El Mercedes Clase S autónomo ya rueda

Reconocer los autobuses escolares, las señales de limitación de velocidad o los puntos de separación de carriles son algunos de los retos a los que se enfrenta la tecnología de conducción autónoma de Mercedes.
Teresa de Haro.

Twitter: @TeresaAutopista -

El Mercedes Clase S autónomo ya rueda
El Mercedes Clase S autónomo ya rueda

La conducción autónoma de Mercedes ha echado a rodar en carretera abierta y con condiciones de tráfico reales. El escenario elegido para estas pruebas ha sido la extensa área de la ciudad de Los Ángeles, en Estados Unidos, y el objetivo en estas primera etapas se ha centrado en que el Mercedes Clase S elegido para la ocasión reconozca los autobuses escolares, las líneas de la carretera y las señales con los límites de velocidad.

Publicidad

Uno de los principales retos para los sensores del Clase S ha sido el reconocimiento de los llamados “Botts´ Dots” que se utilizan en la ciudad de Los Ángeles para delimitar la separación entre carriles en lugar de las líneas pintadas. Mercedes quiere que su sistema de mantenimiento de carril sea capaz reconocer estos puntos para garantizar un viaje seguro.

Las señales de limitación de velocidad en Estados Unidos son otro de los retos para las capacidades autónomas de un coche ya que tienen tamaño y forma diferentes a las que podemos encontrar en Europa.

Los autobuses escolares también deben ser detectados por un coche autónomo. En Estados Unidos todos los coches que se encuentren en las inmediaciones de un autobús escolar deben detenerse tan pronto como el conductor del autobús pare y encienda las luces de advertencia. Por tanto, las tecnologías de conducción autónoma deben distinguir los autobuses escolares de los demás vehículos y detenerse automáticamente siempre que sea necesario.

Vuelta al mundo en coche autónomo

Estas pruebas forman parte del “Intelligent World Drive” de Mercedes. El pasado Salón CES de Las Vegas se convirtió hace unos días en la última etapa de su vuelta al mundo en un coche autónomo. El pistoletazo de salida tuvo lugar durante el pasado Salón de Frankfurt, en septiembre. Durante este tiempo, el Mercedes Clase S elegido para esta aventura se ha enfrentado a todo tipo de situaciones en condiciones de tráfico reales, un banco de pruebas perfecto para la futura implementación de esta tecnología en cualquier lugar del mundo, independientemente de la reglamentación y costumbres de los conductores en cada país.

También te puede interesar

En 2030, el 20 por ciento de los coches serán completamente autónomos

¿El fin de la conducción? El coche autónomo del futuro, sin volante ni pedales

 

Publicidad