Mercedes GL

A partir de septiembre, Mercedes pone a la venta en Europa su nuevo Clase Gl, un todo terreno de concepción americana y espíritu europeo que, armado con todos los elementos del todo terreno más puro, ofrece siete lujosas plazas. Además, se estrena también un motor para esta ocasión, un impresionante corazón turbodiésel V8 de 4 litros y 306 CV que estará acompañado por tres propulsores más.
-
Mercedes GL
Mercedes GL

Como ya hemos dicho, la gama de motores está compuesta por cuatro mecánicas, de las que una, la V8 420 CDI, es nueva en la familia Mercedes. La compañía espera que este motor, revisión de su antiguo 400, se lleve la mayor parte de las ventas de la gama, apoyado por el 320 CDI, que también tendrá mucho tirón. De hecho, han calculado que el 80 por ciento de los GL que vendan serán Diesel.

Este motor 420 CDI fue también el que más probamos durante la toma de contacto en Islandia. Confeccionado sobre un esquema arquitectónico de 8 cilindros en V, el propulsor cuenta con inyección por common rail de tercera generación. Este tipo de conducto común es capaz de inyectar el gasóleo a una presión de 1.600 bares y, además, gracias a los inyectores piezoeléctricos, consigue importantes reducciones en el consumo y en las emisiones contaminantes.
Con los datos en la mano, no podemos dejar de admirarnos por los 77 mkg de par máximo que entrega este motor, una cifra demoledora que está a la altura de los 306 CV que anuncia. Y todavía más nos admiramos por lo progresivo que es en la entrega de tanta fuerza. Empuja desde muy abajo con un ímpetu tremendo y se estira sin problemas y también sin brusquedades, noble y suavemente, alcanzando rápidamente velocidades muy elevadas.

Bastante silencioso, este V8 mueve los 2.475 kg que pesa el GL sin apenas despeinarse, transmitiendo siempre la impresión de que sobra potencia por todas partes. Gracias a esa sensación de poderío, se comprende también que este voluminoso 4x4 sea capaz de alcanzar los 235 km/h y de cubrir el 0-100 km/h en sólo 7,2 segundos. Además, Mercedes ha homologado un consumo brillante para un motor tan grande: 11,6 litros a los 100 km.

<

p> El otro motor Diesel, el 320 CDI, es un V6 de 224 CV y 51 mkg de par máximo que lleva ya un tiempo triunfando con otros motores de Mercedes. Potente y eficaz, permite que el gigantesco GL alcance los 210 km/h y registre un respetable 0-100 km/h de 9,5 segundos. Lo mejor es su consumo, que se queda en 9,8 litros cada 100 km, un dato muy interesante.

Aprovechando el viaje, Mercedes nos presentó las nuevas furgonetas Viano con los motores Diesel V6 3.0 CDI de 204 CV. Según Mercedes, estos propulsores ponen el techo en cuanto a tecnología en el segmento de los grandes furgones de pasajeros.
Son silenciosos y muy agradables, con potencia y fuerza de sobra para mover las grandes Vianos con sus ocho plazas ocupadas. Gracia a esta nueva mecánicas la velocidad punta se sitúa ya en 198 km/h, mientras que el 0-100 km/h se hace en unos sorprendentes 9,8 segundos.
Construidas en la planta que Mercedes tiene en Vitoria, estas Viano destacan por sus altos estándares de confort y seguridad, en la línea que la compañía marca para sus berlinas.

Menos atractivos para el mercado europeo, pero grandes estrellas para el americano, los motores de gasolina del GL son el V8 450 y el V8 500, de 340 y 388 CV respectivamente.
Son motores terriblemente poderosos, que mueven al GL con una energía tremenda. Destaca, claro, el GL 500, tan elástico y ágil que uno se olvida por completo de que va subido a un coche de tanta envergadura.

Con este motor, el GL alcanza sus mejores prestaciones: 240 km/h de punta y un deportivo registro para el 0-100 km/h de sólo 6,6 segundos. Lástima que el consumo de gasolina se dispare a 13,9 litros, una marca que se superará con facilidad a poco que se exija del acelerador… Demasiado para este lado del Atlántico.

<

p> Para manejar los motores, Mercedes monta en todos los casos su conocida caja de cambios 7G-Tronic, automática de siete relaciones. Esta transmisión se activa con una muy americana palanca en la caña de la dirección y, además, admite el manejo con unas levas situadas detrás del aro del volante. También tiene un programa deportivo que permite apurar más las marchas. Rodando, destaca por su magnífico rendimiento: es rapidísima y ofrece un escalonamiento de marchas que parece perfecto.

