Mayores al volante, ¿experiencia o un riesgo?

Para muchos automovilistas, las personas de más de 65 años representan un peligro al volante. Expertos y estadísticas, sin embargo, desmienten esta opinión. Las previsiones auguran que, en 2010, más de un millón de personas circularán en España con 80 años cumplidos.
-
Mayores al volante, ¿experiencia o un riesgo?
Mayores al volante, ¿experiencia o un riesgo?

Estadísticas, opiniones e informes médicos parecen ir en la misma dirección. Está claro que la edad debilita las facultades de conducción, pero esta circunstancia no se refleja en el índice de siniestralidad. La solución, por tanto, más que en limitar la edad de circulación, podría encontrarse en la creación de iniciativas que adapten las condiciones del tráfico a su nueva realidad. Todos debemos colaborar en la tarea. Hay que recordar que el envejecimiento de la población automovilista es un fenómeno que afecta por igual a todos los países industrializados y no va a cesar. Sólo en el año 2001, por ejemplo, se expidieron en nuestro país más de 7.000 nuevas licencias a conductores seniors, mientras que, en 2002, únicamente se denegaron el 2,7 por ciento de las revisiones médicas a conductores mayores de 75 años.

Lo más importante, según los analistas, es asumir la situación. “Integrar a estas personas en la circulación es sencillo. Simplemente basta con dejar que vayan a su ritmo, más lento y relajado. Se podría, eso sí, tomar algunas medidas, como impedir su conducción por autopista (si se ha detectado una merma en sus facultades físicas), establecer una velocidad mínima en algunas vías o sugerirles otros itinerarios, por ejemplo de la red secundaria. En cuanto a los demás conductores, hay que concienciarlos para que sean más tolerantes con los ancianos”, aconseja Richard Robertson, ingeniero de tráfico y director general de la Federación Internacional de Carreteras (IRF).

Consciente del problema que se avecina, y del negocio que puede suponer, ya hay quien ha decidido tomar cartas en el asunto. Así, algunos fabricantes del sector producen ya sus vehículos con el objetivo de satisfacer las necesidades de los conductores más mayores.

Para ello, instalan asientos más ergonómicos, reposacabezas más seguros, dirección asistida, cambios automáticos, cinturones de seguridad menos rígidos y con cuatro puntos de apoyo, airbags con una menor potencia de salida e, incluso, avisadores acústicos. En este último apartado, destaca la colaboración que están llevando a cabo diversas empresas francesas para desarrollar un nuevo sistema de aviso visual y acústico para el conductor en caso de descenso del nivel mínimo de atención. El grupo PSA está muy interesado en el proyecto y podría debutar en un vehículo del mercado en 2006.

<

p>

Ningún especialista en la materia aconseja limitar la edad de circulación. Para empezar, aseguran que sería marginar, desde el punto de vista humano, a un importante colectivo de la población. Su libertad, con ello, se vería gravemente afectada, pues a estas edades hay incapacidades que restringen la movilidad y el acceso a buena parte del transporte público. Advierten, además, que la medida sería absolutamente impopular, pues el elevado número de personas de la Tercera Edad representa muchísimos votos.

También el Estado debe jugar un papel significativo en esta labor. Probablemente el más importante. Algunos países están concentrando ya sus esfuerzos en mejorar calles y carreteras con el objetivo de prevenir las infracciones y los accidentes de trafico más habituales entre los conductores mayores. La creación de carriles más anchos, intersecciones con mejor visibilidad, señales con letras y números de mayor tamaño, conos de color naranja para advertir zonas de obras o la implantación de franjas de pavimento arrugado para reducir la velocidad de los vehículos son las medidas más comunes. Otras administraciones, como la del estado norteamericano de Florida, han apostado por iniciativas más innovadoras, como la colocación de marcas refractantes en las vías para mejorar la visión nocturna o con lluvia.

Todas estas iniciativas, por supuesto, se realizan (o deberían realizarse) teniendo muy en cuenta la opinión de los interesados, que son en realidad quienes mejor conocen las circunstancias que facilitan su circulación. Entre sus principales demandas figuran tres exigencias: más servicios y áreas de descanso para beber y orinar; más señales y paneles luminosos para conocer el estado de las carreteras, posibles desvíos u obstáculos y más rotondas en intersecciones peligrosas.

La creación de infraestructuras o la adaptación de los coches, sin embargo, no garantizan por sí solas la aptitud de cada conductor. Hace falta algo más, sobre todo en lo referente a la salud. En este apartado, es necesaria una mayor implicación de los profesionales médicos. En Estados Unidos, muchos estados están considerando promulgar leyes para que ellos redacten informes sobre las facultades físicas y psíquicas de sus pacientes conductores.

Eso sí, también aquí deben contar con la participación de los gobiernos para la regulación de las revisiones obligatorias. Hay países que ya establecen exámenes específicos de la vista desde los 40 años en cada renovación de permiso, otros obligan a pasar pruebas de identificación de señales a partir de los 50 y algunos incluso desarrollan controles de manejo del vehículo a los automovilistas de más de 70 años. Si a todo ello le unimos la compañía de unos familiares comprometidos con el problema (para detectar cualquier síntoma de incapacidad), el tráfico del futuro no debería resentirse por el envejecimiento de los automovilistas.

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...