Publicidad

Los mejores utilitarios deportivos de 2013

En 2013 hemos vivido un buen momento en lo que a utilitarios deportivos se refiere. Aquí tenéis los modelos que, por un motivo u otro, más me han llamado la atención este año.
Daniel Cuadrado.

Twitter: @DanielCuadradoT -

Los mejores utilitarios deportivos de 2013
Los mejores utilitarios deportivos de 2013

Ford Fiesta ST

Para mi gusto, el mejor utilitario deportivo. Los hay más rápidos, los hay más potentes, pero el Fiesta se acerca más a lo que yo entiendo como un deportivo de estas características: peso bajo -sí, hoy en día 1.200 kilos se puede considerar como poco-, potencia y un chasis magnífico. La deportividad es lograr el mejor tiempo cuando vas a hacer la vuelta rápida en tu circuito favorito, pero también lo es cuando el coche va por donde le dices, suena bonito y tienes toda la información de lo que está ocurriendo en las ruedas. Y esto último es lo que el Fiesta ST te ofrece. Tiene la potencia justa (182 CV) un poco por debajo que sus rivales Clio y 208 y sin embargo los trata como si fuese un igual. El secreto está en su deportivo bastidor, pero deportivo de verdad, no sólo en apariencia, y un motor que entrega la potencia con mayor dulzura que sus rivales, permitiéndole una superior capacidad de tracción. Sólo una petición, si la marca decide hacer un Fiesta RS basado en este mismo, pido por favor que no aumenten ni un sólo caballo y que se dediquen a quitarle peso. Con esto y un autoblocante se puede convertir en el rey de los utilitarios deportivos.

 Ford Fiesta ST

Nissan Juke Nismo

Es el bicho raro de los utilitarios, pero tiene algo que le hace especial. Los datos reflejan que es el menos deportivo de todos, al menos en lo que a prestaciones puras se refiere. Tiene el centro de gravedad más alto que sus rivales y eso le pasa factura a la hora de ir rápido, pero es diferente. No siempre los datos lo son todo. El Juke aporta una estética muy particular que personalmente aprecio y un tacto general que te hace sentir que estás en un GTI de otra época. Su comportamiento es divertido y disfruta del motor del Clio pero con el cambio manual, detalle que ya indica sus muchas posibilidades. Puede que el ser de los pocos que ha tendido la oportunidad de conducir y pilotar un Juke R influya en mi cariño por este coche, pero el caso es que su extraña imagen me convence, y eso que los SUV no me gustan nada.

 Nissan Juke Nismo

Peugeot 208 GTI

Con el 208 tengo sentimientos encontrados. Por un lado, me gusta mucho lo fácil que hace las cosas, mientras que por el otro pediría algo más de carácter. Me explico. Si lo utilizas todos los días es la opción más agradable. Corre mucho y te permite ciertas alegrías a la vez que no te machaca con una suspensión muy dura y no te estresa. Si te metes en un circuito puedes disfrutar mucho de los tiempos que hace y lo fácil que resulta llevarlo rápido, pero hay veces que demandas más sensaciones. Un sonido de escape más GTI, una suspensión más dura... son matices que te hacen sentir mejor y que debería tener, pero también son los detalles que en el día a día te pueden hacer sufrir. Se podría decir que es el GTI pequeño más equilibrado. Luego está la postura de conducción, maravillosa para unos e incómoda para otros; lo dicho, sentimientos encontrados.

 Peugeot 208 GTI

Renault Clio RS

Era el rey de los utilitarios GTI en la anterior generación y ahora lo han complicado con el cambio automático. Sigue siendo un coche rapidísimo, con un bastidor muy bueno. Buscando deportividad, entre su chasis y el del Fiesta no sabría con cuál quedarme. Es rápido de reacciones y la trasera es algo nerviosa y rápida de colocar, tal y como me gusta en un buen utilitario deportivo. Era, y soy, un defensor del motor atmosférico que tenía, si bien entiendo que hay que evolucionar y ofrecer un producto que además de rápido y divertido también ofrezca un consumo lógico. Ahora con el motor turbo se ha vuelto mucho más rápido y gasta menos, luego prueba superada. El cambio funciona muy bien conduciendo rápido pero se queda algo justo en conducción en circuito. Para la calle es una buena opción, si bien sería el GTI perfecto si ofreciese la posibilidad del cambio manual.

 Renault Clio RS

VW Polo WRC

Volkswagen ha ganado el Mundial de Rallyes y lo ha celebrado a lo grande, haciendo una versión para la calle, como nos gusta a los aficionados. Sobre la base de su Polo GTI han quitado el motor 1.4 con cambio DSG de siete velocidades con doble monodisco en seco y han metido el motor del Golf GTI con sus 220 caballos y caja de cambios manual de 6 velocidades. Así que pasa de una relación peso/potencia de 7,1 kg/CV del GTI a los 6,0 kg/CV. Además, lo complementa con un bastidor muy deportivo, mucho más que la versión GTI con sus geometrías y materiales específicos. El resultado es el de un coche muy atrevido para los tiempos que corren, un verdadero GTI que se disfruta más en curva que en recta.

VW Polo RC