A diferencia de los GL del mercado norteamericano, los que vengan a Europa traerán de serie el paquete Off-Road Pro, que aumenta las cualidades todo terreno del coche de manera considerable.
Gracias a esta posibilidad, el sistema de tracción 4Matic, que gestiona continuamente el par que necesita cada eje en cada momento, se ve complementado con la caja reductora, los bloqueos de los diferenciales central y trasero, el ABS de sensibilidad especial para el campo y el sistema de descenso de pendientes DSR.
Además, el chasis lleva incorporada de serie la suspensión Airmatic, que actúa en dos direcciones. Por un lado, se puede variar la altura de los muelles neumáticos del coche, pasando de un mínimo de 19,7 cm a un máximo de 30,7 cm de altura libre, una cifra ideal para practicar un todo terreno audaz.

Y, por otro lado, la suspensión se complementa con amortiguadores activos, que pueden ajustar su firmeza en cada momento en función de las condiciones de la conducción. Además, como ya es habitual en estos equipos, el conductor puede seleccionar un programa confortable o uno más deportivo.

<

p> Con toda esta “artillería” sobre su bastidor, el Clase GL se nos antoja una especie de crucero del campo, un imparable todo terreno que, además, se mueve por la carretera como si fuera una berlina.

<

p> Sobre el asfalto, el coche deja que se noten sus dos toneladas y media largas. No es que se mueva mucho, pero sí hay balanceos de la carrocería que la amortiguación domina con mayor eficacia si va seleccionado el modo deportivo de los amortiguadores. En el programa confortable, el coche se hace muy cómodo y la carrocería se deja llevar más por los vaivenes. Aun así, en ningún momento hemos percibido ninguna mala tendencia: el GL viaja estable, aplomado y mucho más ágilmente de lo que su tamaño haría pensar.

<

p> Después, en el campo, tiene pinta de ser invencible. Y decimos que tiene pinta porque, en realidad, no hemos podido probarlo a fondo. La toma de contacto incluía largos y bellos recorridos por las pistas de tierra islandesas, pero están en tan buen estado que parecen carreteras... Por ese terreno, el GL corre como si fuera una alfombra voladora y al volante no se perciben apenas las rugosidades del suelo.
Nos habría gustado hacerlo pasar por pruebas más delicadas, donde, con su potencia, la reductora y los bloqueos, seguro que saca buena nota. De hecho, con tanto “hierro”, debe ser capaz de avanzar por cualquier superficie siempre que una rueda tenga agarre… Queda por ver qué tal se maneja en las trialeras con más de cinco metros de longitud y semejante voladizo trasero, pero, a poco hábil que sea el conductor, podemos apostar tranquilamente a ganador. Y, desde luego, muy pocos 4x4 de su segmento podrán igualar sus cualidades off-road. Menos si, además, queremos llevar a siete personas dentro del coche.

Cotas 4x4
Altura libre al suelo 19,7 / 30,7 cm
Voladizos delantero y trasero 87 / 114,3 cm
Ángulo de ataque 33/27 º
Ángulo ventral 23º
Ángulo de salida 35º
Diámetro de giro 12,1 m
Profundidad de vadeo 60 cm

Como ya hemos dicho, la gama de motores está compuesta por cuatro mecánicas, de las que una, la V8 420 CDI, es nueva en la familia Mercedes. La compañía espera que este motor, revisión de su antiguo 400, se lleve la mayor parte de las ventas de la gama, apoyado por el 320 CDI, que también tendrá mucho tirón. De hecho, han calculado que el 80 por ciento de los GL que vendan serán Diesel.

Este motor 420 CDI fue también el que más probamos durante la toma de contacto en Islandia. Confeccionado sobre un esquema arquitectónico de 8 cilindros en V, el propulsor cuenta con inyección por common rail de tercera generación. Este tipo de conducto común es capaz de inyectar el gasóleo a una presión de 1.600 bares y, además, gracias a los inyectores piezoeléctricos, consigue importantes reducciones en el consumo y en las emisiones contaminantes.
Con los datos en la mano, no podemos dejar de admirarnos por los 77 mkg de par máximo que entrega este motor, una cifra demoledora que está a la altura de los 306 CV que anuncia. Y todavía más nos admiramos por lo progresivo que es en la entrega de tanta fuerza. Empuja desde muy abajo con un ímpetu tremendo y se estira sin problemas y también sin brusquedades, noble y suavemente, alcanzando rápidamente velocidades muy elevadas.

