Mahindra Goa

La firma india Mahindra llega a España impulsada por la fuerza de tres modelos eminentemente camperos: el todo terreno Goa, su versión Pick-up y el también pick-up Bolero. Dureza, resistencia al trabajo, fiabilidad y buena relación calidad/precio son las credenciales con las que se presentan en nuestro país.
-
Mahindra Goa
Mahindra Goa

Mucho se está especulando acerca de la India y de su enorme potencialidad para, en los próximos años, convertirse en un gigante económico. Los escépticos aún dudan de su capacidad para lograrlo. Esgrimen argumentos tales como que una economía de este tipo, en muchos sectores tutelada por el Estado, con un sinfín de problemas sociales y políticos, con unas infraestructuras tercermundistas y con enormes bolsas de pobreza, no puede, en modo alguno, convertirse en una alternativa, ni siquiera a medio plazo, a las grandes potencias económicas mundiales. Si acaso, continúan, su fuerte radica en la industria de la informática, de tal suerte que su crecimiento está vinculado y, por ende, lastrado, a este reducido sector industrial, ya que sólo exporta talentos informáticos, reduciendo las vocaciones por otros ámbitos empresariales.

El consorcio Mahindra ha comenzado a romper los estereotipos y a dar la razón a los que apuestan por la India. Tras la incursión del fabricante de automóviles Tata en un mercado tan competitivo como el europeo, ahora le toca el turno a este grupo industrial, conocido a escala mundial por su fortaleza en la construcción de tractores. Y lo hace a través del sur del Mediterráneo. Francia e Italia, primero, y España, después, son las vías de entrada a un nicho de mercado que pretende conquistar a través de la fiabilidad, el precio y la dureza de sus productos.

La división de automoción de Mahindra llega a nuestro país con tres productos: el todo terreno Goa, su versión pick-up y el Bolero, un Pick-up sumamente barato. La firma ha decidido explotar lo que ella considera su ventaja comparativa sobre el resto de las marcas: su producción de vehículos eminentemente agrícolas, camperos, rurales o como se les quiera denominar. Y es que, en su país, Mahindra domina el mercado local de todo terrenos y pick-ups con un 50 por ciento de mercado.

Como explican directivos de su importadora en España, Sino Motors, “no están interesados en otro tipo de realizaciones que no sean vehículos de uso rural. No les interesa porque su fuerte está en vehículos que son auténticos 4x4 y que garantizan dureza, resistencia al trabajo, fiabilidad, calidad, precio económico y mantenimiento simple”.

Así, buscarán su hueco en el mercado en un medio eminentemente rural. Por esta razón, consideran el sur de Europa el mejor lugar para comprobar la potencialidad comercial de sus productos, ya que, a su juicio, este nicho aún no está lo suficientemente explotado y aún no hay competencia. En España, su objetivo está en llegar a las 1.200 unidades anuales, de las que el Goa representará el 50 por ciento de las ventas.

El todo terreno Goa será la realización estrella de la compañía en Europa, su buque insignia. Renovado en marzo de 2006, el nuevo Goa estará en los concesionarios españoles de Mahindra a partir del 15 de julio. Se trata de un modelo robusto, muy cuadrado de formas y muy sobrio en su interior, cuya virtud radica en las capacidades off-road que proporciona.

  • Distancia libre al suelo: 180 mm
  • Ángulo de salida: 21º
  • Ángulo de ataque: 39º

    La nueva generación ha sido desarrollada a partir de cero. Para ello, los responsables de diseño indios han apostado por una estética de líneas y contornos muy marcados, de amplias superficies y formas cuadradas. Así, destacan, la gran parrilla, flanqueada por los enormes grupos ópticos delanteros, y el contundente paragolpes delantero, que se prolonga por los laterales hasta terminar en la trasera, rodeando toda la superficie del vehículo. Llama la atención la ubicación de los grupos ópticos traseros, que escalan verticalmente por el pilar E hasta tocar con el techo del vehículo. El portón trasero es amplio y da paso a un maletero con una buena capacidad de carga, ampliable gracias a la posibilidad de abatir los asientos.

    Sus generosas dimensiones, especialmente en altura, le dotan de un amplio espacio interior. En el habitáculo, Mahindra ha puesto una especial atención en la ergonomía y en la visibilidad del conductor, con una posición elevada y la posibilidad de regular manualmente la banqueta y el respaldo, así como el volante en altura. La funcionalidad es otro aspecto que en el Goa ha sido muy cuidado, con la inclusión de numerosos huecos portaobjetos.

