Madrid no puede hacer la R-1 y la M-50

El Tribunal Constitucional ha decidido suspender durante cinco meses los proyectos del Gobierno regional de Esperanza Aguirre, que pretendían cerrar la M-50, y construir una autovía radial de peaje paralela a la A-1. Esta decisión se produce después de que el Ministerio de Fomento exigiera la paralización del proyecto, debido principalmente a que los proyectos de ambas vías ya estaban adjudicados por la Comunidad regional, sin pasar los concursos necesarios, y sin tener el visto bueno de la cartera de Fomento.
-
Madrid no puede hacer la R-1 y la M-50

El anuncio del Tribunal no causó sorpresa en el Gobierno regional, sin embargo, Esperanza Aguirre no está dispuesta a rendirse. Al parecer, la Comunidad de Madrid pretende elaborar otros dos proyectos similares, con algunas variaciones técnicas, y convocar un nuevo concurso, ya que considera que estas obras son “imprescindibles para la movilidad en la zona norte de Madrid”.

<

p> La secretaria de política Institucional del Partido Socialista Madrileño (PSM), Ruth Porta, aseguró que la decisión del Constitucional “era algo sabido”, ya que “está claro que las competencias sobre estas carreteras son motivo de Estado y no es algo que competa a la Comunidad de Madrid”, y añadió: “ya está bien de que la presidenta de la Comunidad utilice a todos los madrileños para hacer una permanente oposición al Gobierno central, y siempre lo haga saltándose la Constitución”.

<

p> Por su parte, la consejera de Transportes e Infraestructuras, María Dolores Cospedal (PP), mostró su molestia por la decisión del Tribunal y señaló que “pedirá a Fomento la ejecución inmediata de ambos proyectos”.
La suspensión es solo temporal y durará cinco meses. Transcurrido este plazo, el TC deberá decidir si esta decisión será definitiva o se levanta.

El Ayuntamiento de Madrid tiene previsto utilizar de manera inmediata los radares móivles en la ciudad para rebajar los accidentes vinculados al tráfico. Estos nuevos cinemómetros pueden desplazarse a cualquier calle de la ciudad. Por ejemplo, aquellas en que las tasas de siniestralidad sean más altas o se sospeche que las velocidades que ahí se alcancen sean mayores a las permitidas. A diferencia de los fijos, no se avisará de su ubicación.

En los últimos días, agentes de Movilidad han hecho pruebas para el correcto manejo de estos dispositivos de control electrónico. Los trabajadores municipales aseguran que empezarán a utilizarse próximamente. Extremo éste que, de momento, refuta el Ayuntamiento madrileño, ya que la Concejalía de Movilidad afirma que “no está prevista” la instalación de dichos rádares. La versión oficial del Consistorio puede deberse al temor a que la opinión pública interprete la medida como una maniobra para recaudar multas, lo que sería contraproducente a poco más de un año para las elecciones municipales.

Lo que es un hecho es que varios agentes de Movilidad probaron los rádares móviles el pasado jueves en la Avenida 25 de Septiembre y aseveraron que lo hacían porque van a empezar a trabajar con ellos en la ciudad.

Junto con los rádares móviles se prevé la instalación de otros fijos en varios subterráneos de la capital y, también, en los paseos de la Castellana y de Recoletos. La medida buscará bajar tanto la siniestralidad como la contaminación. Los controladores se pondrán en funcionamiento antes del fin de la legislatura, según comento el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, o sea que, próximamente, pues el 2007 se celebrarán las ya mencionadas elecciones.

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...