Publicidad

Madrid aprueba en su señalización de tráfico

La ciudad de Madrid aprueba en la señalización de orientación en sus vías, con una nota de un 5,8 sobre 10, aunque debe mejorar en la continuidad de estas indicaciones, según un estudio del RACC, el mayor club de automovilistas en España.
-
Madrid aprueba en su señalización de tráfico
Madrid aprueba en su señalización de tráfico

Para la entidad, Madrid obtiene una calificación de 'tres estrellas', en la línea de otras capitales españolas como Barcelona (65) o Sevilla (64), aunque obtiene peor calificación que estas. A Coruña, otra de las ciudades estudiadas, obtuvo un 7,3. En todo caso, desde la entidad han matizado que se trata de "ámbitos diferentes".

El RACC hace hincapié en la continuidad de estas indicaciones, ya que es donde peor resultado se obtiene, especialmente en los centros sanitarios y en los lugares de ocio y cultura analizados. Concretamente, el RACC destaca el "pobre" resultado general de los hospitales Doce de Octubre y Ramón y Cajal, la estación de Chamartín, el Palacio de los Deportes y el Palacio Real, que suspenden en su valoración.

Asimismo, el informe apunta a la necesidad de mejorar aspectos puntuales en comprensión, visibilidad y mantenimiento --concediendo, no obstante, que su puntuación es "aceptable"-- y pide aprovechar las señalizaciones a aparcamientos próximos a los destinos y de disuasión, con el objetivo de mejorar la movilidad en la ciudad.

Para llevar a cabo el estudio se han analizado 20 destinos a partir 122 itinerarios diferentes. Además de hospitales y centros de ocio o cultura, también han sido objeto de estudios las seis vías de alta capacidad, Cibeles y la Feria de Madrid.

En la evaluación de la señalización de orientación, el RACC ha ponderado distintos factores, que en su conjunto sumarían un total de 100 puntos: continuidad del itinerario (40 puntos), comprensión (30), visibilidad (25) y mantenimiento (5), a los que hay que añadir unos factores complementarios con los que podían computarse otros 10 puntos adicionales.

Suspenso en continuidad, notable en visibilidad

Precisamente, la capital obtiene peor calificación en la característica más valorada por el RACC, la continuidad, ya que lo ven como el "principal problema a resolver", con un 34,9 por ciento de la valoración. Doce de los destinos, entre ellos los cuatro hospitales analizados, ni siquiera aprueban, principalmente por la insuficiente distancia desde la que comienza la señalización, según el estudio.

Asimismo, el RACC ha detectado "una gran variedad de puntuaciones" en este parámetro, ya que frente a esta baja puntuación en los hospitales y centros de salud, el aprobado es general en los accesos en las grandes vías, e incluso por encima del '7' en el aeropuerto. La baja nota en centros sanitarios, han matizado, "es recurrente en todas las ciudades", algo que consideran "un misterio", precisamente en lugares cuya llegada puede llegar a ser "urgente".

Sin embargo, la baja nota de los itinerarios a los hospitales y centros de ocio y cultura en la continuidad de su señalización contrasta con la obtenida en la comprensión, donde su calificación por parte del RACC es de 7 y 8,2 respectivamente, por encima de la media en el resto de itinerarios (6,4).

La capital obtiene también un aprobado en el mantenimiento (6,6), y llega al notable en la visibilidad de las señales (7,2). Únicamente el Santiago Bernabéu y el Palacio de los Deportes 'suspenden' como destinos en este último aspecto, frente a resultados notables e incluso sobresalientes (como el de Atocha y Las Ventas). En este sentido, el "obstáculo" que puede suponer tanto el mobiliario urbano de la ciudad como la vegetación, puede impedir una correcta visualización, aunque la nota en general es positiva.

Respecto al mantenimiento de las señales de estos destinos, el informe detecta la disparidad entre las "deficiencias" observadas en los centros sanitarios (2,8 de media) y terminales de transporte (4,8) frente al 10 de Cibeles o Ifema y los notables altos de los itinerarios hacia los accesos y lugares de ocio y cultura.

El ayuntamiento ‘toma nota’

En la presentación del estudio ha estado presente el director general de Movilidad del Ayuntamiento, Miguel Ángel Rodríguez, que ha destacado a su conclusión la extensión de la ciudad y los "grandes problemas" con los que cuenta, así como que en la ciudad hay unas 180.000 señales frente a las 80.000 de Barcelona.

Asimismo, ha indicado que las indicaciones destacadas de esta auditoría serán tomadas en cuenta en el Plan Director, especialmente en el aspecto de la continuidad, un aspecto que en la capital han "flojeado". "Tenemos que tomar nota y ver si tenemos que complementar o revisar algunas de las zonas de influencia que tenemos marcadas en ese plan", ha aseverado.

En todo caso, también ha querido matizar algunas de las observaciones. "En el plan hemos establecido unas zonas de influencia, y desde ahí no hay señalizaciones. En Madrid tenemos cientos de puntos e interés. Señalizar todos ellos desde todas las entradas sería imposible", ha considerado, recordando también que no todas las vías son de competencia municipal, y que otros puntos, como el Palacio Real o el Palacio de los Deportes, no son sitios a los que se suela ir en coche.

Sí que ha concedido, al igual que ha destacado el RACC en el estudio, que estas indicaciones pueden no llegar a ser suficientes para aquellas personas no habituadas a la conducción por las vías madrileñas. "A veces los que realizamos la señalización señalizamos desde dentro y no somos a lo mejor todo lo sensible que deberíamos de ser hacia al foráneo que entra en nuestra ciudad", ha dicho.

"Señalizar no es fácil. Es un trabajo de prueba y error", han dicho los responsables del RACC, para considerar a renglón seguido el "buen equipo" con el que puede contar el Gobierno de la ciudad para mejorar estos aspectos. Entre ellos, el de establecer un plan que permita la homogeneización de las señales, al igual que ocurre en los casos interurbanos.