Madrid, capital del radar

El Ayuntamiento de Madrid ha estrenado estos días cuatro nuevos radares. Tres de ellos son de los que ya estamos acostumbrados a ver –y de los que pocos, o nadie, ha logrado escapar-, pero el cuarto es un artefacto puntero en lo tocante a tecnología de control de la velocidad. Su nombre, ‘multirradar’.
Carlos Cuesta. -
Madrid, capital del radar
Madrid, capital del radar

Son pocos los campos en los que España ocupa el número uno en las habituales comparativas entre naciones, y menos aún, aquéllos de los que uno pueda sentirse orgulloso. No es el caso de la calidad de las carreteras, ni mucho menos el de nuestra educación vial. Sin embargo, sí somos punteros en la caza de infractores de los límites de velocidad. En este punto tenemos el honor de ser, posiblemente, el primer país del mundo.

Y es que nuestras autoridades se han tomado este asunto muy en serio y día a día dan lo mejor de sí para seguir avanzando en él. Los últimos avances han tenido lugar en la capital.

Para empezar, y coincidiendo con la campaña de Navidad –época en la que la DGT siempre hace una buena caja- han incorporado tres nuevos radares fijos. El primero de ellos, en Santa María de la Cabeza, en sentido al centro de Madrid. Concretamente, justo después de la Plaza Elíptica, en el Puente de los Capuchinos. Cuidado con él, porque dispara a todo el que pase a más de 50 km/h. Otro se ubica en el Paseo de la Castellana, frente al hospital de la Paz. Y el tercero está frente a la sede de TVE, en la calle O’Donnell, reemplazando a los vehículos camuflados que acostumbraban a instalarse allí.

El ‘multirradar’

Pero la gran incorporación, por su bravura temido, es el que han dado en llamar ‘multirradar’. Quédate con el nombre porque pronto no dejarás de oírlo. Se ha instalado en los túneles de la M-30, concretamente entre la salida del Puente de Segovia y la de la Ermita del Santo. Su fiereza radica en su capacidad de fotografiar simultáneamente a todos los vehículos que circulen por los cuatro carriles y en ambos sentidos. Es capaz de realizar hasta 1.000 disparos en un día.

Esta máquina de multar –más que rentable para las arcas públicas, sin duda- ya llevaba al menos dos meses en fase de pruebas, pues ha costado ponerla a punto. Daba problemas el hecho de que fotografiara no solo al coche infractor, sino a todos los vehículos que circulaban a su alrededor. Pero, superadas las dificultades, el radar ya está a punto y funcionando a pleno rendimiento para hacer de la M-30 un lugar más seguro.

Con la incorporación de estos nuevos dispositivos, Madrid ya cuenta con 25 radares fijos, cuatro radares móviles instalados en vehículos camuflados recién renovados y cuatro más de los conocidos como radares de trípode, que cambian de ubicación constantemente.

Con tan envidiable flota destinada al control de la velocidad, los datos hablan por sí solos: en lo que va de año en la capital se han impuesto 400.000 multas por exceso de velocidad.

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...