Bastante silencioso, este V8 mueve los 2.475 kg que pesa el GL sin apenas despeinarse, transmitiendo siempre la impresión de que sobra potencia por todas partes. Gracias a esa sensación de poderío, se comprende también que este voluminoso 4x4 sea capaz de alcanzar los 235 km/h y de cubrir el 0-100 km/h en sólo 7,2 segundos. Además, Mercedes ha homologado un consumo brillante para un motor tan grande: 11,6 litros a los 100 km.

<

p> El otro motor Diesel, el 320 CDI, es un V6 de 224 CV y 51 mkg de par máximo que lleva ya un tiempo triunfando con otros motores de Mercedes. Potente y eficaz, permite que el gigantesco GL alcance los 210 km/h y registre un respetable 0-100 km/h de 9,5 segundos. Lo mejor es su consumo, que se queda en 9,8 litros cada 100 km, un dato muy interesante.

Aprovechando el viaje, Mercedes nos presentó las nuevas furgonetas Viano con los motores Diesel V6 3.0 CDI de 204 CV. Según Mercedes, estos propulsores ponen el techo en cuanto a tecnología en el segmento de los grandes furgones de pasajeros.
Son silenciosos y muy agradables, con potencia y fuerza de sobra para mover las grandes Vianos con sus ocho plazas ocupadas. Gracia a esta nueva mecánicas la velocidad punta se sitúa ya en 198 km/h, mientras que el 0-100 km/h se hace en unos sorprendentes 9,8 segundos.
Construidas en la planta que Mercedes tiene en Vitoria, estas Viano destacan por sus altos estándares de confort y seguridad, en la línea que la compañía marca para sus berlinas.

Menos atractivos para el mercado europeo, pero grandes estrellas para el americano, los motores de gasolina del GL son el V8 450 y el V8 500, de 340 y 388 CV respectivamente.
Son motores terriblemente poderosos, que mueven al GL con una energía tremenda. Destaca, claro, el GL 500, tan elástico y ágil que uno se olvida por completo de que va subido a un coche de tanta envergadura.

Con este motor, el GL alcanza sus mejores prestaciones: 240 km/h de punta y un deportivo registro para el 0-100 km/h de sólo 6,6 segundos. Lástima que el consumo de gasolina se dispare a 13,9 litros, una marca que se superará con facilidad a poco que se exija del acelerador… Demasiado para este lado del Atlántico.

<

p> Para manejar los motores, Mercedes monta en todos los casos su conocida caja de cambios 7G-Tronic, automática de siete relaciones. Esta transmisión se activa con una muy americana palanca en la caña de la dirección y, además, admite el manejo con unas levas situadas detrás del aro del volante. También tiene un programa deportivo que permite apurar más las marchas. Rodando, destaca por su magnífico rendimiento: es rapidísima y ofrece un escalonamiento de marchas que parece perfecto.

A diferencia de los GL del mercado norteamericano, los que vengan a Europa traerán de serie el paquete Off-Road Pro, que aumenta las cualidades todo terreno del coche de manera considerable.
Gracias a esta posibilidad, el sistema de tracción 4Matic, que gestiona continuamente el par que necesita cada eje en cada momento, se ve complementado con la caja reductora, los bloqueos de los diferenciales central y trasero, el ABS de sensibilidad especial para el campo y el sistema de descenso de pendientes DSR.
Además, el chasis lleva incorporada de serie la suspensión Airmatic, que actúa en dos direcciones. Por un lado, se puede variar la altura de los muelles neumáticos del coche, pasando de un mínimo de 19,7 cm a un máximo de 30,7 cm de altura libre, una cifra ideal para practicar un todo terreno audaz.

Y, por otro lado, la suspensión se complementa con amortiguadores activos, que pueden ajustar su firmeza en cada momento en función de las condiciones de la conducción. Además, como ya es habitual en estos equipos, el conductor puede seleccionar un programa confortable o uno más deportivo.

<

p> Con toda esta “artillería” sobre su bastidor, el Clase GL se nos antoja una especie de crucero del campo, un imparable todo terreno que, además, se mueve por la carretera como si fuera una berlina.

<

p> Sobre el asfalto, el coche deja que se noten sus dos toneladas y media largas. No es que se mueva mucho, pero sí hay balanceos de la carrocería que la amortiguación domina con mayor eficacia si va seleccionado el modo deportivo de los amortiguadores. En el programa confortable, el coche se hace muy cómodo y la carrocería se deja llevar más por los vaivenes. Aun así, en ningún momento hemos percibido ninguna mala tendencia: el GL viaja estable, aplomado y mucho más ágilmente de lo que su tamaño haría pensar.

