del próximo, el Bluetec. De paso, nos han contado cómo evoluciona su investigación en motores híbridos, combustibles sintéticos y pila de combustible. Es el marco de trabajo “Advanced Power”, una amplia estrategia encaminada a lograr la “movilidad sostenible”.

En otoño, Mercedes pondrá a la venta en Estados Unidos un Clase E muy especial que no llegará a Europa hasta 2008. Denominado E 320 Bluetec, será el primer coche de serie que equipe su nueva tecnología Bluetec, considerada por la marca como la forma más limpia de hacer motores Diesel y probada desde 2005 en vehículos industriales.

En esencia, los Bluetec son motores turbodiésel con common rail de última generación y, en el caso del 320, arquitectura V6. Pero lo innovador viene después, cuando se ha acabado el ciclo del motor y empieza el escape. Ahí, Mercedes añade varios módulos que someten los gases a un proceso tan exhaustivo y complejo que, al final, lo que sale al aire es prácticamente inocuo.

<

p> En primer lugar colocan un catalizador por oxidación que se encarga de liquidar la mayor parte del monóxido de carbono y de los hidrocarburos. Después, se añade el filtro de partículas, que debería eliminar hasta un 98 por ciento de estas diminutas porciones. Ya con esto, la normativa Euro IV está cubierta.

Pero han ido más allá y, para cumplir con las exigentes normas estadounidenses, han colocado una trampa de óxido de nitrógeno, el elemento más peligroso de cuantos componen el humo de los escapes Diesel. Esta trampa es, al tiempo, un catalizador que se encarga de neutralizar el NOx. Por último, se ha instalado otro catalizador de reducción selectiva, que acaba con los óxidos de nitrógeno que puedan quedar.

Un paso más lejos, Mercedes está poniendo a punto una variante de este sistema Bluetec que se llama AdBlue. En esencia, consiste en rociar los gases que llegan al catalizador de reducción selectiva con un compuesto acuoso cuya base es la urea. La reacción química resultante produce amoniaco, un elemento que descompone los óxidos de nitrógeno en hidrógeno y agua. Es decir, elementos inofensivos… Este sofisticado proceso requiere la instalación de un depósito que ocupa el espacio de la rueda de repuesto y se rellena en cada revisión. La idea de Mercedes es que los clientes ni siquiera tengan que saber que lo llevan, “les bastará con saber que conducen el coche Diesel más limpio”. Como ilustración de esta explicación, pudimos ver un espectacular Mercedes Vision GL Bluetec, un prototipo que ya contaba con este sistema AdBlue en su entrañas.

En el campo de los coches híbridos, Mercedes, como parte del grupo DaimlerChrysler, trabaja conjuntamente con General Motors y BMW en el desarrollo de una tecnología propia que se denomina Two Mode, o Dos Modos, en español.

<

p> En esencia, esta técnica consiste en la instalación de dos pequeños motores eléctricos que van insertados en la propia caja de cambios. Además, como es habitual en los híbridos, se monta un propulsor principal de combustión interna. La gracia de este sistema es que para funcionar a bajo rendimiento, por ejemplo, en la ciudad, se utiliza sólo uno de los electromotores como apoyo al de gasolina. Después, cuando hace falta más empuje, entra en funcionamiento el segundo, poniendo en marcha lo que Mercedes designa como Full-Hybrid, o híbrido completo. Según nos anunciaron, el primer coche en contar con esta tecnología será un Dodge Durango que se pondrá a la venta en Estados Unidos a finales de 2008.

Como un paso más en la carrera verde, Mercedes trabaja junto a Volkswagen dentro de la iniciativa europea por los combustibles sintéticos, una gran alianza de fabricantes de coches y petroleras que busca el desarrollo de gasóleos y gasolinas similares a los actuales, pero que no vengan del petróleo.

<

p> En esta línea, Mercedes explica que han avanzado mucho en el BTL, un combustible obtenido a partir de la licuefacción de la biomasa (es decir, a partir de cualquier elemento de origen vegetal). Su propuesta se llama Sun Diesel y esperan que, tan pronto como tengan suficiente producto almacenado, puedan probarlo en sus coches Diesel.

Pero, con todo, la meta para Mercedes sigue siendo la pila de combustible. Confían en que será la panacea para la automoción y, actualmente, ponen a punto el último prototipo, el F600 HYGenus. En este vehículo, construido aparentemente sobre la base de un Clase A, se han montado pilas de combustible que son un 40 por ciento más pequeñas y ligeras que en la generación anterior, lo que permite ahorros importantes de energía y consumo de hidrógeno sin que merme la potencia.

<

p> Con este coche, Mercedes se acerca un poco más a su meta: poner a la venta el primer turismo de producción masiva equipado con pila de combustible entre 2012 y 2015. Un sueño que cada día está más cerca: en Islandia nos dimos un paseo en un autobús Citaro de Mercedes que, claro, se mueve con hidrógeno. Y es que este país increíble va muy por delante: quieren erradicar los combustibles fósiles para 2050. ¿Lo conseguirán?

La presentación de los ML, los GL y los nuevos motores 420 CDI no se realizó en Islandia por casualidad. Este fascinante país es una especie de oasis de la biodiversidad y la ecología. Su crudo aislamiento ha hecho que la mayor parte del territorio se mantenga prácticamente virgen, en un estado de brava pureza que remite a los tiempos en que el mundo estaba a medio terminar.

