Madrid declara la guerra a los conductores

El Ayuntamiento de Madrid quiere acabar con las infracciones de movilidad en la ciudad y a partir de este año empezará a controlar de manera más habitual y efectiva las calles, con lo que pretende mejorar la fluidez de la circulación y sancionar duramente a aquellos conductores que aparquen en doble fila o superen la velocidad permitida en zonas urbanas. Y a partir de junio, en el parquímetro habrá que pagar según lo que contamine nuestro coche y el nivel de contaminación del barrio en el que aparquemos. Más recaudación y ¿mejoras en la movilidad?.
Rubén Leal.

Twitter: @Rubenleal_motor -

Madrid declara la guerra a los conductores
Madrid declara la guerra a los conductores

En Madrid se quiere acabar con las infracciones de aparcamiento, la contaminación y la velocidad excesiva. Es por ello que a partir de este año se van a ir introduciendo de manera controlada más puntos de control. El objetivo es obtener una recaudación mayor con la excusa de mejorar la movilidad del tráfico en la capital española.

 

Coches/cámara

La flota de vehículos municipales perteneciente al SACE (Servicio de Apoyo al Control de Estacionamiento) trabajará mucho más. Este coche es conocido por hacer uso de una cámara para multar a los automóviles que ocupen el carril bus, pero desde ahora empezarán también a controlar a los que estén aparcados en doble fila.

 

Grúa más rápida

Cuando los vehículos del SACE capten las imágenes de los coches mal aparcados, las enviarán automáticamente a su centro de control y éste avisará a las grúas para que efectúen su retirada inminente. Esto evitará que los agentes tengan que desplazarse a lugar de la infracción.

 

Más radares

Los radares móviles llegarán a unos 200 puntos nuevos de Madrid –actualmente 100-, con lo que se pretenden controlar más zonas de colegios y vías rápidas para reducir aún más la siniestralidad.

 

Parquímetros inteligentes

En junio podrían ponerse en funcionamiento los nuevos parquímetros con función para detectar la antigüedad de cada coche –por la matrícula- y gravar así tomando como base sus niveles de CO2, además de pagar más o menos según estemos en un barrio más o menos afectado por la polución. Hay intención de ampliar el pago de ‘la hora’ hasta la medianoche e incluso a fines de semana, aunque por el momento parece que no se implantará este año.

 

Además, el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica subirá hasta el máximo permitido por la Ley, teniendo que pagar un turismo convencional unos 143 euros al año.

Aún se está trabajando en la reforma que posibilitaría a los agentes multar sin tener que parar al conductor ni notificarle la sanción. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid no aceptó la propuesta, pero se sigue trabajando para su futura implantación.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...