La M-50, sólo para turismos

. Cerrar la M-50 va a costar más dinero de lo que se pensaba en un principio. La Comunidad de Madrid, empeñada en construir esta infraestructura como sea, tiene que reducir las prestaciones de la misma para poder pagarla. Lo más destacable: los túneles del cierre norte sólo serán utilizados por los turismos.
-
La M-50, sólo para turismos

La Comunidad de Madrid quiere cerrar a toda costa la M-50 entre la A-1 y la A-6. Como esta zona está protegida por atravesar el Monte de El Pardo, las carreteras deben hacerse subterráneas mediante túneles.

Pues bien, en la Consejería de Transportes e Infraestructuras de la CAM han echado cuentas y éstas no salen. Como no hay dinero, han pensado reducir los carriles –dejarán dos en cada sentido, aunque en otras zonas de la misma vía haya hasta cuatro o cinco carriles ya construídos-. También reducirán la luz de los túneles. Es decir, el diámetro de los mismos va a ser más reducido para que salgan más baratos.

<

p> Pero claro, todo esto tiene sus inconvenientes: sólo los turismos podrán utilizar este tramo de la infraestructura. Los vehículos pesados no cabrán y, por tanto, no podrán utilizarlo.

<

p> Según recoge el plan de viabilidad del cierre de la M-50, “el afán de resolver el problema y ofrecer soluciones económicamente atractivas al usuario ha hecho evolucionar la solución hasta la que aquí se presenta, que se caracteriza por limitar el tráfico a vehículos ligeros y reducir el diámetro del túnel a valores mucho más normales, y de costo bastante más reducido”.

El tramo de cierre de la M-50 entre las carreteras de Colmenar (M-607) y de A Coruña (A6) será de peaje y sólo podrá ser usado por turismos. La Comunidad ha calculado que los 10 kilómetros de trazado costarán a los conductores entre 3 y 4,8 euros por pasada.

Lo más sorprendente de todo es que, además de no estar permitida la circulación a los camiones, este tramo final de la vía será de peaje. El coste del mismo variará entre los tres y los 4,8 euros, dependiendo de si la CAM tiene que poner de su bolsillo 184 millones de euros más o no. En el primer caso, si el Ejecutivo de Esperanza Aguirre pone el dinero encima de la mesa, los usuarios “sólo” tendrían que pagar 3 euros por utilizar este tramo (en la imagen una de las vías de peaje de la región madrileña). En cambio, si la Comunidad no saca este dinero, el conductor debería abonar 4,8 euros.

<

p> El cálculo de la Comunidad de Madrid es que esta vía podría descongestionar la M-40 en unos 40.000 vehículos diarios. En Terra Autopista hemos echado cuentas: el Ejecutivo regional podría recaudar, como mínimo, cobrando tres euros, unos 120.000 euros al día –unos 20 millones de las antiguas pesetas-. Lo que ocurre es que, viendo el poco éxito del resto de vías de peaje en nuestra región –las radiales- es complicado que 40.000 coches la utilicen al día y paguen por ello.

Pero no sólo hay cuestiones económicas que empañan este proyecto. El informe de la Dirección General de Carreteras, en colaboración con las autoridades de Medio Ambiente, indica que los túneles deberían construirse sin salidas de emergencia. El motivo de esta propuesta es medioambiental. El Pardo está auspiciado por Patrimonio Nacional y las salidas de emergencia al exterior de los túneles no están permitidas al ser un espacio protegido.

Pero las futuras obras de la M-50 no son las únicas que cuentan con problemas para su ejecución debido a normativas medioambientales. La ampliación de la M-501, también bajo el control de la Comunidad de Madrid, no cuenta con la aprobación de los ecologistas. Según la asociación Ecologistas en Acción, el Gobierno de Esperanza Aguirre funciona “al margen de la legalidad ambiental”. De hecho, el trazado previsto por el Ejecutivo popular atraviesa por una zona de protección especial y ya fue rechazado hace unos años por la Consejería de Medio Ambiente del también popular Alberto Ruiz-Gallardón cuando dirigía la Comunidad de Madrid.

Y hablando de Alberto Ruiz-Gallardón, actual alcalde de Madrid, os contamos que sigue recibiendo críticas por la caótica situación del tráfico en la capital. Los madrileños reconocen que las obras conseguirán, cuando esté finalizadas, que haya mayor fluidez en el tráfico, pero acusan al edil de haberlas ejecutado todas a la vez y sin anunciarlas lo suficiente.

<

p> Además, según un estudio publicado por M2, el especial de Madrid del diario El Mundo, los madrileños aseguran que los parquímetros no solucionan el problema del tráfico y menos con el sistema de rotación, que entrará en vigor dentro de unos meses.

El Consistorio de la capital continúa con su particular lucha contra los concesionarios de la calle. Es una práctica habitual para algunos vendedores de coches, dejar los vehículos en la calle con enormes carteles de “Se vende”. Pues bien, el Ayuntamiento ha retirado con grúa entre octubre y lo que va de noviembre 178 coches con este cartel. La multa es de 90 euros.

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...