<

p> Después, en el campo, tiene pinta de ser invencible. Y decimos que tiene pinta porque, en realidad, no hemos podido probarlo a fondo. La toma de contacto incluía largos y bellos recorridos por las pistas de tierra islandesas, pero están en tan buen estado que parecen carreteras... Por ese terreno, el GL corre como si fuera una alfombra voladora y al volante no se perciben apenas las rugosidades del suelo.
Nos habría gustado hacerlo pasar por pruebas más delicadas, donde, con su potencia, la reductora y los bloqueos, seguro que saca buena nota. De hecho, con tanto “hierro”, debe ser capaz de avanzar por cualquier superficie siempre que una rueda tenga agarre… Queda por ver qué tal se maneja en las trialeras con más de cinco metros de longitud y semejante voladizo trasero, pero, a poco hábil que sea el conductor, podemos apostar tranquilamente a ganador. Y, desde luego, muy pocos 4x4 de su segmento podrán igualar sus cualidades off-road. Menos si, además, queremos llevar a siete personas dentro del coche.

Cotas 4x4
Altura libre al suelo 19,7 / 30,7 cm
Voladizos delantero y trasero 87 / 114,3 cm
Ángulo de ataque 33/27 º
Ángulo ventral 23º
Ángulo de salida 35º
Diámetro de giro 12,1 m
Profundidad de vadeo 60 cm

Como ya hemos dicho, la gama de motores está compuesta por cuatro mecánicas, de las que una, la V8 420 CDI, es nueva en la familia Mercedes. La compañía espera que este motor, revisión de su antiguo 400, se lleve la mayor parte de las ventas de la gama, apoyado por el 320 CDI, que también tendrá mucho tirón. De hecho, han calculado que el 80 por ciento de los GL que vendan serán Diesel.

Este motor 420 CDI fue también el que más probamos durante la toma de contacto en Islandia. Confeccionado sobre un esquema arquitectónico de 8 cilindros en V, el propulsor cuenta con inyección por common rail de tercera generación. Este tipo de conducto común es capaz de inyectar el gasóleo a una presión de 1.600 bares y, además, gracias a los inyectores piezoeléctricos, consigue importantes reducciones en el consumo y en las emisiones contaminantes.
Con los datos en la mano, no podemos dejar de admirarnos por los 77 mkg de par máximo que entrega este motor, una cifra demoledora que está a la altura de los 306 CV que anuncia. Y todavía más nos admiramos por lo progresivo que es en la entrega de tanta fuerza. Empuja desde muy abajo con un ímpetu tremendo y se estira sin problemas y también sin brusquedades, noble y suavemente, alcanzando rápidamente velocidades muy elevadas.

Bastante silencioso, este V8 mueve los 2.475 kg que pesa el GL sin apenas despeinarse, transmitiendo siempre la impresión de que sobra potencia por todas partes. Gracias a esa sensación de poderío, se comprende también que este voluminoso 4x4 sea capaz de alcanzar los 235 km/h y de cubrir el 0-100 km/h en sólo 7,2 segundos. Además, Mercedes ha homologado un consumo brillante para un motor tan grande: 11,6 litros a los 100 km.

<

p> El otro motor Diesel, el 320 CDI, es un V6 de 224 CV y 51 mkg de par máximo que lleva ya un tiempo triunfando con otros motores de Mercedes. Potente y eficaz, permite que el gigantesco GL alcance los 210 km/h y registre un respetable 0-100 km/h de 9,5 segundos. Lo mejor es su consumo, que se queda en 9,8 litros cada 100 km, un dato muy interesante.

Aprovechando el viaje, Mercedes nos presentó las nuevas furgonetas Viano con los motores Diesel V6 3.0 CDI de 204 CV. Según Mercedes, estos propulsores ponen el techo en cuanto a tecnología en el segmento de los grandes furgones de pasajeros.
Son silenciosos y muy agradables, con potencia y fuerza de sobra para mover las grandes Vianos con sus ocho plazas ocupadas. Gracia a esta nueva mecánicas la velocidad punta se sitúa ya en 198 km/h, mientras que el 0-100 km/h se hace en unos sorprendentes 9,8 segundos.
Construidas en la planta que Mercedes tiene en Vitoria, estas Viano destacan por sus altos estándares de confort y seguridad, en la línea que la compañía marca para sus berlinas.

Menos atractivos para el mercado europeo, pero grandes estrellas para el americano, los motores de gasolina del GL son el V8 450 y el V8 500, de 340 y 388 CV respectivamente.
Son motores terriblemente poderosos, que mueven al GL con una energía tremenda. Destaca, claro, el GL 500, tan elástico y ágil que uno se olvida por completo de que va subido a un coche de tanta envergadura.