    De serie, el Goa contará con aire acondicionado, elevalunas eléctrico, cierre centralizado, dirección asistida, antiniebla delantero y trasero, equipo de sonido, etc. En el último trimestre de año, la distribuidora espera contar con modelos que incorporen ABS de serie sin incremento del precio actualmente fijado. Todos estos elementos quedan englobados bajo el acabado GLX. Para más adelante, se espera una versión más básica de terminación, llamada DX.

    Como opción, cuenta con la posibilidad de incluir estribos integrados, que proporcionan más resistencia y estabilidad en condicones off-road, y pintura metalizada.

    <

    p> Versiones y motor
    Mahindra ha optado por entrar en España con un único motor un turbodiésel de 2,6 litros, producido con la colaboración del fabricante austriaco AVL. Se trata del primer propulsor indio de inyección directa de gasóleo por “common rail”. Rinde 115 CV (110 declarados) y proporciona una cifra de par máximo de 27 mkg a 1.900 revoluciones.

    El Goa estará disponible en dos versiones: 4x2 (tracción trasera) y 4x2 convertible eléctricamente en 4x4 con reductora. Para pasar de tracción trasera a integral con marchas cortas o largas, simplemente hay que accionar un conmutador a la posición deseada.

  • Mahindra Goa 4x2 GLX = 18.600 euros
  • Mahindra Goa 4x4 GLX = 20.900 euros

    El Mahindra Goa ha resultado ser un producto más que aceptable para las pretensiones que tiene y el público al que va dirigido. Su diseño, sin ser llamativo, es correcto y la robustez de su imagen casa perfectamente con las capacidades off-road que se le presuponen. En pistas forestales y senderos, permite rodar con ligereza. No se muestra nervioso en curvas y la inclinación de la carrocería es la propia de un vehículo de tan abultadas dimensiones, especialmente, en altura. Es relativamente estable y no se descompone con facilidad. El conjunto de suspensión y amortiguación filtra adecuadamente las irregularidades del terreno.

    <

    p> En tramos más sinuosos y de peor trazado, el balanceo y el traqueteo se hacen más ostensibles y las blandas suspensiones hacen que el viaje sea menos cómodo que en caminos rurales. A la hora de enfrentarse a repechos o descender pendientes, sus cotas off-road y la posibilidad de disponer de reductora garantizan que afrontará los obstáculos con éxito. Nos ha llamado la atención la distancia de los ejes al suelo algo que, en la práctica, se ha plasmado en la ausencia de roces en los bajos en todas las situaciones a las que le hemos sometido.

    <

    p> Su comportamiento en carretera tampoco es desdeñable para un vehículo tan pesado, tan alto y tan cuadrado. En curvas amplias y a gran velocidad, la carrocería se inclina, por otra parte, consecuencia lógica de sus casi 2 metros de altura, aunque sin perder aplomo. La anchura de vías contribuye a un rodar sin sobresaltos. Además, no es un vehículo con pretensiones ruteras, sino todo terreno, con lo que no es necesario circular a ritmos excesivamente elevados. Su motor turbodiésel empuja correctamente y, aunque no es silencioso, su sonoridad no desagrada en demasía.

    <

    p> A bordo, los asientos han resultado correctos, aunque sin alardes. Son mullidos y, consecuentemente, en curvas no agarran todo lo que sería deseable. La visibilidad es buena, pero la postura de conducción se ha revelado, cuando menos, extraña, ya que ha costado encontrar una posición que nos permita llegar a los pedales correctamente. El parabrisas delantero está muy cerca, y apenas hay distancia entre el borde exterior del salpicadero y el cristal, lo que influye en una guantera de dimensiones reducidas. Esa carencia queda suplida con la proliferación de huecos portaobjetos, incluso, en las puertas traseras donde cuenta con un hueco para botes y botellas. La calidad de los materiales no es su punto fuerte, pero el tacto es agradable y cumple con creces las pretensiones. Recapitulando, una realización muy práctica, con las ideas claras de hacia qué nicho del mercado se dirige y con la ausencia de elementos superfluos que encarecen el producto. El éxito del Goa estará en saber llegar al público potencial buscado y, sobre todo, en vender fiabilidad, durabilidad y capacidad de trabajo, dado que las demandas de los posibles compradores van por este camino. En este sentido, disponer de una buena red de distribución de recambios se revela fundamental, si no quiere sufrir los mismos avatares que otras compañías de cariz parecido a Mahindra se han encontrado a la hora de establecerse en Europa.

    Galería relacionada

    Mahindra goa

  • Te recomendamos

    SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

    Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

    Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

    Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

    Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

    Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...