Segunda mano, sin problemas

En tiempos de crisis, una buena opción es un coche de segunda mano. Pero tienes que tener claras algunas premisas para que la compra sea todo un éxito.
-
Segunda mano, sin problemas
Segunda mano, sin problemas

El plazo general de garantía establecido por ley tras la compra de un coche es de dos años. No obstante, se permite que en el caso de vehículos usados este plazo se reduzca hasta un año (nunca menos de un año) siempre y cuando así se pacte previamente entre el comprador y el vendedor, es decir, habrá de quedar claramente recogido en el contrato de compraventa. Si el vendedor profesional vende el vehículo de ocasión a un consumidor final, sin hacer ningún contrato ni otro documento escrito, o si, por otro lado, el pacto contiene un plazo inferior a un año, este acuerdo sería anulado, es decir, esta práctica es ilegal y, por tanto, de forma automática se aplicaría el plazo general de dos años. Además, la inclusión de dicho pacto de renuncia de la garantía puede dar lugar a sanciones administrativas. Por otra parte, el vendedor puede otorgar al comprador una garantía más amplia que la establecida por ley. Ahora bien, esta garantía, que se denomina comercial, no puede limitar, restringir ni modificar ninguno de los derechos que el Real Decreto legislativo 1/2007 otorga al comprador-consumidor final del coche de segunda mano y así deberá reflejarse en el contrato. Cuando se conceda una garantía comercial deberá formularse por escrito, al menos en castellano, y reflejar lo siguiente: alcance territorial, descripción del vehículo, datos del garante, derechos del beneficiario de la garantía, plazo, vías de reclamación y que la garantía comercial no afecta a los derechos derivados del Real Decreto legislativo 1/2007.

Existen múltiples factores por los que un coche se devalúa más rápidamente que otros del mismo segmento y características similares. Así, los vehículos al final de su vida comercial o que acaban de sufrir un "restyling" cuestan menos que sus sucesores: en torno a un 10 por ciento menos. Lo mismo ocurre con los coches con reputación de poca fiabilidad, o con averías crónicas o indetectables. Estos vehículos pueden devaluarse hasta un 30 o un 40 por ciento más. También un kilometraje muy elevado devalúa el coche. Por otro lado, lo que encarece un coche de segunda mano es la reputación. Si se le considera una marca o modelo fiable o si se trata de un coche que está de moda, por ejemplo, puede disparar el precio del vehículo hasta un 15 por ciento. Si se ha realizado un mantenimiento adecuado en los talleres oficiales con el correspondiente sello en el libro de revisiones también influye en una cotización mayor del coche, así como un kilometraje inferior a la media.

Según Luis Rivas, presidente de AECA-ITV, 'es muy difícil manipular el cuentakilómetros de los coches que tienen menos de cinco años', pero ¿qué pasa con los coches más antiguos? En un principio, a menos que la manipulación del cuentakilómetros de un coche de segunda mano haya sido muy burda (un tornillo con muesca o un salpicadero mal ajustado) es casi imposible percibirlo. Sin embargo, existen indicios que nos pueden dar pistas: unos neumáticos demasiado gastados, una palanca de cambios o unos pedales demasiado deteriorados de lo que corresponde con el kilometraje anunciado en un principio. En el caso de los cuentakilómetros electrónicos, en la mayoría de las ocasiones, y por medio de la máquina de diagnosis del concesionario oficial es posible conocer el número real de kilómetros. Pero, ¿qué pasa si nos damos cuenta del engaño cuando ya hemos comprado el coche? Manipular un cuentakilómetros es un delito, pero es problema es demostrar la autoría de la alteración. En todo caso, el vendedor del vehículo de ocasión debe responder por ello.

Tómate tiempo y anota el estado del vehículo, kilometraje, garantías y precio. El precio no es lo único en lo que te tienes que fijar. -Mira bien el libro de revisiones. Puede que la última revisión sellada marque un kilometraje superior al que indica el cuentakilómetros. -Pregunta por el número de dueños que ha tenido el coche. -Presta atención a las piezas nuevas, pues nos ayudarán a identificar averías reparadas. -Comprueba el ajuste de los distintas partes de la carrocería del coche. Compara las rendijas existentes entre las distintas piezas de chapa. Especialmente, en la aleta delantera y el capó, puertas y montantes. Tras una reparación de chapa, el acabado de la zona reparada se diferencia del resto del coche porque brilla más, porque la pintura preenta una superficie más rugosa o porque el tono no es exactamente el mismo. -Observa el humo del tubo de escape. Si es de color negro, se debe a una mala combustión, que puede tener su origen en una falta de puesta a punto. Si es azul, el diagnóstico es más grave: está quemando aceite junto con la gasolina y eso suele ser un claro síntoma de un desgaste excesivo del motor. -Mira el nivel de desgaste de algunos puntos clave. El volante, la palanca de cambios, el asiento del conductor y los pedales pueden revelar el uso y los kilómetros del vehículo. -Exige probar el coche. Mientros lo pruebas, acelera desde bajo régimen en marchas largas para ver la respuesta del motor y esté atento a holguras, vibraciones y ruidos, en especial en la dirección, los frenos, la transmisión y la caja de cambios. -Cuando conduzcas el coche frena de forma intensa para ver si el coche se va hacia algún lado. Esto puede deberse a un golpe mal reparado. -Examina el motor para comprobar la existencia de pequeñas fugas de aceite por la junta de culta o la tapa de balancines. Si en el vano del motor hay manchas de óxido, pueden tener su origen en fugas del líquido de refrigeración.

En España, el coche usado está ganando cuota de mercado debido a la comunidad inmigrante. Según Faconauto, el 95 por ciento de su parque móvil es de segunda mano, con una antigüedad de nueve años. Son coches generalmente amplios, de carácter familiar y un precio que ronda 4.000 euros. De hecho, ya algunas marcas como la china Geely, el franco rumano Dacia-Renault y los indios Tata y Mahindra han lanzado sus coches pensados en este perfil. Entre los 3.000 y los 10.000 euros oscilan los precios de estos vehículos. Generalmente, las operaciones de compra-venta se realizan entre particulares.

Podrás encontrar las mejores ofertas tanto en nuestra web, como en automercado.es e, incluso, en el suplemento Automercado que se incluye en las publicaciones, AUTOPISTA, COCHE ACTUAL Y AUTOMÓVIL. En la web, sólo tienes que cumplimentar unos sencillos formularios para acceder al tipo de vehículo que estás buscando. En la edición impresa de Automercado, también encontrarás las mejores ofertas de concesionarios y particulares, así como las valoraciones estadísticas que se realizan. Para elaborar las listas se tiene en cuenta el estado de la carrocería, los interiores, neumáticos, elementos de seguridad pasiva y activa y kilometraje. Los precios incluyen gastos de transferencia, impuestos y garantía.

Una buena opción es comprar un coche de segunda mano en la red de ocasión de las marcas de automóviles. La contrapartida positiva es que ofrecen más garantías. Toma nota.

Renault Ocasión <a href="http://promocionesocasion.renault.es "_blank">Renault

Opel Ocasión <a href=" http://www.opel.es"_blank">Opel

Ford Selección <a href=" http://www.ford.es/ie/fordseleccion "_blank">Ford

Volkswagen Ocasion <a href=" http://www.volkswagen.es/autoasion "_blank">Volkswagen

Porsche Reestreno <a href=" http://www.prosche.com "_blank">Porsche

Qué es qué
Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...