Los Diez Mandamientos del Buen Conductor

No queremos que vuelvas otra vez a la autoescuela, pero seguro que muchas de estas normas se te habrán olvidado. De hecho, según nos comentan varios expertos, cuantas más horas tenemos “de vuelo” más fácil es caer en estos errores. No te pierdas los Diez Mandamientos del Buen Conductor.
-
Los Diez Mandamientos del Buen Conductor
Los Diez Mandamientos del Buen Conductor

La tecnología todavía no ha superado al ojo humano. Su visión de 180 grados y amplia profundidad de campo le permite mantener objetos enfocados a corta y larga distancia.

Sin embargo, hay que educar nuestra vista. Es imprescindible ampliar el campo de visión hacia el horizonte y los laterales y no fijar la vista en el capó de tu coche. Así, veremos más y actuaremos antes frente a situaciones inesperadas.

Presta especial atención a los peatones y no sólo cuando conduzcas: muchos atropellos se producen cuando se aparca. La doble fila es una importante causa de disminución de la visibilidad.

Tampoco bajes la guardia cuando hayas sufrido un accidente. Muchos atropellos se producen cuando el conductor de un coche siniestrado abandona su vehículo. Nunca te bajes del coche en carretera sin ponerte el chaleco reflectante.

¿Sabías que, en caso de avería en autopista, la mayoría de los españoles suspenderíamos? Según una macroencuesta publicada por el RACE-RACC, el 44,8 por ciento de los automovilistas españoles reconoce que no sabe colocar bien los triángulos de señalización de peligro –de hecho, un 2,4 por ciento ni siquiera los lleva-. Un 1,2 por ciento de los entrevistados ni siquiera sabe cómo activar las luces de emergencia.

Se muy cauteloso con las condiciones climatológicas adversas. No te fíes de las primeras gotas de lluvia, porque, al mezclarse con el polvo del asfalto y la grasa, forman un barrillo deslizante muy peligroso. El viento también nos puede jugar una mala pasada.

Stop atropellos
Chalecos y sillitas, obligatorios desde ¡ya!
Conduciendo bajo la lluvia.

No debemos olvidar que el automóvil es una máquina bastante compleja y, como tal, requiere cierto mantenimiento, atención y cuidados para que funcione siempre en perfectas condiciones.

Antes de salir a la carretera, es fundamental realizar una puesta a punto del vehículo. No se debe olvidar revisar el líquido de frenos, la batería, las bujías, los amortiguadores, el aceite y el anticongelante; dar un repaso al sistema de alumbrado (el correcto reglaje de las luces es fundamental para ver bien y no molestar a los conductores que circulan en sentido contrario), el estado del sistema de frenos y los neumáticos; y vigilar el estado de las escobillas de los limpiaparabrisas y los difusores de agua (unas escobillas en mal estado provocan mala visibilidad en caso de lluvia y propician el cansancio de la vista).

Por supuesto, hay que comprobar que llevamos el equipamiento que nos exige la ley: rueda de repuesto (en buen estado y con su presión correcta), juego de luces de recambio, dos triángulos de señalización y un chaleco reflectante.

Por cierto, es importante llevar el depósito de combustible lleno, ya que hay que tener en cuenta que en determinadas zonas puede haber cierta "carencia" en cuanto a número de estaciones de servicio.

Revisa tu coche para evitar accidentes
Consejos al volante
Dudas sobre la presión de los neumáticos.

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...