A ese lugar obsesionado con la protección del entorno natural ha ido Mercedes para presentar su último Diesel y hablarnos del próximo, el Bluetec. De paso, nos han contado cómo evoluciona su investigación en motores híbridos, combustibles sintéticos y pila de combustible. Es el marco de trabajo “Advanced Power”, una amplia estrategia encaminada a lograr la “movilidad sostenible”.

En otoño, Mercedes pondrá a la venta en Estados Unidos un Clase E muy especial que no llegará a Europa hasta 2008. Denominado E 320 Bluetec, será el primer coche de serie que equipe su nueva tecnología Bluetec, considerada por la marca como la forma más limpia de hacer motores Diesel y probada desde 2005 en vehículos industriales.

En esencia, los Bluetec son motores turbodiésel con common rail de última generación y, en el caso del 320, arquitectura V6. Pero lo innovador viene después, cuando se ha acabado el ciclo del motor y empieza el escape. Ahí, Mercedes añade varios módulos que someten los gases a un proceso tan exhaustivo y complejo que, al final, lo que sale al aire es prácticamente inocuo.

<

p> En primer lugar colocan un catalizador por oxidación que se encarga de liquidar la mayor parte del monóxido de carbono y de los hidrocarburos. Después, se añade el filtro de partículas, que debería eliminar hasta un 98 por ciento de estas diminutas porciones. Ya con esto, la normativa Euro IV está cubierta.

Pero han ido más allá y, para cumplir con las exigentes normas estadounidenses, han colocado una trampa de óxido de nitrógeno, el elemento más peligroso de cuantos componen el humo de los escapes Diesel. Esta trampa es, al tiempo, un catalizador que se encarga de neutralizar el NOx. Por último, se ha instalado otro catalizador de reducción selectiva, que acaba con los óxidos de nitrógeno que puedan quedar.

Un paso más lejos, Mercedes está poniendo a punto una variante de este sistema Bluetec que se llama AdBlue. En esencia, consiste en rociar los gases que llegan al catalizador de reducción selectiva con un compuesto acuoso cuya base es la urea. La reacción química resultante produce amoniaco, un elemento que descompone los óxidos de nitrógeno en hidrógeno y agua. Es decir, elementos inofensivos… Este sofisticado proceso requiere la instalación de un depósito que ocupa el espacio de la rueda de repuesto y se rellena en cada revisión. La idea de Mercedes es que los clientes ni siquiera tengan que saber que lo llevan, “les bastará con saber que conducen el coche Diesel más limpio”. Como ilustración de esta explicación, pudimos ver un espectacular Mercedes Vision GL Bluetec, un prototipo que ya contaba con este sistema AdBlue en su entrañas.

En el campo de los coches híbridos, Mercedes, como parte del grupo DaimlerChrysler, trabaja conjuntamente con General Motors y BMW en el desarrollo de una tecnología propia que se denomina Two Mode, o Dos Modos, en español.

<

p> En esencia, esta técnica consiste en la instalación de dos pequeños motores eléctricos que van insertados en la propia caja de cambios. Además, como es habitual en los híbridos, se monta un propulsor principal de combustión interna. La gracia de este sistema es que para funcionar a bajo rendimiento, por ejemplo, en la ciudad, se utiliza sólo uno de los electromotores como apoyo al de gasolina. Después, cuando hace falta más empuje, entra en funcionamiento el segundo, poniendo en marcha lo que Mercedes designa como Full-Hybrid, o híbrido completo. Según nos anunciaron, el primer coche en contar con esta tecnología será un Dodge Durango que se pondrá a la venta en Estados Unidos a finales de 2008.

Como un paso más en la carrera verde, Mercedes trabaja junto a Volkswagen dentro de la iniciativa europea por los combustibles sintéticos, una gran alianza de fabricantes de coches y petroleras que busca el desarrollo de gasóleos y gasolinas similares a los actuales, pero que no vengan del petróleo.

<

p> En esta línea, Mercedes explica que han avanzado mucho en el BTL, un combustible obtenido a partir de la licuefacción de la biomasa (es decir, a partir de cualquier elemento de origen vegetal). Su propuesta se llama Sun Diesel y esperan que, tan pronto como tengan suficiente producto almacenado, puedan probarlo en sus coches Diesel.

Pero, con todo, la meta para Mercedes sigue siendo la pila de combustible. Confían en que será la panacea para la automoción y, actualmente, ponen a punto el último prototipo, el F600 HYGenus. En este vehículo, construido aparentemente sobre la base de un Clase A, se han montado pilas de combustible que son un 40 por ciento más pequeñas y ligeras que en la generación anterior, lo que permite ahorros importantes de energía y consumo de hidrógeno sin que merme la potencia.

<

p> Con este coche, Mercedes se acerca un poco más a su meta: poner a la venta el primer turismo de producción masiva equipado con pila de combustible entre 2012 y 2015. Un sueño que cada día está más cerca: en Islandia nos dimos un paseo en un autobús Citaro de Mercedes que, claro, se mueve con hidrógeno. Y es que este país increíble va muy por delante: quieren erradicar los combustibles fósiles para 2050. ¿Lo conseguirán?

Galería relacionada

Mercedes Bluetec.

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...