Con este motor, el GL alcanza sus mejores prestaciones: 240 km/h de punta y un deportivo registro para el 0-100 km/h de sólo 6,6 segundos. Lástima que el consumo de gasolina se dispare a 13,9 litros, una marca que se superará con facilidad a poco que se exija del acelerador… Demasiado para este lado del Atlántico.

<

p> Para manejar los motores, Mercedes monta en todos los casos su conocida caja de cambios 7G-Tronic, automática de siete relaciones. Esta transmisión se activa con una muy americana palanca en la caña de la dirección y, además, admite el manejo con unas levas situadas detrás del aro del volante. También tiene un programa deportivo que permite apurar más las marchas. Rodando, destaca por su magnífico rendimiento: es rapidísima y ofrece un escalonamiento de marchas que parece perfecto.

A diferencia de los GL del mercado norteamericano, los que vengan a Europa traerán de serie el paquete Off-Road Pro, que aumenta las cualidades todo terreno del coche de manera considerable.
Gracias a esta posibilidad, el sistema de tracción 4Matic, que gestiona continuamente el par que necesita cada eje en cada momento, se ve complementado con la caja reductora, los bloqueos de los diferenciales central y trasero, el ABS de sensibilidad especial para el campo y el sistema de descenso de pendientes DSR.
Además, el chasis lleva incorporada de serie la suspensión Airmatic, que actúa en dos direcciones. Por un lado, se puede variar la altura de los muelles neumáticos del coche, pasando de un mínimo de 19,7 cm a un máximo de 30,7 cm de altura libre, una cifra ideal para practicar un todo terreno audaz.

Y, por otro lado, la suspensión se complementa con amortiguadores activos, que pueden ajustar su firmeza en cada momento en función de las condiciones de la conducción. Además, como ya es habitual en estos equipos, el conductor puede seleccionar un programa confortable o uno más deportivo.

<

p> Con toda esta “artillería” sobre su bastidor, el Clase GL se nos antoja una especie de crucero del campo, un imparable todo terreno que, además, se mueve por la carretera como si fuera una berlina.

<

p> Sobre el asfalto, el coche deja que se noten sus dos toneladas y media largas. No es que se mueva mucho, pero sí hay balanceos de la carrocería que la amortiguación domina con mayor eficacia si va seleccionado el modo deportivo de los amortiguadores. En el programa confortable, el coche se hace muy cómodo y la carrocería se deja llevar más por los vaivenes. Aun así, en ningún momento hemos percibido ninguna mala tendencia: el GL viaja estable, aplomado y mucho más ágilmente de lo que su tamaño haría pensar.

<

p> Después, en el campo, tiene pinta de ser invencible. Y decimos que tiene pinta porque, en realidad, no hemos podido probarlo a fondo. La toma de contacto incluía largos y bellos recorridos por las pistas de tierra islandesas, pero están en tan buen estado que parecen carreteras... Por ese terreno, el GL corre como si fuera una alfombra voladora y al volante no se perciben apenas las rugosidades del suelo.
Nos habría gustado hacerlo pasar por pruebas más delicadas, donde, con su potencia, la reductora y los bloqueos, seguro que saca buena nota. De hecho, con tanto “hierro”, debe ser capaz de avanzar por cualquier superficie siempre que una rueda tenga agarre… Queda por ver qué tal se maneja en las trialeras con más de cinco metros de longitud y semejante voladizo trasero, pero, a poco hábil que sea el conductor, podemos apostar tranquilamente a ganador. Y, desde luego, muy pocos 4x4 de su segmento podrán igualar sus cualidades off-road. Menos si, además, queremos llevar a siete personas dentro del coche.

Cotas 4x4
Altura libre al suelo 19,7 / 30,7 cm
Voladizos delantero y trasero 87 / 114,3 cm
Ángulo de ataque 33/27 º
Ángulo ventral 23º
Ángulo de salida 35º
Diámetro de giro 12,1 m
Profundidad de vadeo 60 cm

Como ya hemos dicho, la gama de motores está compuesta por cuatro mecánicas, de las que una, la V8 420 CDI, es nueva en la familia Mercedes. La compañía espera que este motor, revisión de su antiguo 400, se lleve la mayor parte de las ventas de la gama, apoyado por el 320 CDI, que también tendrá mucho tirón. De hecho, han calculado que el 80 por ciento de los GL que vendan serán Diesel.

