Maserati trae a Madrid sus modelos más emblemáticos

Maserati ha llevado a Madrid una amplia representación de sus modelos: el Coupé y el Spider.
-
Maserati trae a Madrid sus modelos más emblemáticos

Ambos están disponibles con cambio manual de seis velocidades o con Cambiocorsa (secuencial), que emula al de los Fórmula 1 y se puede manejar desde el volante. Dicho cambio interactúa con el control del motor y con el control de tracción y permite cuatro tipos distintos de uso: normal, deportivo, completamente automático y de baja adherencia.

Por primera vez en España se puede contemplar el Coupé 4.200 GT, con un nuevo motor atmosférico V8 de 390 CV, y el Spider de carrocería abierta. Con el nuevo motor 4.200 GT, el Coupé alcanza una velocidad máxima de 285 km/h y es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en tan sólo 4,9 segundos, según la firma.

El diseño del Spyder, desarrollado por Italdesign-Giugiaro, destaca por su batalla acortada en 220 mm con respecto al Coupé y por una zaga compacta y musculosa. Bellos por fuera y una obra de ingeniería por dentro, estos vehículos también son todo un lujo en su interior: se conserva el ya clásico reloj en el salpicadero, un elemento que, al igual que el tridente de la carrocería, es todo un símbolo de la marca. Maserati ha desvelado que está trabajando en una nueva berlina, que espera que salga a la venta a finales de 2003.

Faltan sólo seis meses para que Maserati ponga a rodar el espectacular Spyder , un deportivo radical que tiene la misión de abrir camino en el mercado estadounidense. Pero, antes de ese lanzamiento, la legendaria firma italiana tiene otra sorpresa para sus incondicionales, el nuevo Coupé.
Clásico en el catálogo de Maserati, el Coupé llega con vestiduras nuevas pero, sobre todo, con un corazón a estrenar que promete emociones más que sobradas.
Estéticamente hay varios cambios. Destaca el nuevo capó delantero, completamente nuevo, con un abultamiento central que lo hace realmente atractivo. Los grupos ópticos también cambian, sobre todo los traseros, que pierden aquella elegante forma de serpiente y se vuelven casi cuadrados, al estilo de los del Spyder.

Para que nadie se quede descontento, Maserati prevé 16 colores distintos para la carrocería, además de 10 tonalidades para la tapicería de piel de los asientos y otras 5 para los revestimientos de salpicadero, puertas, etc.

El interior es una auténtica belleza. Con su decoración bitono, el habitáculo de este soberbio es una mezcla de lujo, confort y deportividad. Las dimensiones se han mejorado y ampliado levemente, pero cuesta darse cuenta a simple vista.

Los mandos transmiten la herencia “racing” que hizo grande a la casa italiana. Además, está presente el cambio “Cambiocorsa”, el secuencial de seis relaciones con levas en el volante heredado de Ferrari que, a su vez, lo adaptó de la Fórmula 1.

Caballos: 390
Pero, en Maserati la belleza se supone, como el valor a los soldados. Donde está el intríngulis de un deportivo como éste es bajo el capó delantero. Allí, los ingenieros italianos han decidido poner un motor atmosférico de ocho cilindros en V y 4.2 litros hecho casi por entero en aluminio. Esta máquina ofrece 390 CV a 7.000 vueltas, con un par motor de 451 Nm a 4.500 rpm.

Combinados con las opciones deportivas que lleva el “Cambiocorsa”, este motor y el contrastado chasis sobre el que va catapultan al coche hasta una velocidad punta de 285 km/h. Su aceleración de 0 a 100 km/h se sitúa en sólo 4,9 segundos, un empuje realmente deportivo.

En cuanto a la electrónica, se puede decir que es omnipresente. Desde los reglajes de los asientos, hasta los controles de tracción, el ordenador de a bordo, navegador por satélite…

Como última frivolidad, Maserati ofrece la posibilidad de grabar el nombre del propietario en los laterales, para que el Coupé sea el más personal de los hijos del tridente.
La primera ocasión para verlo en vivo se producirá a principios de año, en el Salón del Automóvil de Detroit. Allí, junto con el Spyder, el remozado coupé será el abanderado del desembarco estadounidense de Maserati.

Maserati saca brillo a su legendario tridente, símbolo de otro tiempo, cuando los coches eran menos automóviles y más obras de arte. Sus responsables, que hace dos años se entregaron con armas y bagajes a Ferrari, inician una nueva etapa con el Spyder como bandera. Estados Unidos es su primera meta en esta complicada carrera.

<

p>

Los directivos que preside Luca di Montezemolo, presidente de Ferrari, en la órbita de Fiat, consideran que el mercado estadounidense servirá de trampolín para colocar a Maserati en un lugar predominante dentro del segmento de vehículos de lujo.

<

p> El día 1 de enero de 2002, los coches del tridente volverán a venderse en Estados Unidos, un mercado que vive un periodo de incertidumbre, aunque los productos de lujo no han visto caer sus ventas tras los atentados de septiembre.

<

p> La casa de Bolonia desembarca en Estados Unidos con casi 47.000 millones de pesetas para adornar su llegada. Con ese dinero, Maserati incrementará su producción y desarrollará una nueva gama de productos que estará completa en 2005.

<

p> El Spyder, recién lanzado, es el segundo eslabón de esta cadena de llegadas que se inició con el deportivo 3.200 GT, lanzado en 1999. El Spyder, actual buque insignia de la firma, es un descapotable basado en el 3.200 GT, pero algo más orientado al gusto estadounidense. El día 19 de octubre se pondrán a la venta las primeras unidades.

<

p>

Con su V8 de 4,2 litros “made in Ferrari”, este coche alcanza una potencia de 390 CV a 7.000 rpm. Según la marca italiana, este propulsor pesa 20 kilos menos que el montado en el 3.200 GT (un 3,2 litros dotado de turbo y con 8 cilindros en V), ya que tiene menos partes y especificaciones deportivas, como la lubricación por cárter seco.

<

p> El Spyder también ha recibido una nueva distribución de su mecánica. Así, en lugar de montar la caja de cambios (de seis marchas y con control electrohidráulico) justo detrás del motor (como hace el coupé), el nuevo modelo coloca la transmisión delante del diferencial trasero. Con este emplazamiento, la distribución del peso cambia y es más equilibrada (53 por ciento delante - 47 por ciento detrás).

<

p> La lona del techo también está controlada por un sistema electrohidráulico, que permite plegarla y guardarla en un espacio cerrado, situado detrás de los asientos y separado del maletero, por lo que la capacidad de carga no se reduce.

<

p>

Aunque la marca italiana aún no ha anunciado los precios del Spyder en Europa, se espera que sean mayores que los del coupé (13.311.000 pesetas). La fábrica de Módena produce nueve unidades diarias a un solo turno y está siendo actualizada para que puedan ensamblarse juntos el Spyder y el 3.200 GT.

<

p> Este año, Maserati espera vender 2.000 coches, de los que 1.500 serán del 3.200 GT y 500, del Spyder. En 2002 las cosas cambiarán mucho y se venderán unos 3.800 vehículos, de los que 1.500 rodarán en Estados Unidos. La idea es que las ventas suban a 6.000 coches en 2005, con la penetración de la berlina en el mercado norteamericano.

<

p> La evolución de la gama pasa por producir una berlina que dé relevo al exquisito Quattroporte. Esta berlina de gama alta será dibujada por Pininfarina y deberá llegar hacia 2003. Seguramente herede el nombre de Quattroporte y mida unos cinco metros de largo.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...