Este motor 420 CDI fue también el que más probamos durante la toma de contacto en Islandia. Confeccionado sobre un esquema arquitectónico de 8 cilindros en V, el propulsor cuenta con inyección por common rail de tercera generación. Este tipo de conducto común es capaz de inyectar el gasóleo a una presión de 1.600 bares y, además, gracias a los inyectores piezoeléctricos, consigue importantes reducciones en el consumo y en las emisiones contaminantes.
Con los datos en la mano, no podemos dejar de admirarnos por los 77 mkg de par máximo que entrega este motor, una cifra demoledora que está a la altura de los 306 CV que anuncia. Y todavía más nos admiramos por lo progresivo que es en la entrega de tanta fuerza. Empuja desde muy abajo con un ímpetu tremendo y se estira sin problemas y también sin brusquedades, noble y suavemente, alcanzando rápidamente velocidades muy elevadas.

Bastante silencioso, este V8 mueve los 2.475 kg que pesa el GL sin apenas despeinarse, transmitiendo siempre la impresión de que sobra potencia por todas partes. Gracias a esa sensación de poderío, se comprende también que este voluminoso 4x4 sea capaz de alcanzar los 235 km/h y de cubrir el 0-100 km/h en sólo 7,2 segundos. Además, Mercedes ha homologado un consumo brillante para un motor tan grande: 11,6 litros a los 100 km.

<

p> El otro motor Diesel, el 320 CDI, es un V6 de 224 CV y 51 mkg de par máximo que lleva ya un tiempo triunfando con otros motores de Mercedes. Potente y eficaz, permite que el gigantesco GL alcance los 210 km/h y registre un respetable 0-100 km/h de 9,5 segundos. Lo mejor es su consumo, que se queda en 9,8 litros cada 100 km, un dato muy interesante.

Aprovechando el viaje, Mercedes nos presentó las nuevas furgonetas Viano con los motores Diesel V6 3.0 CDI de 204 CV. Según Mercedes, estos propulsores ponen el techo en cuanto a tecnología en el segmento de los grandes furgones de pasajeros.
Son silenciosos y muy agradables, con potencia y fuerza de sobra para mover las grandes Vianos con sus ocho plazas ocupadas. Gracia a esta nueva mecánicas la velocidad punta se sitúa ya en 198 km/h, mientras que el 0-100 km/h se hace en unos sorprendentes 9,8 segundos.
Construidas en la planta que Mercedes tiene en Vitoria, estas Viano destacan por sus altos estándares de confort y seguridad, en la línea que la compañía marca para sus berlinas.

Menos atractivos para el mercado europeo, pero grandes estrellas para el americano, los motores de gasolina del GL son el V8 450 y el V8 500, de 340 y 388 CV respectivamente.
Son motores terriblemente poderosos, que mueven al GL con una energía tremenda. Destaca, claro, el GL 500, tan elástico y ágil que uno se olvida por completo de que va subido a un coche de tanta envergadura.

Con este motor, el GL alcanza sus mejores prestaciones: 240 km/h de punta y un deportivo registro para el 0-100 km/h de sólo 6,6 segundos. Lástima que el consumo de gasolina se dispare a 13,9 litros, una marca que se superará con facilidad a poco que se exija del acelerador… Demasiado para este lado del Atlántico.

<

p> Para manejar los motores, Mercedes monta en todos los casos su conocida caja de cambios 7G-Tronic, automática de siete relaciones. Esta transmisión se activa con una muy americana palanca en la caña de la dirección y, además, admite el manejo con unas levas situadas detrás del aro del volante. También tiene un programa deportivo que permite apurar más las marchas. Rodando, destaca por su magnífico rendimiento: es rapidísima y ofrece un escalonamiento de marchas que parece perfecto.

A diferencia de los GL del mercado norteamericano, los que vengan a Europa traerán de serie el paquete Off-Road Pro, que aumenta las cualidades todo terreno del coche de manera considerable.
Gracias a esta posibilidad, el sistema de tracción 4Matic, que gestiona continuamente el par que necesita cada eje en cada momento, se ve complementado con la caja reductora, los bloqueos de los diferenciales central y trasero, el ABS de sensibilidad especial para el campo y el sistema de descenso de pendientes DSR.
Además, el chasis lleva incorporada de serie la suspensión Airmatic, que actúa en dos direcciones. Por un lado, se puede variar la altura de los muelles neumáticos del coche, pasando de un mínimo de 19,7 cm a un máximo de 30,7 cm de altura libre, una cifra ideal para practicar un todo terreno audaz.

Y, por otro lado, la suspensión se complementa con amortiguadores activos, que pueden ajustar su firmeza en cada momento en función de las condiciones de la conducción. Además, como ya es habitual en estos equipos, el conductor puede seleccionar un programa confortable o uno más deportivo.

<

p> Con toda esta “artillería” sobre su bastidor, el Clase GL se nos antoja una especie de crucero del campo, un imparable todo terreno que, además, se mueve por la carretera como si fuera una berlina.

<

p> Sobre el asfalto, el coche deja que se noten sus dos toneladas y media largas. No es que se mueva mucho, pero sí hay balanceos de la carrocería que la amortiguación domina con mayor eficacia si va seleccionado el modo deportivo de los amortiguadores. En el programa confortable, el coche se hace muy cómodo y la carrocería se deja llevar más por los vaivenes. Aun así, en ningún momento hemos percibido ninguna mala tendencia: el GL viaja estable, aplomado y mucho más ágilmente de lo que su tamaño haría pensar.

<

p> Después, en el campo, tiene pinta de ser invencible. Y decimos que tiene pinta porque, en realidad, no hemos podido probarlo a fondo. La toma de contacto incluía largos y bellos recorridos por las pistas de tierra islandesas, pero están en tan buen estado que parecen carreteras... Por ese terreno, el GL corre como si fuera una alfombra voladora y al volante no se perciben apenas las rugosidades del suelo.
Nos habría gustado hacerlo pasar por pruebas más delicadas, donde, con su potencia, la reductora y los bloqueos, seguro que saca buena nota. De hecho, con tanto “hierro”, debe ser capaz de avanzar por cualquier superficie siempre que una rueda tenga agarre… Queda por ver qué tal se maneja en las trialeras con más de cinco metros de longitud y semejante voladizo trasero, pero, a poco hábil que sea el conductor, podemos apostar tranquilamente a ganador. Y, desde luego, muy pocos 4x4 de su segmento podrán igualar sus cualidades off-road. Menos si, además, queremos llevar a siete personas dentro del coche.

Cotas 4x4
Altura libre al suelo 19,7 / 30,7 cm
Voladizos delantero y trasero 87 / 114,3 cm
Ángulo de ataque 33/27 º
Ángulo ventral 23º
Ángulo de salida 35º
Diámetro de giro 12,1 m
Profundidad de vadeo 60 cm

Como ya hemos dicho, la gama de motores está compuesta por cuatro mecánicas, de las que una, la V8 420 CDI, es nueva en la familia Mercedes. La compañía espera que este motor, revisión de su antiguo 400, se lleve la mayor parte de las ventas de la gama, apoyado por el 320 CDI, que también tendrá mucho tirón. De hecho, han calculado que el 80 por ciento de los GL que vendan serán Diesel.

Este motor 420 CDI fue también el que más probamos durante la toma de contacto en Islandia. Confeccionado sobre un esquema arquitectónico de 8 cilindros en V, el propulsor cuenta con inyección por common rail de tercera generación. Este tipo de conducto común es capaz de inyectar el gasóleo a una presión de 1.600 bares y, además, gracias a los inyectores piezoeléctricos, consigue importantes reducciones en el consumo y en las emisiones contaminantes.
Con los datos en la mano, no podemos dejar de admirarnos por los 77 mkg de par máximo que entrega este motor, una cifra demoledora que está a la altura de los 306 CV que anuncia. Y todavía más nos admiramos por lo progresivo que es en la entrega de tanta fuerza. Empuja desde muy abajo con un ímpetu tremendo y se estira sin problemas y también sin brusquedades, noble y suavemente, alcanzando rápidamente velocidades muy elevadas.

Bastante silencioso, este V8 mueve los 2.475 kg que pesa el GL sin apenas despeinarse, transmitiendo siempre la impresión de que sobra potencia por todas partes. Gracias a esa sensación de poderío, se comprende también que este voluminoso 4x4 sea capaz de alcanzar los 235 km/h y de cubrir el 0-100 km/h en sólo 7,2 segundos. Además, Mercedes ha homologado un consumo brillante para un motor tan grande: 11,6 litros a los 100 km.

<

p> El otro motor Diesel, el 320 CDI, es un V6 de 224 CV y 51 mkg de par máximo que lleva ya un tiempo triunfando con otros motores de Mercedes. Potente y eficaz, permite que el gigantesco GL alcance los 210 km/h y registre un respetable 0-100 km/h de 9,5 segundos. Lo mejor es su consumo, que se queda en 9,8 litros cada 100 km, un dato muy interesante.

Aprovechando el viaje, Mercedes nos presentó las nuevas furgonetas Viano con los motores Diesel V6 3.0 CDI de 204 CV. Según Mercedes, estos propulsores ponen el techo en cuanto a tecnología en el segmento de los grandes furgones de pasajeros.
Son silenciosos y muy agradables, con potencia y fuerza de sobra para mover las grandes Vianos con sus ocho plazas ocupadas. Gracia a esta nueva mecánicas la velocidad punta se sitúa ya en 198 km/h, mientras que el 0-100 km/h se hace en unos sorprendentes 9,8 segundos.
Construidas en la planta que Mercedes tiene en Vitoria, estas Viano destacan por sus altos estándares de confort y seguridad, en la línea que la compañía marca para sus berlinas.

Menos atractivos para el mercado europeo, pero grandes estrellas para el americano, los motores de gasolina del GL son el V8 450 y el V8 500, de 340 y 388 CV respectivamente.
Son motores terriblemente poderosos, que mueven al GL con una energía tremenda. Destaca, claro, el GL 500, tan elástico y ágil que uno se olvida por completo de que va subido a un coche de tanta envergadura.

Con este motor, el GL alcanza sus mejores prestaciones: 240 km/h de punta y un deportivo registro para el 0-100 km/h de sólo 6,6 segundos. Lástima que el consumo de gasolina se dispare a 13,9 litros, una marca que se superará con facilidad a poco que se exija del acelerador… Demasiado para este lado del Atlántico.

<

p> Para manejar los motores, Mercedes monta en todos los casos su conocida caja de cambios 7G-Tronic, automática de siete relaciones. Esta transmisión se activa con una muy americana palanca en la caña de la dirección y, además, admite el manejo con unas levas situadas detrás del aro del volante. También tiene un programa deportivo que permite apurar más las marchas. Rodando, destaca por su magnífico rendimiento: es rapidísima y ofrece un escalonamiento de marchas que parece perfecto.

A diferencia de los GL del mercado norteamericano, los que vengan a Europa traerán de serie el paquete Off-Road Pro, que aumenta las cualidades todo terreno del coche de manera considerable.
Gracias a esta posibilidad, el sistema de tracción 4Matic, que gestiona continuamente el par que necesita cada eje en cada momento, se ve complementado con la caja reductora, los bloqueos de los diferenciales central y trasero, el ABS de sensibilidad especial para el campo y el sistema de descenso de pendientes DSR.
Además, el chasis lleva incorporada de serie la suspensión Airmatic, que actúa en dos direcciones. Por un lado, se puede variar la altura de los muelles neumáticos del coche, pasando de un mínimo de 19,7 cm a un máximo de 30,7 cm de altura libre, una cifra ideal para practicar un todo terreno audaz.

Y, por otro lado, la suspensión se complementa con amortiguadores activos, que pueden ajustar su firmeza en cada momento en función de las condiciones de la conducción. Además, como ya es habitual en estos equipos, el conductor puede seleccionar un programa confortable o uno más deportivo.

<

p> Con toda esta “artillería” sobre su bastidor, el Clase GL se nos antoja una especie de crucero del campo, un imparable todo terreno que, además, se mueve por la carretera como si fuera una berlina.

<

p> Sobre el asfalto, el coche deja que se noten sus dos toneladas y media largas. No es que se mueva mucho, pero sí hay balanceos de la carrocería que la amortiguación domina con mayor eficacia si va seleccionado el modo deportivo de los amortiguadores. En el programa confortable, el coche se hace muy cómodo y la carrocería se deja llevar más por los vaivenes. Aun así, en ningún momento hemos percibido ninguna mala tendencia: el GL viaja estable, aplomado y mucho más ágilmente de lo que su tamaño haría pensar.

<

p> Después, en el campo, tiene pinta de ser invencible. Y decimos que tiene pinta porque, en realidad, no hemos podido probarlo a fondo. La toma de contacto incluía largos y bellos recorridos por las pistas de tierra islandesas, pero están en tan buen estado que parecen carreteras... Por ese terreno, el GL corre como si fuera una alfombra voladora y al volante no se perciben apenas las rugosidades del suelo.
Nos habría gustado hacerlo pasar por pruebas más delicadas, donde, con su potencia, la reductora y los bloqueos, seguro que saca buena nota. De hecho, con tanto “hierro”, debe ser capaz de avanzar por cualquier superficie siempre que una rueda tenga agarre… Queda por ver qué tal se maneja en las trialeras con más de cinco metros de longitud y semejante voladizo trasero, pero, a poco hábil que sea el conductor, podemos apostar tranquilamente a ganador. Y, desde luego, muy pocos 4x4 de su segmento podrán igualar sus cualidades off-road. Menos si, además, queremos llevar a siete personas dentro del coche.

Cotas 4x4
Altura libre al suelo 19,7 / 30,7 cm
Voladizos delantero y trasero 87 / 114,3 cm
Ángulo de ataque 33/27 º
Ángulo ventral 23º
Ángulo de salida 35º
Diámetro de giro 12,1 m
Profundidad de vadeo 60 cm

Galería relacionada

Mercedes GL

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...